ESPAÑA

Suárez anotó y el Barca sigue invicto

El clásico culminó con empate 2-2, pero Barcelona fue quien sonrió luego de jugar el complemento con 10.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

El Barça pasó la prueba más difícil de la Liga: salvar su invicto con 10 hombres ante el Real Madrid y Luis Suárez tuvo mucho que ver con ese resultado.

El partido terminó 2-2, pero la igualdad en el marcador no se vio en la cancha porque el Madrid dominó el partido cuando eran 11 contra 11 y más cuando los culés se quedaron con 10.

El equipo de Zidane se vio más sólido, más táctico que el de Valverde que -salvo algunos momentos puntuales- no pudo imponer su clásico “tiqui-taca”. Pero uno de esos momentos brillantes ocurrió en el minuto 9 cuando desde el medio de la cancha Luis Suárez lanzó por la punta a Sergi Roberto, quien cruzó al segundo palo donde, como venía, el delantero uruguayo perforó la red de Keylor Navas para alcanzar así los 24 goles en La Liga y la sexta asistencia del lateral. El optimismo locatario tocó el cielo y más de uno pensó que era el comienzo de otra histórica goleada en el Camp Nou. Herido en su orgullo, el equipo merengue comenzó a taladrar a los blaugrana a través de Benzema y Marcelo por el lado derecho de la defensa culé.

Por allí Kroos acarreó la pelota que Coutinho había perdido en un ataque, cedió a Cristiano, quien de taco lo habilitó para centrar al segundo palo de Ter Stegen. Benzema la bajó al centro del arco y el portugués le ganó a Piqué en la línea para igular el partido y volver a superar a Suárez en la pelea por el Pichichi.

El partido gana en emoción y en imprecisiones para los locales. Recién en el minuto 41 el Barça hace su segundo remate al arco merengue porque todos sus arribos son predecibles y sin mayores ideas al no poder Messi conectar entre líneas.

Justamente en los minutos finales de la primera etapa se destapa la olla de presión. Ramos descarga su codo en el pecho de Suárez y cuando el uruguayo se lamenta del golpe en el suelo, lo intenta levantar de malas maneras. El salteño se reincorpora y ambos escenifican un cara a cara digno de boxeadores en la presentación de una pelea.

La calma vuelve en ese incidente, pero la tribuna echa más leña al fuego. Messi quiere venganza, le entra con todo a Ramos y se gana la amarilla. Se suceden los roces y las tarjetas. En ese campo el Madrid saca ventaja porque Marcelo desquicia a Sergi Roberto, que le lanza un manotazo y recibe la roja directa que encendió a la tribuna.

La inferioridad numérica del Barça habría de profundizar, aún más, el dominio de los merengues en la segunda etapa del juego.

El Madrid regresó sin Cristiano, quien quedó sentido después del gol. El Barça dejó a Coutinho afuera. El brasileño estuvo lejos de lo mínimo que se espera de él en un partido como este.

A los 52’ nuevamente Luis Suárez fabrica una jugada de la nada. Pelea la pelota sobre la banda con Varane y cuando parece que el francés se queda con el esférico, el uruguayo le engancha un pie al defensa y le roba el balón. El árbitro duda, pero deja seguir la jugada bajo la protesta madrileña. El salteño ve a Messi en medio del área y le pasa la pelota. El rosarino se saca de arriba a dos rivales y se las ingenia para colocarla al palo derecho de Navas. Delirio en el Camp Nou. “Campeones, campeones, oe, oe, oe”, entona la tribuna.

El Madrid se incomoda y siente el golpe. Los culés tienen una nueva oportunidad en los pies de Messi, pero esta vez Navas hace su clásico aporte a la defensa blanca.

El desarrollo del partido muestra que poco demorará la visita en emparejar el encuentro. Los ataques se suceden frente al área de Ter Stegen.
A los 72’, Bale remata en el corazón del área tras un pase de Asencio. Un gran gol que empareja las acciones y da fuelle a la visita para tratar de romper el invicto de los culés.

Messi y Suárez se las ingenian adelante para tratar de mantener el partido con esperanzas. El argentino insiste dos veces en un minuto, pero Navas gana el mano a mano.

Y aunque, paradójicamente, el Barça se manejó mejor con 10 que con 11, el partido termina con el Madrid empujando y los culés pidiendo el final del partido al árbitro.

Hubo empate en el tanteador, pero “ganó” el Barça porque mantuvo su invicto con 10 hombres. El Madrid ganó en el juego, pero fracasó en la misión de hacerle más goles a un Barcelona que es campeón y que continúa sin perder.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)