FÚTBOL

El Super agente 400, la historia del intermediario más poderoso

Conocé la historia de Jorge Mendes, el empresario que maneja los pases de Cristiano Ronaldo, Angel Di María, José Mourinho y Jackson Martínez, entre otros astros del mundo futbolístico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jorge Mendes

Está considerado como uno de los 50 hombres más ricos de su país, Portugal. Se llama Jorge Paulo Agostinho , pero prefiere que lo llamen "George" aunque el mundo del fútbol lo conoce sencillamente como Jorge Mendes. Compra y vende todo lo que tenga piernas y convierta goles, cuenta con varios argentinos en su escudería como Ángel Di María , Nicolás Otamendi o Ezequiel Garay, y en este verano europeo ha batido una nueva marca: sus futbolistas participaron en transferencias por valor de 400 millones de euros.

Cuando el Vianense, un club de ascenso de su país, le cortó la carrera como futbolista, a mediados de los 90, Mendes estuvo lejos de sacarse la bronca pateando los carteles de publicidad que rodeaban el campo de juego; prefirió "comprarle" los carteles al club, y con su gestión comercial arrancó a edificar su fortuna.

De los carteles saltó a la explotación de bares y en uno de ellos conversó oportunamente con Nuno, que era arquero de Vitoria Guimaraes. Acabó por venderlo al poderoso por entonces Deportivo La Coruña del controvertido Augusto César Lendoiro.

Se hizo famoso en 2001, cuando logró que Newcastle United pagara 12 millones de euros por Hugo Viana, de Sporting. Del mismo club lisboeta salió, dos años después, un chico de 18 años con mucho de promesa rumbo a Manchester United. Así, de la mano del ascendente representante, comenzó la leyenda de Cristiano Ronaldo , hoy transformado en la joya máxima de Gestifute, la empresa que constituyó Mendes y que factura decenas de millones de euros por temporada.

Se calcula que la compañía vale ya más de 530 millones de euros, y su cartera es tan vasta que se producen situaciones entre asombrosas e insólitas: por ejemplo, cuando el seleccionador portugués Paulo Bento dio su lista original de 30 jugadores para el último Mundial de Brasil, 18 de ellos estaban representados por Mendes. Gestifute retiene el diez por ciento del valor de cada transferencia en concepto de comisión.

Fue en 2004 que el entonces entrenador del Porto, José Mourinho, le confió su carrera al influyente agente, tres años menor. No la ha retirado aún de su dirección. En poco más de una década, en la que el polémico conductor ganó la Champions League con cuatro equipos distintos, Mendes hizo y deshizo en sus planteles. La situación llegó al paroxismo en el trienio en el que Mou condujo a Real Madrid. Todo se desbarrancó al publicar el Wall Street Journal un artículo sobre Mendes titulado "El dueño del Real Madrid", que no le hizo la menor gracia al presidente del club blanco, Florentino Pérez.

Mourinho dejó la Casa Blanca poco después, pero Pérez hizo las paces con Mendes, al punto que concurrió a la fiesta en Porto en la que el superagente celebró su segundo matrimonio, hace menos de un mes, una reunión de más 500 invitados a la que asistió también Roman Abramovich, el dueño del Chelsea.

No fue Abramovich quien puso el más formidable gancho de la nueva temporada en la Premier League, sino el vicepresidente ejecutivo del ManUtd, Ed Woodward, quien respaldó al entrenador Louis Van Gaal para ofertar unos 80 millones de euros (50 por el pase, 30 si el jugador cumple los objetivos) por un juvenil de 19 años, Alexandre Martial, de Monaco, una sociedad deportiva que vive al influjo de las decisiones de Mendes, lo mismo que Valencia FC -cuya venta al empresario de Singapur Peter Lim impulsó en 2013- o Besiktas. El de Martial es el pase más caro de la historia del fútbol inglés para un jugador Sub 20 y, por supuesto, fue promovido por el agente portugués. "Cómprenlo ahora antes de que Real Madrid, Chelsea o PSG se interesen por él el año próximo", sugirió, palabras más o menos.

Mendes había gestionado, un año atrás, la llegada de Ángel Di María al cuadro rojo de Manchester, luego de sacarlo de Real Madrid. También le llevó a Radamel Falcao, que venía del... ¡Monaco! Ninguno funcionó a gusto de Van Gaal. Di María pasó al PSG por otra cifra escandalosa, unos 63 millones de euros, y Falcao fue a parar al Chelsea... Todo quedó entre amigos.

Los pases de Martial, Di María y Nicolás Otamendi, que fue del Valencia a Manchester City a cambio de 42 millones de de euros, fueron los tres más importantes que Gestifute cerró en el receso, pero no las únicas: Jackson Martínez (35 millones, del Porto a Atlético de Madrid), Arda Turan (34 millones, de Atlético a Barcelona) o Abdennour (25 millones, de Monaco a Valencia) hicieron sus valijas gracias a las gestiones movilizadas desde el cuartel general de Gestifute, en Porto. En total, los pases en los que Mendes y su empresa estuvieron involucrados en este receso movieron unos 400 millones de euros. La cifra pudo acercarse a los 500 millones, de haber prosperado el pase de Manchester United a Real Madrid del arquero David De Gea, un integrante más de la escuadra del portugués.

Los clubes que intervienen en todas las operaciones, como puede apreciarse, son generalmente los mismos... A Garay, que pasó de Real Madrid a Benfica y ahora se desempeña en Zenit San Petersburgo -otro de los clubes en los que la palabra de Mendes es ley tácita- el portugués acaba de ofrecérselo a Chelsea.

Elegido como Mejor Agente del Mundo desde 2010 hasta la actualidad en una votación que supervisa la FIFA, Mendes recibió de parte del gobierno portugués la medalla de Honor al Mérito Deportivo. A los 49 años, su presunción de haber participado de transferencias por valor de 1000 millones de euros pronto quedará desactualizada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)