Fénix

El talentoso se quiere medir

“No hay cosa más linda que jugar contra el mejor”, dijo Martín Ligüera sobre el partido del domingo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Calidad. La que desparrama Martín Ligüera por todas las canchas del fútbol uruguayo.

Martín Ligüera, el talentoso de Fénix, acababa de ir a recoger a sus dos pequeños hijos: Felipe (de cuatro años) y Nicolás (de dos) al jardín. "Acá estoy haciendo de niñero, me pasan factura porque nunca estoy los fines de semana", bromeó Ligüera, quien se prepara junto a sus compañeros del equipo de Capurro para enfrentar a Peñarol.

Para los albivioletas lo peor ya pasó. Hoy consiguieron permanecer en Primera División, pero saben que deben seguir sumando para no arrancar muy abajo la temporada que viene.

"Fue una situación difícil para todos. Cuando se armó este plantel nadie esperaba llegar a una situación límite como la que vivimos. De todas maneras, yo siempre decía —conversando en el grupo— que no podíamos reprocharnos nada, ni a la hora de entrenar ni de actuar con profesionalismo. Sabíamos que en algún momento las cosas tenían que cambiar y cambiaron. Pensábamos que íbamos a estar sufriendo hasta la última fecha, pero por suerte conseguimos esos cuatro triunfos de cinco que nos permitieron alcanzar el objetivo", explicó Ligüera y pasó a referirse a lo que se viene: enfrentar al puntero del Clausura.

"Peñarol está definiendo el torneo. Me los imagino saliendo a buscar y nosotros esperando con nuestras armas. Tenemos que hacer un partido inteligente y ser contundentes, algo que no fuimos en la fecha pasada frente a Racing. Si no, te pasan factura", afirmó.

El número 10 de Fénix explicó que no se trata de querer bajar al líder, pero sí de medirse con el mejor. "Uno quiere demostrar, hacerle daño al mejor. Medirte contra el mejor, para ver cómo estás. Porque así como Nacional (que ganó la tabla Anual a cinco fechas del final), es el mejor del año, Peñarol es el mejor del Clausura. Y no hay cosa más linda que jugar contra el mejor", dijo entusiasmado.

"En el fútbol uruguayo no se puede subestimar a nadie y los grandes lo tienen claro. En Nacional, Gutiérrez cambió la forma de jugar. Obvio, que hay diferencias de infraestructura y a la larga marcan la diferencia, pero en un partido no se notan. Hace diez años la diferencia física era muy grande y los equipos chicos se morían en los segundos tiempos; eso se terminó. Hoy los partidos se ganan con la estrategia".

Es parte.

Ligüera termina su contrato con Fénix el mes próximo, pero no tiene intenciones de volver al exterior. La familia ha crecido y tampoco se imagina yéndose solo, pues extrañaría a los pequeños.

Además, por más que el volante es hincha de Nacional, club en el que se crió y al que defendió en tres etapas diferentes, siente un especial cariño por los de Capurro. "Jugar contra Peñarol ya no tiene un significado especial para mí. Soy hincha de Nacional, pero estoy muy metido en Fénix. Tanto la primera vez que llegué al club desde Defensor Sporting, como esta última que me tuve que volver de apuro de Brasil por un problema con uno de mis hijos, Fénix siempre me abrió las puertas. Me siento parte del club donde me ha ido bien. Y la gente me quiere mucho, porque recuerda cuando ganamos la Liguilla y jugamos la Libertadores con Juan (Carrasco) como técnico".

BUENAS Y MALAS EN TIENDAS ALBIVIOLETAS.

Tarjetas. Dos bajas.

Maximiliano Perg sumó ante Racing su quinta amarilla y no jugará ante Peñarol. Tampoco podrá estar a la orden de Rosario Martínez (DT albivioleta) el "Cacique" Alexander Medina, que fue expulsado al final del partido en el Parque Roberto.

Pallas. Mejora.

Los de Capurro volvieron ayer a entrenar en su complejo. El capitán Ignacio Pallas, que sufrió frente a Nacional triple fractura de tabique nasal, tiene médico hoy. De todos modos seguirá jugando con la máscara. También mejoró del abductor, por lo cual estará.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)