TORNEO CLAUSURA

Sueño de una noche de verano para Maximiliano Pereira: jugar en Peñarol

El "Mono" tuvo sus primeros minutos como aurinegro en un equipo que crece por el sector derecho con la fórmula Juan Acosta-Giovanni González.

Maximiliano Pereira
Maximiliano Pereira en el CDS y con la casaca de Peñarol. Foto: Leonardo Mainé

Imposible imaginarse lo que pasó por la cabeza de Maximiliano Pereira en ese minuto 86 en que Darío Rodríguez lo llamó para que se preparara a entrar. Mauricio Larriera ya había dado la orden que entrara por Juan Acosta en el lateral derecho. Y allá fue el “Mono” a cumplir su sueño largamente acuñado de defender la camiseta de Peñarol.

No importó que faltaran dos minutos y quedó en claro con el gran abrazo que se dio con Darío segundos antes de ingresar. Nunca importa el tiempo cuando alguien está a punto de hacer realidad lo que tanto anheló. Tocó un par de pelotas, no le dio para más, pero fue suficiente como para irse feliz.

Maxi tuvo sus primeros minutos y quizás la semana próxima tenga más, porque Giovanni González vio anoche la quinta tarjeta amarilla y no podrá jugar ante Montevideo City Torque (un duelo vital para ambos equipos) por suspensión. Eso le abre una puerta a Pereira, aunque en realidad también se le abrió la ventana, porque entró dado que precisamente Acosta salió algo sentido y habrá que esperar el paso de los días para ver su evolución.

Más allá de esta chance que tiene el “Mono”, es una pena para Larriera que no pueda volver a formar la dupla diestra en el próximo juego. Empezó como una búsqueda de solución ante la falta de profundidad del equipo por derecha y la escasa marca con Gio en el lateral. Decidió adelantarlo y darle ingreso a Acosta a marcar la punta. Así, el técnico consiguió el efecto deseado de tener consistencia en la marca y llegada por la banda. La dupla cada vez se consolida más, tiene más confianza, se busca y se encuentra, como en la pared que tiró ayer y que terminó con el centro de Acosta a la cabeza del “Canario” Agustín Álvarez Martínez, quien metió el cocazo para mandar la pelota al ángulo y convertir el 2-0.

De a poco Larriera parece que va encontrando el equipo, el funcionamiento y los resultados, porque Peñarol llegó a nueve partidos sin perder.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados