NACIONAL

En la silla eléctrica: Gutiérrez sufrió las primeras "descargas"

El DT albo, Álvaro Gutiérrez, rompió las buenas costumbres que le acompañan, y el domingo explotó. “Los periodistas no saben de fútbol, nosotros sí. El que no jugó, no sabe…”. Ayer aclaró y miró para adelante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Álvaro Gutiérrez. Foto: Ariel Colmegna

Gerardo Pelusso, Martín Lasarte y Gustavo Díaz, todos extécnicos de Nacional —que desde 2005 y en distintas etapas guiaron el rumbo del primer equipo de Nacional con diferentes sucesos—, mencionaron más de una vez "equilibrio" y "tranquilidad", como cualidades indispensables para transitar sin sobresaltos en la "silla eléctrica" de la dirección técnica tricolor.

"Equilibrio en la recepción del elogio, que empalaga; y de la crítica, porque cuando perdés te asignan responsabilidades que no te corresponden", reflexionó Pelusso.

"Equilibrio y tranquilidad es lo que se necesita, porque la caja de resonancia de un grande es tremenda", explicó Díaz.

"Equilibrio para recorrer el camino que transitarías sin tanta exposición", señaló Lasarte.

Ocupar el cargo de DT de Nacional, o de cualquier equipo grande, es el sueño de la mayoría de los técnicos; transitar ese camino sin sobresaltos es el desafío que casi ninguno, por mayores sucesos alcanzados, consiguió plasmar en su pasaje por Los Céspedes.

Algo que por estos días sufre Álvaro Gutiérrez, quien tras un histórico Apertura, la eliminación de la Libertadores lo colocó en una situación imprevista para un DT que se caracterizó por su serenidad en todas sus expresiones. Hasta que el domingo en el Franzini explotó, le apuntó a periodistas e hinchas (ver entrevista), con los que se disculpó.

"Nunca pude disfrutar ese oasis de dos o tres semanas de tranquilidad. Además, estuve muy a la defensiva con el entorno, porque no lo conocía, y eso provocó reacciones y contestaciones que no están bien. Ahora es fácil verlo desde afuera. Es difícil estar ahí", puntualiza "Chavo" Díaz a Ovación. "En el fútbol no hay dos caminos: ganás y sos el mejor, o perdés y está todo mal. Cuando en realidad no es así, pero es como se vive. Porque si la pelota pega en el palo y entra, lo malo no se ve; pero si sale, se potencia", subrayó.

Pelusso llegó a Nacional con otra experiencia. En su primer pasaje tenía 53 años, y ya había dirigido dos años a Danubio y a Alianza Lima. "Tenía una base, pero cuando entrás en un grande es impresionante la caja de resonancia, la responsabilidad, los triunfos... ¡y también muy grande el ruido que hacen las derrotas!". Y agrega: "El director técnico ahora está muy expuesto. Antes, cuando no le gustaba algo al hincha, se acercaba al alambrado y te insultaba. Ahora pone un tuiter, 200 lo repiten y arman un escándalo enorme".

Díaz, Pelusso y Lasarte, coincidieron en que no leen, escuchan ni miran programas deportivos, mientras entrenan a los clubes, en particular los grandes. "No lo hago porque no tengo tiempo. Y cuando me llegan con chismes, les digo a mis amigos que no me digan nada, porque no quiero envenenarme", dijo Pelusso, que subrayó que los técnicos jóvenes tienen que vivir sus experiencias en los grandes. "Los golpes te van enseñando".

Y en eso anda, Gutiérrez, regado de elogios en el último semestre y martillado a críticas en este 2015. Como para hacer de la "silla eléctrica" que implica la función de técnico de un equipo grande, una experiencia inolvidable.

