SELECCIÓN

La Sub 20 de Ferreyra: un ataque con buen manejo de pelota

El entrenador celeste resolvió apostar al 4-2-3-1 como sistema madre y con talentosos para desnivelar arriba.

Thomás Chacón en acción durante el entrenamiento de la Sub 20. Foto: Francisco Flores.
Thomás Chacón en acción durante el entrenamiento de la Sub 20. Foto: Francisco Flores.

Sobra energía y ganas. Hay muchas ilusiones y entusiasmo. Se cuenta con un plantel muy rico desde lo técnico y quizás eso sea el principal argumento que haya determinado que Gustavo Ferreyra no deje de preparar un equipo con jugadores de buen pie para potenciar la generación de juego y, de esa manera, incrementar las posibilidades de convertir goles.

La Celeste, que en el Torneo Sudamericano pecó de falta de definición, está trabajando de manera decidida con un esquema madre: 4-2-3-1, para que el punta tenga mucha asistencia desde las bandas y para que la rotación abra brechas en el sistema defensivo de los rivales. A ese se le suma la insistencia de jugar por afuera y de buscar la colaboración de los laterales.

La faena en el Complejo Celeste dejó en evidencia las intenciones en los primeros movimientos de las tareas tácticas realizadas con los hombres de ataque y con una fórmula que luego se repitió en picado que se armó entre supuestos titulares y suplentes.

Con la salvedad de que faltan los futbolistas que compiten en el exterior y que serán convocados, fue significativo la forma en la que Ferreyra utilizó a los jugadores y, particularmente, la repetición de funciones. Para ser bien contundente, el once titular perfectamente puede ir imaginándose con los ensayos ofensivos.

Santiago Rodríguez, uno de los jugadores que se encargará de la distribución de la pelota. Foto: Francisco Flores.
Santiago Rodríguez, uno de los jugadores que se encargará de la distribución de la pelota. Foto: Francisco Flores.

De hecho, aunque por momentos hubo un intercambio de puestos, rompió los ojos la utilización de un tridente generador de las jugadas con Brian Rodríguez, Thomás Chacón y Santiago Rodríguez.

A Chacón se le concedió el papel de enganche. Incluso en el picado la intención fue muy clara, que fuese el administrador del balón y principal asistidor para los movimientos ofensivos.

En algún pasaje Santiago Rodríguez tomó el pasillo central y Chacón pasó a la izquierda, pero lo más interesante de todo es que se buscó que todos tuviesen sus posibilidades de filtrarse al área, para que el punta -en este caso Darwin Núñez- no quedara como recurso exclusivo para la culminación de las acciones.

Buenas diagonales, mejores paredes armadas en corto y fundamentalmente desequilibrio por los pasillos laterales mostraron que Uruguay tiene potencial como para lograr abrir las ordenadas y compactas defensas que se aseguró tienen Noruega y Honduras, dos de los adversarios con los que la Celeste se medirán en la fase de grupos de la Copa del Mundo.

Brian Rodríguez es otro en el que se deposita la confianza del buen trato de pelota. Foto: Francisco Flores.
Brian Rodríguez es otro en el que se deposita la confianza del buen trato de pelota. Foto: Francisco Flores.

EL PLANTEL. El cuerpo técnico mantiene la decisión de armar la lista de 21 futbolistas el próximo lunes. Vale recordar que el 10 de mayo viajarán a Polonia porque el 15 y el 18 tienen programados dos partidos amistosos (Senegal y Estados Unidos los rivales).

Aunque el grupo viajero recién se conocerá en esa jornada, hoy parece claro que faltan por definir nada más que pocos cupos.

Las tareas de ayer hasta permiten considerar que el once titular para el estreno ante Noruega el 24 de mayo perfectamente lo pueden integrar: Renzo Rodríguez; Ezequiel Busquets, Bruno Méndez, Sebastián Cáceres, Maximiliano Araújo; Nicolás Acevedo, Juan M. Sanabria; Brian Rodríguez, Thomás Chacón, Santiago Rodríguez y Nicolás Schiappacasse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)