Eliminatorias

Socios en defensa y ataque

Diego Godín y Sebastián Coates regresaron a Europa con el alma repleta de alegría, orgullo y goles.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Godín Jose Maria Gimenez

Diego Godín y Sebastián Coates volvieron a jugar juntos y se entendieron a las mil maravillas. No solo construyeron una muralla defensiva que no pudieron vulnerar los buenos jugadores chilenos, sino que Coates habilitó al capitán para el gol que abrió el camino para la amplia victoria frente a los transandinos.

Ayer, ambos regresaron a Europa, aunque con un par de horas de diferencia. Coates abordó junto a su esposa María José y a su hijito Santiago el vuelo de TAM que los llevaría hasta San Pablo, donde tomarían otro avión rumbo a Londres, para finalmente llegar a Newcastle, donde viven.

Diego Godín, mientras tanto, viajó dos horas más tarde en Aerolíneas Argentinas hasta Buenos Aires para allí tomar otro vuelo hacia Madrid. El capitán iba junto a su pareja, Sofía, y a varios compañeros celestes. Cristian Stuani, Martín Cáceres, Maximiliano Pereira y Emiliano Velázquez viajaron con él.

Entre los dos zagueros, un denominador común: la inmensa alegría por la victoria frente a los chilenos que los colocó en una ventajosa posición en la tabla de las Eliminatorias.

"Nos vamos con mucho orgullo y con la tranquilidad del deber cumplido tras haber hecho un gran partido frente a Chile. Estamos por buen camino y en una posición privilegiada en la tabla de posiciones", dijo el capitán antes de embarcar.

"Estoy feliz. Muy contento. En lo personal por lo que fueron estos dos partidos y en lo grupal también. Hicimos un gran partido frente a Chile, que es una de las mejores selecciones y le ganamos con autoridad", dijo, por su parte, Coates.

"Claro que nos gustaría estar ahora hablando de los doce puntos, pero estamos muy bien. Es bueno hacernos fuertes de local. De todas maneras, sabemos que esto es largo y que vamos a tener altibajos. Es bueno sumar la mayor cantidad de puntos para que cuando llegue ese momento estar bien ubicados", agregó.

El defensa de Sunderland volvió a al titularidad por una lesión de José María Giménez. Con quien de alguna manera, compite en inferioridad de condiciones porque Godín y "Josema" juegan juntos en el Atlético de Madrid. "Siempre digo que cuando te llaman para estar en el grupo tenés que estar dispuesto a jugar, después es el maestro el que decide quien juega. Es cierto que Josema y Diego están en un gran nivel y a veces se me hace difícil jugar, pero no importa, mientras ellos lo hagan bien y la selección gane no importa quien juegue", aseguró Coates. "Poder aportarle a la selección es muy importante. Todos queremos jugar, a veces se da y a veces no".

En el próximo partido de la selección a fines de marzo frente a Brasil, Coates formará la dupla de zagueros junto a Giménez, porque Godín estará suspendido. "No estaré frente a Brasil, pero enseguida jugamos con Perú que también va a ser difícil. Todos los puntos son importantes. Además, no estaré yo, pero hay otros compañeros. Como le tocó ahora a Seba suplir a Josema y se destacó en los dos partidos. Lo bueno es que cualquiera entra y rinde a gran nivel", dijo Godín, quien se deshizo en elogios a su compañero.

"Seba es un zaguero espectacular. Tiene una jerarquía y una personalidad para jugar, impresionantes. Siempre que le ha tocado jugar ha rendido y se ha destacado. Transmite esa serenidad que tiene. Es muy inteligente, muy tiempista, es muy fácil jugar con él. Es bueno que haya demostrado ese nivel. Ahora está bravo para el maestro, hay que ver a quién saca, si a mí o a Josema. Je".

En ese partido de marzo regresa Luis Suárez, con quien Coates compartió mucho en Liverpool y de quien sigue siendo amigo. "Por suerte vuelve, es un jugador con gran nivel. Ayudaría mucho al equipo, aunque por suerte hemos logrado sacar los puntos sin él, pero cuando esté va a aportarnos mucho".

Problemas.

Godín reconoció que desde que lleva el brazalete de capitán tuvo que liderar a sus compañeros en varios partidos difíciles. El del martes frente a Chile no fue la excepción. "Tuvimos varios partidos complicados, los sufrimos y los peleamos. Pero este era difícil por todo lo que se había hablado en la previa y porque hoy en Sudamérica, Chile es de las mejores selecciones, la que mejor está jugando. Está pasando por un gran momento y nos iba a exigir al máximo", dijo. "Ademas, jugar en el Centenario con nuestra gente es un plus motivacional, pero también una gran responsabilidad para nosotros", admitió Godín.

"Como yo dije en lo previo no se trataba de negar saludos ni nada de eso, pero sí de hacernos fuertes dentro de la cancha, en el juego y en las pelotas divididas", añadió "Cuando Jara le hizo esa falta a Edi y fueron cinco chilenos a hablarle al juez, yo me acerqué y el árbitro hizo lo más fácil que fue sacar dos amarillas, aunque no era para tanto. Pero por suerte salió bien, porque ellos se fastidiaron y se salieron un poco del partido y enseguida vino el gol. Fue redondo", contó el capitán.

"Había que ganar ampliamente como se hizo y demostrar, para los que habían hablado, que este es un grupo muy fuerte y que siempre vamos a dejar todo adentro de la cancha. y eso es algo que el rival siente", afirmó Coates sobre el tema. "Es normal que haya estado un poco complicado. Es normal en las Eliminatorias. Chile está en un gran momento. Sabíamos que teníamos que sacarlos y creo nos sirvió", agregó.

Sampaoli.

Godín admitió que le sorprendió la actitud del técnico chileno. "Ya en el primer tiempo estuvo insultado a los compañeros desde la banda. Diciendo cosas. Y al final hubo un tumulto, yo estaba intentando separar y él vino a insultar a Cavani. Entonces me enfrenté a él. El técnico no tenía por qué entrar a la cancha, me extraña que no lo sancionasen. A Tabárez le dieron tres fechas en la Copa América, y esta vez no pasó nada. Me molestó su actitud porque es el técnico y no tiene que venir a insultar a los jugadores", contó.

Los dos zagueros brindaron, al final, su opinión sobre la marcha de las Eliminatorias. "Ya no hay favoritos ni débiles, como antes. Todos te juegan de igual a igual. Por suerte tenemos nueve puntos y estamos ahí arriba", dijo Coates. "Es muy parejo y así va a ser hasta el final. Esto es muy largo y muy cambiante. Por eso la importancia que tiene cada punto", afirmó Godín.

La convicción en las jugadas de pelota quieta.

"Soy el goleador, pero lo tomo como un dato más. Me pone muy contento poder hacer goles y ayudar al equipo con goles, a todos nos gusta hacer goles siempre, pero lo más lindo es ganar y sumar de a tres puntos. Ganar partidos como le ganamos a Chile, a Colombia o a Bolivia en La Paz. Esos partidos se disfrutan mucho más que un gol a nivel personal", dijo Godín a propósito de cómo le sienta el traje de goleador celeste en lo que va de las Eliminatorias.

Y pasó a contar cuál es el secreto de las jugadas de pelota quieta que tanto resultado le dan al equipo de Tabárez. "Las ensayamos las jugadas sí, pero creo que es más la convicción y la fortaleza que tenemos como equipo, y también en el juego aéreo. Sabemos que es una de nuestras principales armas en el ataque e intentamos darle mucha importancia y estar muy concentrados en cada jugada de ese tipo que se nos presenta", afirmó el capitán.

"Por suerte, tenemos la gran noticia de la vuelta de Luis (Suárez) en marzo, que va a ser muy importante para nosotros, por todo lo que él nos aporta", finalizó Godín.

La sonrisa de Santiago y la alegría de jugar.

Los Coates viven en Newcastle, a 20 minutos de Sunderland. Allí llevan una vida muy tranquila. "Es distinto a Liverpool, todavía más tranquilo, porque en Liverpool por el tema de los Beatles había mucha más gente, más turismo. Es lo único que cambia y el frío que es mayor porque estamos un poco más al norte", contó el zaguero. Que hoy juegue, lo que en Liverpool hacía poco, también ha influido. "En Liverpool como no jugaba, muchas veces llegaba un poco molesto a casa y se complicaba. Había que bancarme", reconoció Sebastián, a quien la llegada de Santiago, que hoy tiene un año y un mes, le cambió la vida. "Todos los que son padres saben lo que es un hijo. Es impresionante, es llegar y aunque hayamos tenido un mal resultado, con una sonrisa de él se te pasa todo", admitió. "Al principio, cuando recién nació, me costaba ir a entrenar, porque dormía poco. Se despertaba de noche y había que darle la mamadera y todo eso. A veces era muy difícil ir a entrenar", finalizó Coates.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)