"Transmiten en vivo la práctica"

"En los clubes menores, es escasa la relación con la prensa, pero cuando llegás a un grande te transmiten en vivo y en directo hasta el entrenamiento. Entonces, ustedes quieren la información, y si no se las das se produce un tire y afloje. Se plantean las primeras polémicas y hablan de que los entrenadores tenemos misterios. Pero sabés qué, los técnicos y los jugadores también necesitamos trabajar con intimidad; sin que te acerques para hablar con un jugador, porque no anda bien, y enseguida especulan con que se vienen cambios. Y ni te cuento lo de las redes sociales, porque todo se sabe al instante. Por suerte en Uruguay no sucede, pero en otros países te graban las jugadas de pelota quieta y las mandan a los rivales", explicó Pelusso, que por estos días termina de elaborar el trabajo que con un grupo de entrenadores desarrolló durante el Sudamericano sub 20 de Uruguay y que servirá como soporte e información para la Confederación Sudamericana.

ÁLVARO GUTIÉRREZ

"Tal vez me excedí un poco"

El DT albo, Álvaro Gutiérrez, rompió las buenas costumbres que le acompañan, y el domingo explotó. “Los periodistas no saben de fútbol, nosotros sí. El que no jugó, no sabe…”. Ayer aclaró y miró para adelante.“Dolió la eliminación; teníamos mucha ilusión y estuvimos muy cerca”.

—¡Qué escándalo mediático, Álvaro!

—Tal vez me excedí un poco en alguna declaración, por esa razón, si alguno se sintió ofendido, le pido disculpas. No fue con todo el periodismo, es con algunas personas en particular. Mi molestia no la expresé porque me critiquen la manera de jugar; si jugué bien, si debo jugar con cinco, dos o con más delanteros. En alguna opinión dijeron que subestimé a Palestino, lo que para mí es como decir que no sos profesional. Eso fue lo que me hizo incomodar. Pero tengo que entender que esta profesión es así y me tengo que preocupar solo por Nacional. Las opiniones ajenas hay que filtrarlas y debo ser el propio juez de lo que necesita el equipo.

—Usted había dicho que no leía ni escuchaba.

—Trato de leer y escuchar poco, sobre todo en el tema fútbol, pero ves el informativo, o algún programa —porque querés mirar los goles— e inevitablemente empiezan a hablar y, en ese momento no podés decir: No, ahora no escucho. Tampoco puede ser así.

—¿Le afectó la eliminación de la Copa?

—Tal vez estaba algo sensible.

—Sin embargo ya había sufrido la presión de jugar en Nacional.

—Pero es muy diferente como entrenador. Vos tenés que manejar los intereses de muchísimas personas cuando estás ahí. Mirá, esto lo dije el primer día: acá hay un tema de resultados, no importa si jugás bien o mal, te juzgan por los resultados. Hoy soy campeón con récord en Nacional, pero si mañana pierdo cuatro partidos y me tienen que echar, me van a echar. No me puedo enojar porque las reglas de juego son así.

—¿Habló con exentrenadores de Nacional para conocer sus experiencias?

—Tuve charla con entrenadores, pero no con alguno que haya dirigido a Nacional. Uno siempre trata de hacer el mejor trabajo con la mayor humildad y honestidad. Sé lo que significa estar aquí… ¡y más con esto de Internet! Por teléfono hacés así en Twitter (apretar la pantalla táctil del teléfono) y es como un teléfono descompuesto multiplicado por 200.000…

—También se refirió a la hinchada…

—Siempre me sentí apoyado por la hinchada.

ME MARCÓ UNA FRASE (Por Martín Lasarte-Entrenador*)

Me viene a la memoria una situación y una frase: el día que empezaba a entrenar en Nacional estaba en la playa y la familia se quedaba toda la semana, entonces volvía solo a Montevideo. Eran las 7 de la mañana, venía manejando en plena ruta y suena el teléfono; era Daniel Carreño, que me llamaba para desearme suerte y para hacerme un comentario que me marcó para siempre: ‘De la cancha para adentro, es igual; de la cancha para afuera, es diferente’. Siempre me pareció el concepto más exacto para la definición de la función de entrenador en un equipo grande. De la cancha para adentro, con matices, la actividad es más o menos la misma. De la cancha para fuera hay una exposición que se multiplica las veces que vos quieras. Los medios, las preguntas, los cuestionamientos. En la época que dirigí a Nacional, no leía, escuchaba ni miraba nada.

* Extécnico de Nacional, DT de Universidad de Chile

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)