SELECCIÓN

Tabárez viene dando señales contundentes del futuro plantel

Se puede armar una lista provisoria de 40 jugadores, difícil que Uruguay la use

El maestro Tabárez durante el partido de la selección
Foto: AFP

Ni se rebela ni se pone caprichoso contra el número que le fijan como cupo máximo, pero la historia de Óscar Tabárez al frente de la Selección uruguaya demuestra que se aparta bastante de la opción de llenar con simpleza todos los casilleros posibles con nombres de jugadores porque el reglamento se lo permite.

Las pautas del maestro han sido y son claras: nada de ilusionar o crear falsas expectativas. Así que sus grupos -mejor dicho nóminas-, en las previas de los grandes campeonatos, se forman con aquellos futbolistas que realmente él está considerando como alternativas para que se metan en la lista definitiva.

Difícilmente, en realidad podría aseverarse que es imposible, que esta situación se modifique para la Copa América 2019, por más que ahora haya que armar hasta un plantel provisional de 40 futbolistas y que los 23 tengan que salir exclusivamente de ese número.

Además, sin entrar en aquellos ejemplos, y guiándose exclusivamente por las listas de reservas que el entrenador del combinado uruguayo formó tras la disputa del Mundial de Rusia 2018, surge claramente un dato revelador: hay 28 seleccionables con posibilidades reales de ir a tratar de conquistar la copa en Brasil.

En efecto, desde el amistoso disputado ante México, pasando luego por los enfrentamientos ante Corea del Sur, Japón, Brasil, Francia y la China Cup, Tabárez dejó ver cuáles son sus evaluaciones sobre los futbolistas que están en condiciones de ponerse la camiseta celeste.

Entre reservas y convocatorias los nombres se repiten. Lo que incrementa las razones para considerar que Uruguay no llegará a ocupar los 40 cupos que permite utilizar el reglamento de Conmebol. Es bien fácil, sobran datos, pero eso no implica que no se puedan encontrar todas las alternativas posibles, porque también hay en Uruguay y en el exterior futbolistas que perfectamente pueden aspirar a recibir una llamada del entrenador.

Dejemos en claro que la próxima semana tiene que presentarse la nómina provisional de jugadores de la Selección de Uruguay que competirán en la Copa América, y que allí podrán colocarse cuatro arqueros y 36 futbolistas de campo.

¿Por qué tiene que presentarse la próxima semana? Porque el reglamento de la Conmebol lo establece. De la misma forma que remarca que las solicitudes de modificación de la lista provisional por lesión deberán comunicarse al menos diez días antes de la fecha de presentación de la lista definitiva, la que deberá estar pronta 15 días antes del comienzo del campeonato. O sea, el 30 de mayo.

Un elemento importante para considerar: esa lista definitiva únicamente podrá armarse con aquellos futbolistas que fueron incluidos en la nómina provisional.

Asimismo, quedó debidamente definido que un jugador inscripto en la lista definitiva de 23 solamente podrá ser sustituido por otro en caso de lesión grave. Y a más tardar hasta 24 horas antes de la disputa del primer partido de su selección.

Entregados los datos y también los aspectos reglamentarios, el juego periodístico entra en escena. Y allí, también merece la pena ser observador agudo de las decisiones que el propio conductor uruguayo viene tomando en las designaciones de sus convocatorias.

Esto refleja que hay pocos lugares en juego. La reflexión es bien sencilla de hacer, no se precisa una mente muy despierta para comprobar, por ejemplo, que Giovanni González pelea un puesto y que Carlos Sánchez perfectamente puede conseguir un retorno entre los convocados finales.

Hay casos, además, que despejan incertidumbres. Jonathan Urretaviscaya, que fue al Mundial, todavía no volvió a competir tras la rotura de los ligamentos cruzados. Aunque ya trabaja en cancha y patea el balón, es difícil que vuelva ahora a la Celeste.

Un panorama parecido vive Guillermo Varela, pero en este caso por el nivel de juego que mostraron otros jugadores. Para el lateral derecho aparecieron con mayor fuerza tanto Giovanni como Mathías Suárez.

Gastón Pereiro, Nicolás Lodeiro y Jonathan Rodríguez se perfilan muy bien para quedar entre los 23. El primero rindió con juego y goles, el segundo demostró que recuperó potencial y el tercero tiene un cambio de velocidad que lo transforman en un atacante con diferentes características a los otros que tienen un lugar asegurado.

Parece poco probable, además, que Tabárez modifique algo en las designaciones de los arqueros. Los pedidos por Kevin Dawson, al menos por ahora, no aparecen asomar en el horizonte de la Celeste. Es más, si se llegará a reservar cuatro arqueros y pensando en el futuro podrían aparecer Franco Israel, Renzo Rodríguez o Santiago Mele.

los candidatos

Los probables 23

Fernando Muslera
Martín Silva
Martín Campaña
Diego Godín
Sebastián Coates
José María Giménez
Martín Cáceres
Mathías Suárez
Diego Laxalt
Marcelo Saracchi
Nathian Nández
Lucas Torreira
Matías Vecino
Rodrigo Bentancur
Nicolás Lodeiro
Federico Valverde
Giorgian de Arrascaeta
Gastón Pereiro
Maximiliano Gómez
Christhian Stuani
Jonathan Rodríguez
Edinson Cavani
Luis Suárez

Pelean un lugar

Giovanni González
Gastón Silva
Camilo Mayada
Carlos Sánchez

Pueden ser considerados

Erick Cabaco
Mauricio Lemos
Emiliano Velázquez
Gastón Ramírez
Guillermo Varela
Jonathan Urretaviscaya

Hacia el futuro

Mathías Olivera
Leandro Cabrera
Santiago Rodríguez
Brian Rodríguez
Bruno Méndez
Ronald Araújo
Franco Israel

La semana del 20 al 27 ya llegarán futbolistas

El cuerpo técnico del combinado uruguayo espera poder iniciar los trabajos preparatorios de la Copa América en el Complejo Celeste a partir del lunes 20. En la semana que va hasta el otro lunes comenzarían a llegar los futbolistas.

Hay mucha confianza en lograr que todos los jugadores que sean convocados estén integrados a la Celeste antes de la fecha límite fijada del 3 de junio, especialmente por la adhesión que siempre han mostrado todos.

Que se unan al equipo antes de ese día no significa que aborden de manera inmediata los trabajos, porque el profesor José Herrera explicó a Ovación que “se hará una evaluación individual. Y, como siempre hemos hecho, en caso de ser necesario se otorgarán algunos días de descanso”.

Herrera también informó que la primera semana se trabajará en horario simple y que las cargas se irán incrementando de acuerdo a las necesidades y a las realidades de cada uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)