RUBEN SOSA

Sosita sigue con la alegría intacta

"Hoy veo aquel gol que hice frente a Argentina en Maracaná y no sé cómo lo hice", admitió Ruben Sosa quien asegura que sentó cabeza alrededor de los 50.

la flia
Festejo. Ruben Sosa celebrando sus 54 años junto a sus cinco hijos. 

Ruben Sosa dice que está hecho un viejo porque se levanta cada vez más temprano. Alrededor de las seis de la mañana. El sábado pasado, día en que festejaba sus 54 años, no fue la excepción. Con una diferencia: a las nueve ya le habían llegado más de 200 mensajes y salutaciones.

Los clubes por los que paseó su calidad tampoco olvidaron su aniversario. Y lo saludaron a través de sus redes sociales. “Esta vez fue más que otros años, no sé si será porque la gente esta encerrada”, dijo sonriendo fiel a su estilo. Y destacó los saludos del Inter y sobre todo del Zaragoza.

torta
El saludo del Inter, el equipo con el que gano una copa UEFA.

“Ayer hizo fecha de cuando ganamos la Copa del Rey frente a Barcelona. Fue un día después de mi cumpleaños, recuerdo que lo festejé en el hotel con los compañeros”, dijo sobre aquel partido disputado en 1986 en el Vicente Calderón, en el que con un gol suyo de tiro libre Zaragoza venció a Barcelona y se quedó con la Copa del Rey tras 20 años de sequía de títulos. ¡Como para no recordarlo!

En realidad goles como esos hay muchos en la carrera de Sosita. Por algo tiene dos Copas América con la selección, una UEFA con el Inter, una Copa del Rey con Zaragoza, una Bundesliga con Borussia Dortmund, una Supercopa de China con Shanghai Shenhua y tres Campeonatos Uruguayos con Nacional en su haber.

Tampoco se olvida de Lazio donde jugó cuatro temporada antes de pasar al Inter. “Yo exploté en el Inter, me tenía una confianza barbara. Jugaba con 60.000 personas en el San Siro siempre”, rememoró.

Sin embargo, sabe que mejor gol de su carrera lo hizo con la selección. Fue el segundo suyo frente a Argentina en las semifinales de la Copa América de 1989. “Con la camiseta de Uruguay, en el Maracaná y frente a Argentina. Sin dudas fue el mejor. Aunque lo veo y no me doy cuenta cómo lo hice. Yo era un niño en la cancha. Y me divertía”, explicó. Por eso mismo no era consciente de las cosas que lograba, como cuando llevó a la mano a la selección uruguaya el Mundial de Italia 90.

celeste
Celeste. El Principito defendiendo a la selección uruguaya: con esa blusa hizo el mejor gol de su carrera.

“De repente jugábamos acá frente a Perú por las Eliminatorias y esa misma madrugada ya me tomaba el avión para regresar a Italia, entonces no me daba mucha cuenta. No tenía tiempo ni de ver a mi madre o a mi hermano”.

SIN REGALO. El sábado Ruben celebró con sus cinco hijos. Las cuatro “nenas” como dice el aunque la mayor ya pasó los 30 (Cecilia, Pilar, Isabel y Ángela) y Nicolás el único varón. “Al mediodía almorcé con la mamá de Nico y por la noche con él y las nenas en su casa. La torta nunca falta, aunque esta vez con la excusa de que no hay nada abierto me quedaron debiendo el regalo. Por lo general me regalan una camisa, una remera, algo de ropa. O una radio, de esas chiquitas, porque en eso también estoy como los viejos con la Spica. Me gusta escuchar ahí los programas deportivos”, dijo quien hoy hace la cuarentena entre la casa de sus hijas mayores y la del menor. “Tengo dos familias. ¡Y dos heladeras!”.

Nicolás tiene 15 años y cuando vuelva la actividad arrancará en la Sexta de Danubio siguiendo los pasos de su padre. “Le pega tres dedos como yo. Le corté dos cuando nació, je”.

Sosa sigue trabajando en Nacional. Es una suerte de embajador del club, pero no puede estar sin pasar por Los Céspedes con su célebre frase ‘Alegría, alegría, San Siro, Maracaná, tres dedos’.

Pasa por la cocina, saluda y si hay partido de juveniles va a verlo. Sobre todo si le hablaron de algún gurí que se destaca. “Muchas veces les doy alguna charla si me piden los técnicos. Les explicó lo que es Nacional para que se den cuenta en el club en el que están”, dijo obviamente, refiriéndose a tiempos normales sin pandemia.

Y si el fin de semana hay un partido difícil se da una vuelta por la práctica del plantel principal. “Cuando la cosa va bien no me meto, pero si no es así, paso”, dijo quien aseguró que a los 50 hizo un click. “Senté cabeza, cambié totalmente. Veo el fútbol más como un entrenador. Y cuando veo algo que no me gusta en Los Céspedes, hablo enseguida con la intendenta. La entrada tiene que tener flores y color. ¡Tiene que tener alegría!”.

amigos

Las comidas de los lunes en el bar Arocena

Todos  los lunes Ruben organiza una comida con amigos en el  Bar Arocena. Y lo retomará cuando pase la pandemia lo mismo que las clases en su escuelita de fútbol en la Costa.  "Hacemos asado en la vereda y si llueve o hace frío sale buseca o spaghetti con frutos del mar", dijo Sosita a quien le gusta mucho cocinar y su especialidad son las pastas, tal como le enseñó a prepararlas el cocinero del Inter.

comidas
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados