UNA GAMBETA

Qué suerte, volvió la Champions

EDWARD PIÑÓN

EDWARD PIÑÓN

La riqueza de Europa es innegable y eso se nota en todos los detalles. En los estadios, en las previas de los partidos, en los propios encuentros, en el clima que ofrecen los aficionados. Volvió la Champions League, qué suerte que eso haya ocurrido.

Volvió la Champions y así renace la devoción por ver fútbol. Esa que aquí en Uruguay y, también en Sudamérica, hacen todo lo posible para que se pierda definitivamente.

En nuestro país se habla de “un entorno raro”, se dan por válidos tweets de personas que se atribuyen absoluto conocimiento de supuestas burlas de un árbitro sobre las derrotas de un equipo, algunos dirigentes están tan enceguecidos que no ven venir la sombra negra que puede caer sobre la AUF y hacen poco por lograr una liga más atractiva.

Y en Sudamérica, estos reyes del control de la Conmebol son capaces de comerse elefantes y dejar jugar a futbolistas inhabilitados o habilitar y volver a inhabilitar a otros. Papelón tras papelón.

Volvió la Champions League, el fútbol en su máximo esplendor, y dan ganas de quedarse horas ante el TV.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º