ESPAÑA

Suárez fue el de antes

Frente a la ausencia de Messi por lesión, el salteño se puso el traje de ídolo contra Real Madrid e hizo tres goles para sentenciar al Real Madrid 5-1 en el Camp Nou. Fue un partidazo del uruguayo, que le dedicó los goles al recién nacido: su hijo Lautaro.

Luis Suárez en el clásico Barcelona vs. Real Madrid
Foto: EFE

El Barça le recetó una “manita” al Real Madrid (5-1) con un triplete del salteño Luis Suárez y con Lionel Messi aplaudiéndole desde la tribuna con sus hijos.

El uruguayo llegó a nueve goles en los clásicos españoles (es el segundo en la historia que hace esa cantidad en sus primeros 11 clásicos) y completó el mejor partido de lo que va de la temporada, no solamente por sus goles, que llegaron en momentos estratégicos, sino también porque asumió el liderazgo que los culés necesitaban en semanas en la que el argentino está lesionado y, por ende, ausente.

“Más allá de su probable falta de precisión, Suárez vive de la supervivencia, de los momentos difíciles, porque tiene una mentalidad muy fuerte. Da tantas cosas que cuando se equivoca, y se equivoca mucho, sigue dando. Tomar el liderazgo del equipo cuando no está Messi, no es poca cosa”, comentó tras el partido el periodista Ricard Torquemada de Catalunya Radio.

Es tan real el comentario del colega español que Suárez siempre se hace fuerte ante la adversidad. Pasó con la selección cuando tras la lesión previo al Mundial de 2014 regresó en tiempo récord contra Inglaterra y marcó dos golazos. Y vuelve a pasar ahora. Cuando los medios españoles ya hablaban de un posible sustituto para Luis, cuando afirmaban que ya no era el mismo de antes, ese que llegó y compró a todos con su juego y goles.

Fue figura en un partido en que el equipo de Valverde, al igual que contra el Inter, ahogó al rival en toda la cancha y movió la pelota a su antojo. La ventaja tempranera, a los 10’, de Coutinho marcó el camino blaugrana y agudizó en los merengues el momento dramático que viven en la Liga. Si de algo podría servir, además, el tanto del brasileño era para que el Madrid reaccionara, pero no parecían dispuestos a responder golpe por golpe.

A la media hora de partido, Suárez le gana la posición a Varane y el francés le pega en la pierna y el uruguayo va al suelo. Todos reclaman penal, y el VAR pone el suspenso. El árbitro Sánchez resuelve consultar el monitor y lo cobra. De pierna derecha y colocado contra el palo el salteño ejecuta a Courtois cuan largo es. Dedicatoria oficial para el más pequeño de la familia (Lautaro, recién nacido) estampado en su camiseta interior.

Tras el descuento de Marcelo, Suárez logra conectar un centro atrás de Sergi Roberto. La pelota pega en el palo, pero la constancia del goleador volverá a tener su premio cuando a los 75’ otra vez a pase de Sergi Roberto, marca de cabeza.

Y el triplete llega después de una falla de Ramos, que vuelve a rescatar Sergi Roberto. El salteño gana la carrera y se la toca por encima del arquero belga. Ya es la locura en el estadio. “Uruguayo, uruguayo”, se escucha muy fuerte.

Cuando terminó el partido, y luego del quinto gol de Vidal, Suárez se quedó con la pelota y cuando se encaminaba a la salida llamó a sus dos hijos que estaban a la orilla del campo. Delfina y Benjamín entraron a la cancha, lo besaron y se llevaron el balón del triplete para regalárselo a su hermanito. ¡Qué bautismo!

El delantero uruguayo, por si había dudas, hoy volvió a ratificar su condición de ídolo culé y tuvo su segundo bautismo. Tan es así que superó a Josep Escolá (jugó en Barcelona entre 1939 y 1949) y quedó como quinto máximo goleador con 159), a 25 goles del cuarto: Josep Samitier (1919 - 1932).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)