VEA EL VIDEO

Era un sueño contra otro

Gerrard no podrá irse como esperaba: conquistando su último título “red”.

Corre el minuto 85’ en el mítico Wembley. Tiro de esquina para Liverpool, que ve cómo se le agota el tiempo para empatar la semifinal de la FA Cup ante Aston Villa. Lo ejecuta Coutinho, directo al corazón del área. Steven Gerrard vuela por encima de todas las cabezas y remata cruzado, hacia un lugar imposible para el golero Given. El tiempo parece congelarse mientras la pelota cruza volando el área. Sobre la misma línea de gol, Kieran Richardson aparece para evitar el tanto y proteger la ventaja del Villa, que resiste unos minutos más y clasifica a la final.

Tras la acción de Richardson, el capitán "red" aprieta los dientes y se echa las manos a la cabeza, antes de mirar al cielo y comprender que su último deseo acaba de quebrarse. En la película que él había soñado, Richardson no estaba ahí y esa pelota entraba. Entonces su equipo clasificaba después a la final del torneo, que se celebrará el 30 de mayo, un día después de su 35 cumpleaños. Entonces Gerrard lideraba a los suyos, conseguían el título, y el capitán se marchaba de Anfield por la puerta más grande y con su último trofeo bajo el brazo. Nunca será así. Porque frente al sueño de Steven estaba el de Tim Sherwood, DT rival, que reflotó al club desde su llegada en febrero y se ilusionaba con poder sorprender al Arsenal en la final. También estaban los de toda la hinchada del Villa, que sueñan con volver a ganar un trofeo que hace 58 años no consiguen, a pesar de que en sus vitrinas hay siete. Y el sueño que se cumplió ayer es el de Fabian Delph, capitán del Aston Villa a sus 25 años y quién anotó el 2-1 que selló la remontada de su equipo. "La final será el momento álgido de mi carrera", dijo emocionado. Seguro que para Gerrard no hubiese sido así.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados