Nacional

La tarde que volvió el "10"

Gonzalo Ramos no jugó un gran partido, pero dejó indicios de que la vieja posición es la que mejor le cae.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
“Nano” Ramos. En el primer tiempo no pesó tanto en el armado del juego como en el segundo. Foto: F. Flores.

¿Alguien recuerda quién fue el último 10 del fútbol uruguayo? De Nacional, al menos, puede haber sido Martín Ligüera. Hasta comienzos de la década de 1990 era una posición habitual, pero los cambios tácticos comenzaron a hacer desaparecer al dueño de la pelota.

Por el tricolor pasaron muchos con característias de 10 después de Ligüera: Fabián ONeill, Nicolás Lodeiro, Ángel "Matute" Morales, "Nacho" González, el "Chino" Recoba y el mismísimo Gastón Pereiro, por nombrar a algunos, pero —salvo puntuales excepciones— no jugaron como el clásico armador de juego, ese que se paraba por delante del 5 y del 8, sino algunas veces abierto, otras como doble cinco y en otras como de un trío de mediopuntas, el sistema táctico que venía utilizando Nacional hasta el momento. Pero eso ayer se rompió.

Álvaro Gutiérrez plantó su 4-2-3-1 ya habitual ante Juventud. Con varios cambios en la oncena, Cristian Tabó se movió por derecha, Gonzalo Ramos por el centro y Gonzalo Bueno por izquierda, con Iván Alonso como punta neto.

La atención estaba puesta sobre lo que podía hacer "Nano" Ramos. En él confía el técnico para las finales, dado que el "Chino" Recoba (si llega) no estará en las mejores condiciones físicas y futbolísticas, "Nacho" González está descartado por un desgarro y Gastón Pereiro también, aunque por estar con la Sub 20 en el Mundial.

¿Cómo jugó Ramos? Poco en el primer tiempo y bien en el segundo. Lejos estuvo Nacional de encontrar al jugador capaz de generar el fútbol que necesita, pero en el complemento hubo un cambio de sistema que devolvió al clásico número 10 al Estadio Centenario, personificado precisamente por "Nano", y ello permitió descubrir que ese es su puesto.

De nuevo: no fue un partido brillante de Ramos, pero sí se sintió más a gusto. Parado por delante de Gonzalo Porras (sigue siendo el que mejor saca la pelota jugada en transición de defensa a ataque) y Diego Arismendi, el volante se movió con libertad como un limpiaparabrisas.

El 4-2-1-3 que ordenó el "Guti" para la segunda mitad ayudó a que Ramos tuviera más opciones de pase. Con Tabó y Bueno abiertos, el 10 se transformó en el receptor de descargas para ser el pívot que construyó paredes y generó para el equipo llegadas por los costados.

En esa posición del viejo 10, moviéndose para los costados y no en vertical, Ramos se sintió mucho más cómodo. Esta vez no desequilibró, pero mandó el indicio de cómo Gutiérrez lo puede explotar mejor.

Espino, Tabó y Polenta no jugarán ante Tacuarembó.

Ni bien terminó el partido frente a Juventud se supo que Nacional tendrá tres bajas como mínimo para enfrentar a Tacuarembó el próximo fin de semana.

Alfonso Espino y Cristian Tabó recibieron la quinta amarilla y deberán pagar con un partido de suspensión. Ambos quedarán habilitados para jugar la semifinal del Campeonato Uruguayo ante el campeón del Torneo Clausura.

Por otra parte, Diego Polenta fue amonestado ayer a los 71, llegó a la cuarta y será preservado por el cuerpo técnico. "No va a jugar", dijo Álvaro Gutiérrez. Polenta, por su parte, contó que "no me la quería hacer sacar para estar tranquilo en la final".

Hinchada la barra de aliento en la Olímpica.

Una de las particularidades que tuvo el partido de ayer entre Juventud y Nacional fue que la hinchada tricolor alentó a su equipo desde la Tribuna Olímpica, donde se ubicó hasta la barra de aliento. Es que por disposiciones de la organización a cargo del la institución pedrense, se decidió inhabilitar las tribunas Ámsterdam y Colombes. En tal sentido, los fanáticos tricolores tuvieron que cantarle a los jugadores desde un lugar no tan habitual, aunque como suele suceder se hicieron sentir para darle el apoyo a un equipo que a pesar de eso, no encontró el gol ni el triunfo.

En busca del equipo para la semifinal

"Lo que vinimos a buscar en este partido era darle minutos a futbolistas que no estaban jugando para ver el rendimiento y también quisimos cuidar a algunos que estaban con molestias". Ese fue el análisis de Álvaro Gutiérrez tras el empate sin goles de Nacional ante Juventud de Las Piedras.

"Lamentablemente no pudimos ganar. Aunque tuvimos la posesión y generamos situaciones de gol, la pelota no quiso entrar", agregó. Con respecto a los jugadores que reaparecieron en el equipo titular de Nacional, el entrenador tricolor afirmó que "todos los que entraron tuvieron buenos pasajes de fútbol y nos dejaron conformes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)