FÚTBOL

Es un socio de calidad

Gianni Michelini ofrece nueva asesoría en gestión empresarial y deportiva.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Michelini. Tras quince años viviendo en Europa quiere volcar su experiencia en Uruguay. Foto: Darwin Borrelli

Fue campeón Uruguayo con Defensor en 1987 y 1991. Vivió quince años en Europa: diez en Italia y cinco en España. Gianni Michelini ofrece hoy servicios de asesoramiento deportivo.

A los 28 años, con el pasaporte italiano en el bolsillo dejó a los violetas para irse a probar suerte al país de su familia. Se enroló en el US Cairese, un equipo amateur, ubicado en Cairo Montenotte, a 60 kilómetros de Génova y a 120 de Milán, en La Liguria, donde ganaba más que en Defensor Sporting.

Allí hizo el primer curso de entrenador UEFA. "Se deben hacer tres módulos. El primero, que dura un año, te habilita para entrenar juveniles y equipos amateurs. Vas entrenando y sumando puntos. Luego hacés el segundo para entrenar en la serie B y el tercero para la Serie A", explicó el exzaguero, que realizó el primer módulo en Italia y los otros dos en España y tiene el título UEFA de Entrenador Nacional y Técnico Deportivo Superior.

Michelini es un hombre inquieto. Y aprovechó sus diez años en La Liguria. Siempre tuvo claro que debía preparase para cuando llegara el momento de dejar el fútbol. Ya en sus épocas violetas estudiaba ingeniería, y aunque la facultad le quedaba al lado del Franzini, llegó un momento en que dejó la carrera.

"Pero me quedó el hábito del estudio y por eso siempre hice muchos cursos", contó. En Italia trabajó en una empresa de servicios industriales, lo que le permitió paralelamente obtener una experiencia de gestión empresarial. Comenzó en la parte de logística y terminó como gerente general. A los siete años la empresa se disolvió y él se quedó con parte de la misma.

"Todo lo que hice siempre fue en forma paralela al fútbol, primero como jugador hasta el 2000 y luego entrenando, primero a las categorías infantiles y luego juveniles y mayores", aclaró.

Tras un cambio de gobierno en Italia, donde se favoreció mucho a las cooperativas y su empresa dejó de ser competitiva, decidió irse con su familia a Tenerife. "Pusimos una tienda de surf. Yo nunca había tocado una tabla de surf y me tuve que convertir en un surfista virtual para poder vender. Pero siempre buscando volver a hacer algo en el fútbol, que es mi gran pasión".

Lo llamaron del Ayuntamiento de Adeje, provincia ubicada en el sur de Tenerife, para trabajar en una escuela de fútbol. Entrenó todas las categorías y luego pasó a dirigir al club Águilas de Adeje.

Tras 15 años en el viejo continente, la familia decidió que era momento de regresar. Cuando se fueron, sus hijos, eran muy pequeños: Matías tenía un año y medio y Martina seis meses. Volvieron adolescentes y no les resultó fácil insertarse en Uruguay.

Los Michelini regresaron en 2009 y al poco tiempo Gianni comenzó a entrenar la Séptima y Sexta División de Defensor Sporting. Aunque hacerlo fue complicado porque tuvo que revalidar el título de la UEFA. Hicieron una tripartita entre la AUF, Audef y ACJ para lo que tuvo que abonar $ 32.000, para evaluar si su título servía en Uruguay, a pesar de que había estudiado tres años y su título era avalado por la UEFA y la FIFA. "Mi título es Entrenador Nacional de Fútbol y Técnico Deportivo Superior, o sea que te preparan para hacer una programación deportiva, técnica, táctica y física. Es completo", aclaró.

Actualmente, y tras haber trabajado en ALUR (Alcoholes del Uruguay) por seis años y de haber creado un área nueva de servicios para las tres plantas industriales (Montevideo, Paysandú y Bella Unión) está listo para un nuevo desafío.

"Hoy estoy pronto para ofrecer asesoramiento en gestión deportiva, pero diferente a lo que se hace acá. Un mix entre la gestión empresarial y la deportiva. Estoy armando una consultora deportiva, en la que se puedan aplicar las herramientas de gestión empresarial para la mejora de los procesos deportivos", contó.

"Mi idea es brindar este servicio a clubes, gerentes deportivos, coordinadores deportivos, entrenadores y staffs técnicos. Es algo nuevo y lo que me interesa dejar en claro es que no es necesario estar mal para pedir ayuda a una asesoría. Se puede realizar un estudio para conocer las fortalezas, las oportunidades, las debilidades y las amenazas, aún estando bien. Y no pretendo ocupar el lugar de nadie, sino ser socio en la gestión. Generar valor agregado. Aplicar herramientas de calidad en la gestión. Y brindar una visión distinta. Sport Quality Partner (socio de calidad), es el nombre que le puse".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)