CRISIS SANITARIA

La suerte que tuvieron los 300 alegres y ruidosos hinchas del Wuhan Zall

La Superliga de China ya permite la presencia limitada de aficionados en las tribunas, previa realización de un test de COVID-19.

Los emocionados hinchas del Wuhan Zall
Los emocionados hinchas del Wuhan Zall. Foto: AFP.

Un simple empate puede a veces provocar emociones tan fuertes como una victoria. Los aficionados del Wuhan Zall, club de fútbol de la ciudad desde la que surgió el nuevo coronavirus, no pudieron retener las lágrimas el domingo al asistir a su primer partido en directo después de la pandemia.

Luego de un inicio de temporada a puerta cerrada, la Superliga china (CSL) está de nuevo abierta a un reducido número de espectadores, con la condición que hayan sido declarados negativos en COVID-19 en un test realizado en los siete días previos al partido.

Este domingo fueron cerca de 300 aficionados del Wuhan los que realizaron los 750 kilómetros de viaje hasta Suzhou pera ver a su equipo enfrentarse a uno de los aspirantes al título, el Beijing Guoan.

Y las pruebas de emoción fueron acordes a una espera tan larga.
Luego de ir por detrás en el marcador al descanso (2-0), el Wuhan Zall estableció la igualdad definitiva con dos goles en tres minutos para apuntarse un punto.

"Cuando empatamos no pudimos evitar romper a llorar en las tribunas", contó Gao Yajun, aficionado de toda la vida, quien salió de Wuhan por primera vez desde que el coronavirus apareció a finales de 2019.

Durante unos segundos, la enfermedad y las medidas de distancia social desaparecieron de la mente. Saltos y abrazos de unos con los otros, los aficionados del Zall cantaron y aporrearon sus tambores al grito de "¡Wuhan, Wuhan!". No tardó en unirse a ellos el plantel y el cuerpo técnico del club wuhanés, quienes les aplaudieron desde una esquina del terreno de juego.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados