ARGENTINA

Estos son los planes de Boca con Nández

Burdisso y Alfaro conversaron sobre el futuro del uruguayo y tomaron una decisión.

Foto: Prensa Boca.
Foto: Prensa Boca.

Nicolás Burdisso, el nuevo director deportivo que tiene Boca, arribó con las ideas muy claras: se muestra convencido de cada maniobra que empleará para llevar adelante esa famosa reestructuración de la que tanto se habla puertas adentro. Ya contratado Gustavo Alfaro para suceder a Guillermo Barros Schelotto (firmará su contrato el 2 de enero), el ex zaguero dará el paso que sigue en la lista de prioridades: le mejorará el contrato a Nahitan Nández para que continúe en la institución un tiempo más.

Burdisso considera que la figura del uruguayo (hoy cumplió 23 años) ya está por encima de muchos otros jugadores. Y Gustavo Alfaro, en sus constantes charlas con el director deportivo en medio de sus vacaciones, le hizo saber que también lo considerará una pieza clave dentro de su formación. Nández se ganó el respeto de muchos a partir del gran rendimiento que tuvo en Madrid, en la final de la Copa Libertadores perdida ante River: en un duelo que quedará en la historia de manera triste para el hincha xeneize, él fue el que más estuvo a la altura, dentro de un equipo en el que solo algunos pocos supieron lo que se jugaban. Y aunque se llevó la medalla de plata por el segundo puesto, tendrá igualmente un premio mayor.

"Vamos a pedir que sea uno de los mejores pagos del plantel. Él quiere quedarse en Boca", fueron las palabras llenas de presión que impuso su representante, Pablo Bentancur, hace unos días. Y en el club, la nueva secretaria técnica tomó nota del caso y ya decidió: para evitar su salida, le prepararán un nuevo contrato (mucho más alto, de los mejores del plantel)- que se extendería hasta 2021 y, en consecuencia, le tendrán que aumentar la cláusula de rescisión, que de 25 millones de dólares pasará a ser de 30. Además de la conveniencia propia, consideran que el oriundo de Punta del Este se lo merece por el sacrificio futbolístico de los últimos meses.

Sobre todo se trata de una medida de prevención. En Boca no tienen ninguna oferta en la mano, pero saben que en este tiempo podrían llegar varios intereses europeos. Incluso, algunos dirigentes estimaban que sería vendido en este mercado de pases. Por eso, entre todos acordaron que lo mejor era ponerle un candado más seguro. También porque vinculado a esto está la situación de Wilmar Barrios, otro de los pilares: hace tiempo el colombiano quiere dejar el club para vivir la experiencia de jugar en el Viejo Continente y, en efecto, hay una promesa de venta. El tema, claro, es que por él tampoco han llegado ofrecimientos, aunque estarán constantemente a la expectativa porque creen que algo llegará.

¿Cuál es la relación entre ambos? Si Boca vende al colombiano, puede quedar muy debilitado si, además, se produce la salida de Nández. No sería fácil reconstruir una zona del campo en la que esa dupla fue creciendo con el tiempo y se potenciaron hasta el final de la Libertadores hasta transformarse en dos intocables de Barros Schelotto. Por eso también, Burdisso quiere asegurarse que, al menos, el uruguayo siga en la Ribera un tiempo más.

Burdisso no se apresura con ninguna decisión y va paso a paso. Primero contrató al entrenador y ahora buscará asegurarse la continuidad de quien dejó una gran imagen en la capital española y se ganó el corazón de muchos hinchas. El armado del plantel para la primera parte del 2019 está en marcha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)