COPA SUDAMERICANA

El sueño ya terminó

David Mendieta sorprendió a Peñarol y a los 92' aprovechó un error en la defensa aurinegra y anotó el 1-0 para Sportivo Luqueño. Minutos después empató Matheus Bressan pero el aurinegro quedó eliminado.

Peñarol quedó anoche eliminado en la primera fase de la Copa Sudamericana. Tal como había sucedido en el 2013 con Cobreloa en el Centenario. El sueño de llegar lejos en un torneo internacional, quedó trunco muy rápidamente. Nada se le puede reprochar a los jóvenes futbolistas carboneros, en cuanto a la entrega, pero faltó fútbol. Y entendimiento entre ellos. Cosa lógica dado que anoche hubo varios debutantes.

De todas maneras, las posibilidades más claras las tuvo el equipo de Da Silva. Al principio y al final del partido. Pero no pudo aprovecharlas y le costó muy caro. Sportivo Luqueño, prácticamente no creó peligro sobre el arco de Guruceaga y el gol que le da la clasificación llegó tras una jugada en la que la mala suerte tuvo que ver. Porque Maximiliano Perg se resbaló y David Mendieta, que había ingresado, aprovechó el espacio y anotó cuando el partido ya se iba a los penales. Luego vino el empate de Bressan, pero de nada servía porque el gol de Luqueño le daba el pasaje a la siguiente fase.

La noche había arrancado de fiesta en el Campeón del Siglo. Con los juveniles de la Sub 14 y Sub 16, ambas campeonas, saludando a los hinchas que otra vez se hicieron presentes en buen número.

Y Peñarol arrancó con todo el partido. Dispuesto a ser protagonista y buscando con ambición el arco paraguayo defendido por Aquino. Iban sólo 2 minutos cuando Gabriel Ávalos tuvo la posibilidad de anotar, pero primero el arquero y luego el travesaño, le negaron la apertura. Cuatro minutos más tarde, el debutante Junior Arias, sacó un remate de afuera, que también atajó el arquero guaraní.

Peñarol ilusionaba a sus hinchas en los primeros minutos del partido. Dominaba la mitad de la cancha y presionaba muy bien. Luqueño parecía un equipo partido, con Villamayor muy solo arriba y separado de sus compañeros. Hasta los 18 minutos, cuando Marín dispuso de un tiro libre que Guruceaga no tuvo dificultades para atrapar, no había llegado con peligro al arco carbonero.

Pero el dominio del equipo de Da Silva duró solamente 15 minutos. Luqueño se fue afirmando en el medio y el partido se hizo parejo. Pero además se desvirtuó, convirtiéndose en una lucha. Mucho corte y muchas faltas. Los primeros 45 minutos terminaron con una chance para el visitante, que salvó en dos tiempos Alex Silva.

El segundo tiempo arrancó como había terminado el primero: con cortes y agresiones. La pelota comenzó a pasar más por el colombiano Marín y Luqueño se veía más ordenado y más tranquilo que Peñarol.

Da Silva mandó a la cancha a Hernán Novick y gracias a su buena pegada, Peñarol volvió a tener chances, al final como al principio. Pero ninguno de sus compañeros pudo aprovechar sus excelentes centros. Y cuando parecía que se venían los penales, llegó el gol de Luqueño. Y el sueño copero se terminó.

El "Polilla", dolido, admitió el "fracaso"

“Estamos muy dolidos, sobre todo por la gente que estaba muy entusiasmada”, dijo el “Polilla” Da Silva. “Los muchachos dejaron todo, se hizo todo, pero esta noche no era para nosotros. No quiso entrar. Y el gol de ellos fue una jugada desafortunada que casi nunca sucede. Nosotros hicimos méritos para ganar el partido y lo buscamos por todos los medios. Tuvimos oportunidades claras para convertir y no lo hicimos”, añadió.

