PEÑAROL

Estado de situación

Conseguir un par de buenos resultados para recobrar la seguridad y mejorar el ambiente es prioridad en Peñarol

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Seriedad. La de Luis Aguiar al entrenar en la cancha de césped sintético de Los Aromos. Foto: Ariel Colmegna

Las cosas no salen en Peñarol. El traspié sufrido frente a River Plate el domingo pasado fue un duro cachetazo para los carboneros, quienes a pesar de seguir liderando la tabla más importante, la Anual, y estar a tres unidades de Plaza, el líder del Clausura, no logran conseguir un buen juego. Y tampoco buenos resultados.

Ayer en Los Aromos, dos de los referentes del plantel, Luis Aguiar y Diego Forlán dieron la cara e intentaron encontrarle una explicación al mal momento. Lo mismo hizo el técnico Jorge Da Silva.

"Nuestra situación es complicadísima por los resultados y por el juego. El otro día hubo dos equipos muy diferentes dentro de la cancha: River Plate jugaba en quinta y nosotros en tercera. Necesitamos lograr funcionamiento y mostrar otras cosas. Necesitamos estabilidad. Ganar un par de partidos", dijo el "Polilla".

"En este momento lo que más nos preocupa es Peñarol. Conseguir que sea protagonista, que sea un equipo agresivo y dinámico. Y que los que entren a la cancha estén convencidos", agregó el técnico, quien confirmó que iba a realizar variantes para el sábado.

"Estamos atravesando un momento malo. No se puede explicar, porque entrenamos bien. Este grupo es espectacular para entrenar y para el sacrificio, pero no se consiguen las cosas. Hay partidos que tenemos controlados y cuando nos hacen un gol todo se nos complica. El nerviosismo nos juega una mala pasada", dijo por su parte Luis Aguiar.

"Hemos pasado otros momentos más complicados. Yo vine a Peñarol y estábamos 17 puntos abajo y no había tanta preocupación ni tanto desespero. Y ahí sí que estábamos complicados. Hoy estamos a tres puntos del primero y lideramos la Anual. Está en nosotros ganar el Campeonato Uruguayo", insistió el "Canario".

"No le encontramos explicación. Somos irregulares y hemos dejado muchos puntos. Tenemos que preocuparnos por nosotros mismos. Mirar hacia adentro, al menos yo soy de esa idea", dijo mientras tanto Diego Forlán.

"Necesitamos ganar para llevar los partidos más tranquilos, con menos riesgos, y el ambiente va a mejorar", añadió "Cachavacha" quien aún tiene el tobillo hinchado, pero trabaja para llegar al partido con Danubio. Ayer lo hizo diferenciado, en el gimnasio junto a Mac Eachen, otro que intenta recuperarse.

"Estas cosas son normales en Peñarol. Desde que yo llegué al menos hemos tenido estos mismos inconvenientes. Estas idas y vueltas, partidos buenos y de los otros. No hacíamos un buen juego colectivo y las críticas y los comentarios eran los mismos. Es normal en Peñarol", admitió Forlán.

Confianza.

La charla que Da Silva tuvo al inicio de la semana duró una hora y media. Y en la misma se habló más que nada de la necesidad de recuperar la seguridad y no derrumbarse ante un mal resultado o un gol en contra. "Los jugadores están tan preocupados como nosotros. Están convencidos que tienen armas y fuerzas para revertir este momento. Pero también reconocen que ese nerviosismo o esa presión que se genera tras un gol en contra hace que comiencen a dudar de sus posibilidades o de sus armas y los lleva a jugar en forma equivocada. Aparece esa desconfianza y de repente no hacen las cosas para no equivocarse o se apuran para hacer las cosas rápido", dijo Da Silva.

"Hay que ver por qué le pasa eso a jugadores con experiencia y con trayectoria. El tema de la confianza merece un análisis más profundo e individual, porque no todos los jugadores son iguales. Tenemos que recuperar la confianza, creer mucho en si mismos y en el compañero que tiene al lado", admitió el DT.

"No es fácil llegar a Peñarol, pero cuando las cosas van mal no es fácil. No todos somos iguales, y el nerviosismo existe en todos nosotros. Necesitamos la cabeza lo suficientemente fría para poder pasar los momentos en que no se dan las cosas y cerrarlos mejor. El otro día controlamos el partido durante 30 minutos y después del gol de penal de ellos parecía que era otro partido. Son cosas que no nos pueden pasar. Tenemos que tratar de mejorar en eso y sobre todo jugar mejor. Hoy por hoy si no jugás un poquito, no se puede ganar, por más que metas", añadió.

Para Forlán, jugar el primer partido oficial en el Campeón del Siglo puede ser una motivación, pero también lo contrario. "Sentirte local es muy lindo y muy importante. Es otro tipo de motivación, tanto para los jugadores como para la gente. Pero en este momento, como se están dando las cosas, es también una responsabilidad muy grande porque es el primer partido oficial en el Campeón del Siglo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)