HISTORIAS

Sueño frustrado: Hernán Novick volvió a Peñarol pero nada resultó como esperaba

Se la jugó por el aurinegro y rescindió su contrato con Sol de América antes del 2 de octubre para poder regresar,  pero se tuvo que ir con una espina clavada.

Novick
Hernán Novick en la pretemporada de su nuevo club: Universitario de Peró. Foto: Universitario.

Cuando Hernán Novick se enteró que Mario Saralegui quería contar con él en Peñarol, se ilusionó. Tanto que rescindió su contrato con Sol de América antes del 2 de octubre, porque era la única forma reglamentaria de regresar al aurinegro. Los 15 días que pasaron desde que rescindió con su tercer equipo en Paraguay hasta que se concretó la vuelta a Peñarol no fueron sencillos para el volante.

“Siempre quise volver a jugar en Peñarol. Hace un año tuve una chance cuando estaba en Cerro Porteño. Pero al final no se dio y me quedé con ganas. Apenas hablé con Mario (Saralegui) hice todo lo posible para que se diera. Rescindí en Sol de América un día antes del 2 de octubre porque era la única posibilidad. Me la jugué porque me decían que había muchas chances pero no me podían asegurar nada. Quedé a la espera. Por suerte se terminó dando porque si no me hubiera quedado sin equipo. Afortunadamente, Mario (Saralegui) hizo lo posible para llevarme. Yo quería volver siempre que el técnico me quisiera. Y así fue. Pero después todo se complicó. Fue todo muy raro”, contó Hernán desde Lima donde ayer terminó la pretemporada con su nuevo equipo: Universitario.

Hernán Novick

“Estoy en una edad en la que sabía que si pasaban dos o tres años más iba a ser muy difícil volver. Creí que iba a ser una oportunidad muy linda. Peñarol estaba jugando la Sudamericana y yo veía equipo como para poder pelearla. En mi puesto estaba David (Terans) que estaba haciendo un gran campeonato, pero Mario me dijo que yo le podía dar otra posibilidad al equipo y sumarle al plantel. Lamentablemente, las cosas no se dieron como yo quería”, añadió el menor de los Novick quien sólo pudo jugar unos minutos frente a Danubio en el Intermedio.

Hernán Novick
Hernán Novick celebrando un gol en Peñarol, club con el que fue Campeón Uruguayo en 2015-16. Foto: El País.

“Se complicó todo. Primero, cuando llegué tuve que estar dos semanas en cuarentena por el coronavirus. Después empecé a entrenar y venía todo bien hasta que por un caso positivo cercano tuve que perderme una semana más sin entrenar. Luego fui al banco en un par de partidos, y entré un rato con Danubio. Hasta que se fue Mario y todo cambió”, explicó quién tenía contrato hasta que terminara el Torneo Clausura.

Para la primera fecha del torneo Terans estaba suspendido y Hernán pensó que iba a tener chance de jugar. Pero la práctica de fútbol le hizo darse de frente con la realidad. “Una semana antes hicimos fútbol y yo tenía la esperanza de arrancar jugando. No sólo no arranqué sino que éramos 24 en el plantel, hicieron fútbol 22 y yo quedé afuera. Entonces me di cuenta que no iba a tener chance. Ya tenía esta oferta de Universitario, pero mi prioridad era seguir en Peñarol. Me quería quedar. Regresé para jugar, pero vi que estaba todo muy complicado”.

Así las cosas, el volante habló con Ignacio Ruglio para saber cuál era su situación. El presidente quedó en hablar con Larriera y con Bengoechea y le comunicó que no lo iban a tener en cuenta y que si tenía algo para irse, lo hiciera. “Cuando me fui a despedir de los compañeros me crucé con Larriera, y hablamos pero sólo generalidades. No soy de preguntarle a los entrenadores por qué no juego. Nos deseamos lo mejor y nada más”, contó.

Novick
Hernán Novick en Fénix, desde donde pasó a Peñarol en 2013. Foto: archivo El País.

“Estoy en la mejor edad, me siento muy bien, pero sabía que si me iba, sería muy difícil volver. La esperanza siempre la voy a tener, pero por cómo se dio todo creo que va a ser difícil tener otra oportunidad”, admitió.

“Estoy dolorido, claro, porque tenía una gran esperanza de lograr cosas lindas con el club, de volver a ser campeón, de vestir la camiseta, de jugar en el CDS. Me quedó la espina y me costó mucho irme, pero creo que era lo mejor para todos”.

Novick no conocía a Larriera, pero sí a Bengoechea quien lo había dirigido en su etapa anterior en el club. “Cuando lo tuve de técnico tampoco jugué mucho. Pero no me imaginé que las cosas se iban a dar así. En los primeros entrenamientos con Larriera me veía con posibilidades por la manera en que le gusta jugar a él. Hasta esa práctica de fútbol”.

Antes de irse Novick devolvió el dinero que había ganado en los meses en que estuvo en el club, un gesto muy poco común. No quiso referirse al tema, sólo dijo que sentía que no había podido aportar nada. Y valoró que el club lo dejara salir para Universitario, el tercer grande de su carrera tras Peñarol y Cerro Porteño .

Novick

Le costó volver a partir, pero no tuvo más remedio que dar vuelta la página. “Me trataron muy bien en Universitario. Por suerte están Federico Alonso y ‘Tito’ Urruti, siempre tengo suerte de encontrar uruguayos donde voy. En Guaraní estaban Rodrigo López y Marcelo Palau y en Cerro Porteo y Sol de América también tuve compañeros uruguayos. Siempre es bueno cuando llegas a un equipo en el exterior”.

Lima

Mañana llega su familia

Mañana llegará su familia a Lima. Estaba buscando una casa en Miraflores o San Isidro, donde viven los otros uruguayos del club. Sabe que para sus tres hijos, Dominique de 12 años, Luca de 8 y Lexa de 3 no será fácil. Vivieron cuatro años en Paraguay y estaban felices de haber vuelto a Uruguay y de reencontrarse con la familia y los amigos. “Es complicado pero siempre les hemos explicado que es parte de mi trabajo. Estaban contentos en Uruguay y querían quedarse. Los puso un poco triste tener que volver a irnos, pero entienden y me apoyan. La que no entiende mucho es la chica, pero dice ‘vamos a Pelu’”.

Novick
Estuvo cuatro años en Paraguay donde defendió a Guaraní, a  Cerro Porteño y a Guaraní. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados