MUNDIAL 2018

Para subir hay que ser campeón invencible

Uruguay ocupa el noveno puesto de la tabla histórica de los mundiales

Selección de Uruguay. Foto: Gerardo Pérez
Foto: Gerardo Pérez

Cualquier detalle, por más importante que sea desde lo estadístico, quedará minimizado para el combinado que termine levantando la Copa del Mundo en Rusia 2018. El momento fenomenal de ver al capitán tomando entre sus manos el anhelado trofeo será tan sublime que no se prestará ni la más mínima atención a los registros que, de manera paralela, podrán quedar guardados para la rica historia de la competencia más importante en el mundo fútbol.

Pero las estadísticas están ahí. Prontas para quebrarse o aumentarse. Uruguay persigue muchas de ellas. Algunas desde el punto de vista particular, por la cantidad de goles que pueden meter sus delanteros o por el número de partidos que pueden acumular los futbolistas con la camiseta color cielo y hasta el propio entrenador. Pero hay otras que, con el paso del tiempo, también llegarán a ser valoradas.

Está claro que el destino final que se busca, obviamente, es siempre el mismo: ser campeón del mundo. Pues bien, si ese éxito llegase para los dirigidos por Óscar Tabárez a lo mejor podría traer un bonus.

La recompensa de ese camino recorrido en la gran cita que se iniciará para Uruguay el 15 de junio podría determinar una evolución de La Celeste en la tabla histórica de los mundiales.

El objetivo no parece para nada sencillo. A lo largo de este peregrinar por las citas ecuménicas los uruguayos sumaron 72 puntos en 51 partidos disputados, los que les concedió la actual novena ubicación. Escalar una posición solamente será posible si se llega a la línea que hoy ostenta Holanda, que con 50 partidos disputados (en tres mundiales menos que Uruguay, 10 contra 13) se embolsó 93 unidades.

O sea, Uruguay tendría que ser un campeón de campaña perfecta para lograr esos 21 puntos que le darían la igualdad contra la “Naranja”.

El reto es grande, porque si bien la historia registra que son muchos los campeones que lograron el título en calidad de invicto, cuando el caudal de partidos se incrementó para los participantes de los mundiales, los únicos que ganaron los siete compromisos fueron Francia en 1998 y Brasil en 2002.

Y es más, de 1958 a 1970, con la necesidad de disputar seis partidos para terminar celebrando la consagración, el único que lo hizo obteniendo el triunfo en todos los partidos fue el Brasil de México 1970.

La historia de Uruguay, en tanto, demuestra que cuando fue campeón del mundo lo logró sin recoger ninguna derrota. En 1930 se impuso en los cuatro partidos y en 1950 triunfó en tres e igualó en el restante.

Mientras Uruguay aspira como máximo a compartir el octavo lugar, la selección que podría dar un avance significativo es la de Argentina, porque hoy se ve beneficiada por la ausencia de Italia. El equipo de Jorge Sampaoli podría llegar al Top 3 -por detrás de Brasil y Alemania- si gana cinco partidos e iguala dos. Con esos 17 puntos pasará de los 140 a los 157 y superará por uno a la Azzurra.

Entre Brasil (227 puntos) y Alemania (218) está la lucha por quedarse en la cima de una tabla que destaca todas las participaciones de las selecciones a lo largo de la historia de las Copas del Mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º