PREOLÍMPICO

Tarea principal de Uruguay: consolidar el juego colectivo

Gustavo Ferreyra, técnico celeste, admitió que "en cuanto al funcionamiento nos quedamos todos con la sensación de que podemos y debemos dar un poquito más".

Uruguay Sub 23
Diego Rossi celebra su gol ante Paraguay junto a Waller y Ramírez. Foto: AFP

Uruguay enfrentará mañana a Brasil por la segunda fecha del Grupo B del Preolímpico, pero da la sensación que lo más difícil ya pasó. No porque el próximo rival sea más sencillo de lo que resultó Paraguay, sino todo lo contrario desde lo futbolístico; más que nada porque siempre lo más complicado es el debut.

El primer partido se saldó con la victoria 1-0 y “empezar ganando siempre es importante, por lo cual quedé conforme”, expresó Gustavo Ferreyra, quien añadió: “En el primer partido siempre hay mucha ansiedad y nerviosismo, pero en cuanto al funcionamiento nos quedamos todos con la sensación de que podemos y debemos dar un poquito más en lo colectivo”. Y efectivamente es así.

Uruguay tiene un plantel rico en cuanto a experiencia y calidad como para aspirar a llegar lejos e incluso a clasificar a los Juegos Olímpicos de este año en Tokio. Sin embargo, no fue buena la presentación que hizo el seleccionado celeste, que mostró varias dificultades en todos los aspectos. La única sensación de alivio fue el crecimiento que ha tenido Ignacio De Arruabarrena como arquero, quien transmitió seguridad y fue gran responsable de que el arco se mantuviera en cero, principalmente en el primer tiempo.

¿Qué debe corregir Uruguay con vistas al partido de mañana ante Brasil? Principalmente transformarse en un equipo, ni más ni menos. La Celeste fue un montón de voluntades individuales que trató de hacer lo mejor, pero no hubo juego asociado y las pocas veces que se intentó hacer quedó en evidencia la falta de coordinación, como cuando en la primera mitad Joaquín Piquerez amagó a mandar un centro de zurda desde la derecha, le picó por la espalda José Luis Rodríguez y el pase del ahora jugador de Peñarol fue tan largo que el balón se fue por la línea de fondo.

“A lo largo del torneo seguramente iremos creciendo. Venimos de una preparación intensa, pero de solo un mes, cuando pudimos tener a la mayoría de los jugadores”, explicó Ferreyra.

Para empezar, es importante que el propio técnico haya crecido ya durante el partido, porque reaccionó a tiempo al darse cuenta que Diego Rossi y Piquerez, jugando con perfil cambiado durante los primeros 45’, no estaban generando ningún peligro. Salieron al segundo tiempo cada uno en el sector correspondiente a su pierna hábil, la ofensiva tuvo más participación y también hubo más llegada, por más que se falló en la culminación.

¿Habrá cambios en la oncena para mañana? Todo dependerá de cómo estén físicamente los futbolistas. Facundo Waller salió con un golpe y quizás no se lo arriesgue, pero la intención inicial del técnico es consolidar la oncena, ya sea desde lo anímico luego del triunfo inicial como desde lo colectivo.

La defensa (6)
Bandas flojas
Maximiliano Araújo

La nota a la defensa se la sube el arquero De Arruabarrena. La zaga fue de menos a más, pero los laterales nunca hicieron pie. José Luis Rodríguez aportó más en ataque que en defensa. Muy flojo Maxi Araújo.

El medio (7)
Se recuperó
Facundo Waller

Mal inicio, corriendo de atrás y fallando muchos pases. Mejoró en el complemento, sobre todo porque lo hizo Acevedo. A partir de allí Uruguay tuvo más la pelota y pudo poner en carrera a los delanteros.

El ataque (5)
Poco peligroso
Diego Rossi

En el primer tiempo Uruguay generó una sola llegada profunda porque Rossi y Piquerez jugaron a perfil cambiado. En el complemento llegó el gol y, al jugar cada uno por su sector ideal, hubo más llegadas. Igual a Uruguay le faltó profundidad y eficacia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)