Selección

Dos que supieron sacar las castañas del fuego

Cristhian Stuani y Diego Rolan lograron disimular con su juego la ausencia de las dos grandes figuras de Uruguay; ayer regresaron chochos a Europa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Felices. Así regresaron a Inglaterra y Francia, Cristhian Stuani y Diego Rolan tras haber logrado los seis puntos.

Cristhian Stuani llegó al aeropuerto prácticamente sin dormir. Es que tras la goleada a Colombia en el Centenario disfrutó de un asado en Atlántida, junto a sus hermanas y varios amigos. "A mí me cuesta mucho dormir después de los partidos, compartimos un asadito para festejar y ponernos al día", contó el delantero del Middlesbrough inglés.

No muy lejos de Atlántida, en Lagomar, Diego Rolan se quedó charlando con sus padres, María y Angel, hasta la madrugada. "Cuesta mucho dormir después de tanta adrenalina, y además uno quiere disfrutar un poco de la familia", dijo el hombre del Bordeaux francés. "Cuando me desperté me sentí muy feliz, primero porque Uruguay ganó y también porque estaba en mi casa con mi familia", contó.

"Lo que me vino a la cabeza apenas desperté fue el logro", dijo Stuani. "Sabíamos que estos dos partidos eran muy difíciles, y ganarlos algo casi impensado. Estos dos triunfos nos generan mucha fortaleza, sobre todo a nivel emocional".

Stuani no convirtió, pero fue clave pivoteando, bajando pelotas, arrastrando marcas y hasta defendiendo. "Estoy muy conforme con el trabajo que hice. No tuve la suerte de convertir, pero no me quedo con eso, sino con todo lo bueno. Intenté hacer lo que me pidió el maestro y creo que fue importante porque el equipo sintiera esa ayuda", afirmó.

Rolan aseguró que la ambición del grupo fue clave. "Siempre pensamos en positivo, y el maestro planteó en La Paz un partido para ganar. A partir de ahí todos demostramos una gran ambición por ganar. Con un entrenador positivo como el que tenemos y un grupo tan unido, todo es más fácil ", dijo el ex Defensor Sporting que revivió anoche por televisión el golazo que le anotó a Colombia.

"Fue un lindo gol. Sentí una alegría inmensa porque lo necesitaba muchísimo y llegó en un momento clave. Lo de la definición es un tema de tomar decisiones y ese es mi rol, como quien dice", contó.

No está arrepentido del festejo que le dedicó a la hinchada, pero con las horas entendió que quizás no debería haberlo hecho. "Esto es chico y siempre se pone algo en las redes sociales, o comentarios que tiene que escuchar la familia. No sé si estoy arrepentido, en el momento uno lo hace y no piensa. Capaz que me lo tenía que haber ahorrado y seguir mi camino. Lo más importante es la confianza que me demuestra mi familia y mis compañeros, además de la que yo mismo me tengo".

Ambos saben que aprovecharon la oportunidad, algo que no suele presentarse con Suárez y Cavani por delante. "Teníamos esas ausencias que para nosotros son muy importantes, pero asumimos ese reto con los compañeros. Todos hicimos un gran trabajo. Para nosotros era importante porque queríamos demostrar que nosotros también estamos y queremos hacer las cosas bien. Era una oportunidad muy linda y la supimos aprovechar", admitió Stuani.

"Si hay algo que se lució fue el equipo. En los dos partidos fuimos un equipo y eso no es fácil de conseguir cuando no se comparten muchos días juntos. Y con gente nueva que se está integrando y con un grupo que está en pleno recambio. No es nada fácil. Demostramos la fortaleza que tenemos y más allá de que en la interna estamos muy felices lo más importante es que la gente se fue muy contenta", añadió el ex Danubio.

Rolan comparte su pensamiento. "Puede ser que cuando no está Suárez se juega más como equipo, porque cuando está él sabes que si le tirás una pelota ya está", admitió.

Una selfie con Sebastián Coates.

A Sebastián Coates la gente le pedía fotos en el aeropuerto como si hubiera sido titular ante Bolivia y Colombia. El defensa del Sunderland inglés viajó junto a su esposa y su pequeño hijo de un año, el británico Santiago. "Me vuelvo loco de la vida", dijo el extricolor sobre el inicio de los celestes en las Eliminatorias.

Colombianos en el mismo vuelo.

nVarios futbolistas colombianos viajaron desde Montevideo hacia el viejo continente para regresar a sus equipos. Entre ellos el arquero David Ospina y Juan Guillermo Cuadrado. El grupo de cafeteros abordó el vuelo de Air France con Rolan, Stuani y Cáceres. No les debe haber causado mucha gracia, sobre todo a Ospina.

El "pelado" volvió con esguince y tiene para 10 días.

Martín Cáceres abordó el mismo vuelo con destino París y conexiones. El "Pelado" caminaba con cierta dificultad, pero dijo que se sentía mejor y que la recuperación del esguince de tobillo que lo obligó a salir a los 18 del partido con Colombia, le demandaría sólo diez o quince días de recuperación.

El que también debía irse en ese avión junto a Stuani, Rolan, Cáceres, Coates y Gastón Silva era Abel Hernández, pero la "Joya" cambió el vuelo y viajó por San Pablo. Juega el sábado con Hull City.

Pidió un deseo y se acordó de la torta de Forlán.

Cristhian Stuani cumplió 29 años el día antes del partido frente Colombia. Mientras celebraba en el Complejo Celeste con la torta que le hicieron los cocineros Aldo y María, pidió como deseo una victoria frente a los cafeteros. "Era lo que más quería para irnos todos contentos, y por suerte, lo conseguimos", contó y recordó que hace dos años atrás la torta se la había hecho Diego Forlán. "Yo hacía poco que estaba y me sorprendió Diego haciéndome la torta: ¡un fenómeno!"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)