FÚTBOL

La Superliga movió 50 millones pese a la austeridad

La llegada del italiano Daniele de Rossi a Boca es la gran expectativa que genera la nueva temporada que está en marcha.

El festejo de Racing luego de alcanzar el título de la Superliga.
El festejo de Racing luego de alcanzar el título de la Superliga.

La Superliga Argentina 2019-2020 se puso en marcha este fin de semana, tras un mercado de pases marcado por la “austeridad”: hasta hace unos días se habían registrado alrededor de 150 pases, de los cuales apenas un tercio involucró el pago de transferencias, por un total de 50 millones de dólares. Una cifra que en Uruguay sacudiría todas las estanterías, pero que del otro lado del Plata muestra un “mercado de vacas flacas”, según lo definió el periodista de Clarín Oscar Barnade.

Sin embargo, el ganado puede engordar todavía, pues a último momento se resolvió ampliar el plazo para las contrataciones. El libro de pases, que se cerraba la semana pasada, fue extendido hasta el jueves 1° de agosto, pero además los clubes que vendan jugadores al exterior después de esa fecha tendrán un mes más para incorporar futbolistas del extranjero, libres o del ascenso.

La mayor expectativa la provocó la llegada del italiano Daniele De Rossi, campeón del mundo en 2006, que jugará dos años en Boca, tras quedar libre de la Roma. Cumplirá así el viejo sueño infantil de ponerse la camiseta que alguna vez usó Diego Maradona. Esta semana, el colombiano Frank Fabra completó los trámites para adquirir la ciudadanía argentina, liberando uno de los seis cupos de extranjeros para dar lugar al italiano.

EL GASTO. Boca es el club que gastó más hasta ahora: 11.800.000 dólares, invertidos en la mitad del pase del argentino ex Benfica Eduardo Salvio (6.800.000) y el 100% del venezolano Jan Hurtado, que llegó de Gimnasia La Plata por 5 millones. De Rossi trajo el pase en su poder. Claro que los xeneizes recibirán 35 millones de euros por las ventas de Nahitan Nández a Cagliari y Darío Benedetto a Olympique Marsella. Al cierre de estas páginas existía la posibilidad de de Cristian Pavón se fuera a Los Angeles Galaxy. Y se hablaba de 18 millones de dólares por la mitad de la ficha.

En el torneo de los dólares, a Boca lo siguieron Independiente (9.900.000) y San Lorenzo (5.200.000). Pero hasta los clubes provincianos gastaron lo suyo. Godoy Cruz, por ejemplo, trajo por dos millones de dólares a Juan Brunetta, de Belgrano, la negociación más cara en la historia del club mendocino.

A diferencia de Boca, River Plate todavía no realizó ninguna contratación, aunque espera cerrar la llegada del chileno Paulo Díaz, el único nombre pedido por el técnico Marcelo Gallardo. La ficha pertenece al Al-Ahli de Arabia Saudita. El campeón de América logró en cambio conservar a casi todo el plantel de la temporada pasada.

Racing, el actual campeón argentino, sumó a Walter Montoya (a préstamo del Cruz Azul mexicano), al paraguayo Matías Rojas (ex Defensa y Justicia) y al uruguayo José Luis Rodríguez, que va a préstamo desde Danubio. Como no tiene competencia internacional en lo que resta del año, la Academia se tirará a conquistar el bicampeonato.

Alrededor de 40 uruguayos tomarán parte de la nueva Superliga. El club que tiene más es Independiente: allí están Martín Campaña, Renzo Rodríguez, Gastón Silva y Carlos Benavídez.

Los 24 equipos se reparten un centenar de extranjeros. Además de uruguayos, colombianos y paraguayos, los más comunes, hay siete chilenos y cuatro venezolanos. Y algunos de procedencias poco habituales en el fútbol argentino: Dylan Gissi (Atlético Tucumán), nacido en Suiza; Luis Leal, de Newell's, proveniente de las islas Santo Tomé y Príncipe, Matko Miljevic (Argentinos) y Joel Soñora (Talleres), nacidos en Estados Unidos.

Este año debuta en primera división Central Córdoba de Santiago del Estero, que con el objetivo de quedarse incorporó a 19 jugadores.

ASÍ SE JUEGA. La temporada argentina 2019-2020 contará con dos torneos independientes pero, curiosamente, al mismo tiempo vinculados. La Superliga, de 24 equipos, se jugará todos contra todos en una sola rueda y culminará el 1° de marzo, con una pausa estival entre el 9 de diciembre y el 24 de enero. Luego tendrá lugar la Copa de la Superliga, con dos zonas de 12 equipos cada una. Pasarán a las semifinales el primero y segundo de cada grupo.

Los dos certámenes sumarán puntos en una tabla acumulada que decidirá las clasificaciones a los torneos internacionales y los descensos.

No son los únicos torneos del calendario, pues además se disputan la Copa Argentina, con equipos de todas las divisionales, y la Supercopa Argentina, entre los campeones de la Superliga y la Copa Argentina.

Los clasificados a la Copa Libertadores 2021 serán el campeón de la Superliga 2019-2020, el ganador de la Copa Argentina 2019, y el campeón de la Copa Superliga 2020, junto a los tres equipos que más puntos hayan acumulado en la tabla general de la temporada.

El descenso fue un tema que causó controversias en las últimas semanas. Un grupo de doce clubes decidió no dar quórum para la reunión en la cual se iba a aprobar el reglamento, disconformes con la idea inicial de establecer cuatro descensos, dos por promedios y dos por puntos. Tras arduas negociaciones, se redujo la cantidad de descensos anuales de tres a cuatro (todos por promedios) hasta 2023. La idea sigue siendo disminuir el número de equipos en primera división, desde aquellos 30 de los últimos tiempos de la presidencia de Julio Grondona hasta los 20 que habrá posiblemente en 2023, si no hay nuevas modificaciones al plan.

La temporada pasada, la Superliga distribuyó entre los 26 clubes participantes alrededor de 55 millones de dólares, derivados de los ingresos de televisión y patrocinios. De esa suma, la mitad se repartió por partes iguales entre todos los equipos. La otra mitad se dividió en dos: un 25% se atribuyó según el “mérito histórico” (contando títulos nacionales e internacionales y años en primera) y el otro 25% por su ubicación en la tabla. A Racing, como campeón 2018-2019, le tocaron cerca de tres millones.

boca

Diez millones por temporada con Adidas

Una de los grandes pases de la temporada no involucró jugadores, sino marcas: después de 23 años con Nike, Boca pasará a vestir Adidas a partir de 2020 y por diez años. Según la prensa argentina, la firma de origen alemán propuso pagar 10 millones de dólares por temporada, más un porcentaje de las ventas de sus camisetas en Argentina y el resto del mundo, más el equipamiento de todos sus planteles. Solo falta la aprobación de la asamblea de representantes del club.

Polémica

Como en los tiempos de Grondona

 Otra polémica en la antesala de la Superliga fue la congelación de las sanciones aplicadas por su Comité de Disciplina a San Lorenzo y Huracán por una serie de irregularidades en el pago de los salarios a sus futbolistas: iban a ser seis a cada club. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones de la Superliga decidió dejar en suspenso la sanción, ante lo cual periodistas señalaron que se estaba volviendo a la vieja práctica de la AFA de los tiempos de Julio Grondona, cuando todo se acomodaba según la conveniencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)