“Armamos un equipo para pelear los primeros puestos de una copa internacional, no se pudo. Creo que Peñarol tiene un potencial muy grande en este plantel. Para muchos era su primera experiencia internacional, pero no es excusa. No pudimos anotar un gol, a pesar de que el rival no nos pateó al arco. Es difícil analizar este partido”, reconoció.

“No logramos avanzar y es un fracaso. Teníamos el sueño de llegar muy lejos en la Copa. Para mí es un fracaso, pero no podemos reprocharle nada a los futbolistas, porque mostraron vergüenza y rebeldía, no se guardaron nada. Hoy no quiso entrar y el fútbol es así. No pudimos hacer el gol que nos diera la clasificación en 180 minutos. No se pudo”, dijo el DT, quien es consciente que debe recuperar a sus jugadores para el inicio del torneo local. “Ellos saben que el fútbol da revancha, aunque fue un golpe muy duro, sobre todo para los nuevos que estaban muy ilusionados. Quedan 15 días y hay que levantarse”, afirmó. “Yo no voy a dar un paso al costado, estoy dolido por los jugadores, por la gente y los dirigentes. No estábamos preparados para esto, pero yo estoy con mucha fuerza”, culminó.

Ariosa anunció el batacazo de su club

“Vas a ver, vamos a dar el primer batacazo de la Sudamericana”, dijo el día antes del partido, Sebastián Ariosa, el lateral uruguayo de Sportivo Luqueño. Y basó su afirmación en que todos los medios daban como un hecho que, tras el empate en Paraguay, el que pasaba a la siguiente fase era Peñarol. “Y eso es una gran motivación para nosotros”, explicó Ariosa, quien agregó además, que en el partido de Luque tampoco había notado una gran supremacía carbonera. Y a la postre, el ex violeta, tuvo razón. Luqueño dio el primer batacazo al eliminar a un histórico como Peñarol.

TITULAR. Junior Arias, que iba a ir por primera vez al banco carbonero, terminó siendo titular por una sobrecarga que sufrió Miguel Murillo. El delantero colombiano, terminó la última práctica, llevada a cabo el lunes por la tarde en Los Aromos, con una sobrecarga en el cuádriceps. Ayer, por la mañana el atacante “cafetero” fue revisado por el doctor Edgardo Rienzi y continuaba con una molestia al contraer la zona, lo que no le iba a permitir patear bien. Por eso, aunque la lesión no es de gravedad, ni se teme que pueda haber una rotura fibrilar ni nada, no daba para mandarlo a la cancha y se decidió no arriesgarlo.

Fue así como Junior Arias, que en principio iba a ocupar un lugar en el banco por primera vez desde que llegó al club, terminó siendo titular en el Campeón del Siglo.

El “Polilla” Da Silva había dicho en lo previo que Junior iba a tener minutos, seguramente, 20 o 30, pero finalmente, terminó saliendo a la cancha desde el inicio. Mostró movilidad, tuvo un par de chances claras y se quedó los 90 minutos en el campo.

PEÑAROL 1-1 SPORTIVO LUQUEÑO.

Estadio: Campeón del Siglo

Árbitros: Ricardo Marques, Fabricio Vilarinho y Eduardo Cruz (Brasil)

Peñarol: Guruceaga; Silva (45' Rodales), Perg, Bressan, Olivera; Rodríguez, Costa; Dibble, Albarracín (56' H. Novick); Ávalos (73' Urruti) y Arias.

Sportivo Luqueño: Aquino; Saldivar, Giménez, Benítez, Ariosa; Núñez (52' Di Vanni), Godoy, González, Marín; Leichtweis (75' Mendieta) y Villamayor (68' Zeballos).

Amarillas: Godoy (SL), Villamayor (SL).

Goles: 92' Mendieta (SPO), Bressan (¨PEÑ)

Peñarol no encuentra la vuelta a Sportivo Luqueño. Foto: Gerardo Pérez
Peñarol no encuentra la vuelta a Sportivo Luqueño. Foto: Gerardo Pérez
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)