#OVACIONENLAFINAL

Una tarde de amor y locura en La Boca

La Bombonera se llenó de hinchas xeneizes que fueron a profesar su cariño y apoyo a los futbolistas que entrenaron a puertas abiertas de cara a la final del sábado ante River Plate por la Copa Libertadores.

El plantel de Boca Juniors en la cancha y su pueblo en las tribunas. Foto: Mateo Vázquez
El plantel de Boca Juniors en la cancha y su pueblo en las tribunas. Foto: Mateo Vázquez (Enviado)

No importa qué día de la semana se llegue a Buenos Aires, porque el ritmo es siempre el mismo. La locura, sin embargo, esta vez es mayor. Boca Juniors anunció que abriría las puertas de La Bombonera, su estadio, para que los hinchas alentaran al equipo antes de la final de este sábado (hora 17.00) en el Monumental por la Copa Libertadores. Y todo colapsó.

Llegar hasta La Boca fue un martirio y pasar por entre el mar de gente que esperaba para ingresar, mucho más. Había hinchas desde las 5 de la mañana para poder estar. No importó que fuera un día laboral, que el entrenamiento fuera en horario pico ni el calor pesado. Casi nadie faltó.

La Bombonera se llenó y miles quedaron afuera. Hubo alguna corrida producto de la desesperación y algún vallado que terminó en el piso, pero la policía controló todo bastante bien en las angostas calles que rodean al escenario xeneize.

Ovación entró al estadio y si bien la calma era bastante mayor, había nerviosismo porque aquello era una caldera en ebullición y había temor de que no pudiera controlarse a tanta gente. Había 55.000 hinchas para alentar el gran sueño de una vuelta olímpica ante el rival de todas las horas y en su propia casa.

Los jugadores finalmente salieron a la cancha y el movimiento en realidad fue en el medio, muy corto y más que nada testimonial, como para alimentar la comunión con su gente.

Uno de los hinchas se metió al campo y se llevó un abrazo y la camiseta de Carlos Tevez. Luego, escoltado por la policía, se fue haciendo señas que reflejaban su felicidad.

Boca Juniors está pronto, o casi. Guillermo todavía tiene que confirmar el equipo, pero nadie espera que lo haga hasta un rato antes de que comience el partido. El xeneize, que en la ida igualó 2-2 con River Plate, está completo desde el punto de vista motivacional. A 48 horas de lo que de este lado del Río de la Plata se conoce como La Final del Mundo, Boca Juniors recibió el cariño de su pueblo y el mandato de ganar como sea el sábado en Núñez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)