EUROPA

Un Super Ocho en Lisboa: la posibilidad más firme para definir la Champions

La UEFA maneja la posibilidad de que se jueguen menos partidos y evitar los desplazamientos para poder terminar en tiempo y forma el máximo torneo de clubes.

El trofeo y el balón de la Champions League
El trofeo y el balón de la Champions League.

Estambul no pierde las esperanzas y sigue defendiendo con uñas y dientes ser sede de la final de la Champions League 2019-2020. Cuesta mucho que adjudiquen este derecho y no lo quiere perder. Sin embargo, parece que en el mejor de los casos quedaría para el año que viene.

La UEFA evalúa la mejor manera de cerrar el máximo torneo de clubes del mundo y una de las claves es reducir la cantidad de partidos. Para ello evalúa cambiar el formato para la fase definitoria y que, además, se juegue todo en una misma ciudad. ¿La candidata? Lisboa, capital de Portugal.

Primero que nada hay que llegar a un consenso sobre la fórmula. ¿Cuál sería? Hacer un Super Ocho con los equipos clasificados a cuartos de final jugando a partido de eliminación simple. Esto es: el que pierde, queda afuera.

Ya hay cuatro asegurados en esta instancia: Paris Saint-Germain (eliminó a Borussia Dortmund), Atalanta (Valencia), Atlético de Madrid (al campeón Liverpool) y Leipzig (Tottenham).

Los que todavía deben jugar el partido de vuelta son: Real Madrid (1)-Manchester City (2), Chelsea (0)-Bayern Munich (3), Lyon (1)-Juventus (0) y Napoli (1)-Barcelona (1). La idea primaria es que con estos partidos se definan ya en Lisboa o la ciudad que se elija.

¿Por qué es una buena opción la capital portuguesa? Porque tiene varios estadios y porque además está en un país que no tiene ningún representante, por lo que el factor localía no pesará.

Ahora se está negociando con la televisión, porque se verá perjudicada al tener menor número de partidos. Sin embargo, desde lo logístico sale beneficiada, pues no tendrá que montar una transmisión en distintas ciudades.

Los partidos serán sin público, pero esto no cambia demasiado la ecuación, porque la Champions es un torneo que tiene ya su mercado ganado y es de miles de millones en todo el mundo a través de la TV. No obstante, el tener seis partidos menos (cuatro en cuartos de final y dos en semifinales al no haber vuelta), la pérdida de ingresos por publicidad se mide también en millones. Lo que se está poniendo sobre la mesa es que vale más jugar 11 partidos (los que se proponen) a ninguno.

Otro elemento que se mide y que sería igual para todos es que, por un tema de protocolo sanitario, cada equipo que participe de la Champions debería guardar 14 días de cuarentena. No obstante, esto también está en revisión, porque se propone una suerte de corredor sanitario para las delegaciones, que se hospedarían todas en un mismo hotel y saldrían del mismo solo para ir a los estadios.

La UEFA quiere que termine la Champions y también la Europa League, aunque de este torneo todavía no hay noticias. Lisboa se frota las manos y los aficionados al fútbol, también.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error