SELECCIÓN

Stuani jugó donde debe hacerlo y rindió al máximo

Tabárez lo puso adentro del área rival y logró su primer doblete de Celeste.

Foto: @Uruguay
Foto: @Uruguay

Cuando se conoció que Uzbekistán sería el primer rival de Uruguay en la China Cup 2019, muchos se preguntaron si valía la pena ir hasta el otro lado del mundo para exponer el prestigio, porque desde ese punto de vista se tenía más para perder que para ganar. La explicación era bien sencilla: si la Celeste repite el título obtenido en 2018 (el que defenderá ante Tailandia el lunes a las 8.35) conseguirá 2,8 millones de dólares, que para las empobrecidas arcas de la AUF es muchísimo dinero.

Sin embargo, si bien ese era el motivo principal, también había otro tanto o más importante: encontrar funcionamiento y, sobre todo, la confianza perdida.

Uruguay llegaba de cuatro derrotas consecutivas (ante Corea del Sur, Japón, Brasil y Francia) y, en cierta forma, había que recomenzar. Este fue el primer partido de cara a Catar 2022, porque los que cerraron el 2018 fueron una resaca mundialista.

Se consiguió entonces lo que se fue a buscar, porque aunque los 2,8 millones de dólares aún no están asegurados, es altamente probable que se obtengan. Y se logró un buen triunfo para salir del pozo, con una actuación del equipo además esperanzadora. Sí, el rival fue Uzbekistán, una selección de tercer orden, pero se la venció sin discusión y sin dos de los tres principales jugadores que tiene Uruguay: faltaron Luis Suárez y Edinson Cavani, los dos máximos goleadores históricos de la Celeste. Y he aquí una comprobación importante: Cristhian Stuani tiene que jugar en el área.

Más allá de la postura del equipo, con buena predisposición para tirar presión en todas partes del campo y hacerlo en bloque -lo que le permitió a los volantes tener buenos retrocesos cuando se perdió la pelota-, lo importante es que se logró concretar en la red adversaria la superioridad futbolística. Y por dos veces lo consiguió el goleador del Girona.

Stuani rompió una sequía anotadora con la Celeste de tres años y medio, logró su primer doblete con la selección y no es casualidad. También fue la primera vez que el artillero de Tala jugó de punta neto, porque cuando le tocó reemplazar a Suárez o a Cavani siempre se ubicó tirado sobre una banda. Esta vez jugó en el área en un 4-2-3-1, con Gastón Pereiro (autor del 1-0) como nueve retrasado y así tuvo mayor libertad para moverse por el frente de ataque y ubicarse en los puntos ciegos como receptor. Anotó el 2-0 tras recibir un pase filtrado de Pereiro y el 3-0 como típico goleador al anticipar al defensa a centro de Jonathan Rodríguez.

Otra conclusión que dejó la victoria sobre Uzbekistán es que Uruguay está prácticamente armado para la Copa América. El fondo que jugó ayer pinta para ser el del debut ante Ecuador el 16 de junio y la delantera se sabe que tendrá a los dos monstruos. La duda es el medio y el sistema táctico, porque con Suárez y Cavani lo lógico es que haya al menos dos puntas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)