UEFA CHAMPIONS LEAGUE

¿Qué significa el festejo de Dybala?

Previo a la final de la Champions entre Juventus y Real Madrid del sábado, el delantero explicó el significado de su celebración y cómo una lapicera lo ayudó en el fútbol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Paulo Dybala. Foto: Reuters

Paulo Dybala es uno de los hombres de moda en Europa. Su nombre aparece apuntado en varios rumores del mercado de pases, aunque su última renovación con Juventus parece haber frenado cualquier intento de otros gigantes. Apuntado como una de las posibles figuras de la final de la Champions League que este sábado disputarán Real Madrid y la Juve, el cordobés reveló algunos detalles de su crecimiento futbolístico en una extensa entrevista con el diario italiano La Repubblica. Su infancia, sus ganas de crecer y cómo se prepara para seguir mejorando. A los 23 años, Dybala es un joven que se mueve como un experimentado.

La máscara de "Gladiador".

"Nació de un error, del penal que fallé contra Milan en la final de la Supercopa en Doha. No fue un momento alegre. Al contrario: me sentía decepcionado, sobre todo por mí mismo, no conseguía reponerme. Cuando miraba a los demás, me sentía culpable. Así que publiqué en las redes sociales la frase de Michael Jordan que dice que ha logrado el éxito porque ha fallado mil veces en la vida. La máscara es la de Gladiador, una película que ya vi como 30 veces. En la vida hay que volver a levantarse y luchar, pero también entender que hay guerras inútiles. En el juego de las comparaciones, me comparan con Messi, pero yo no tengo que pasarlo. Él ya lo hizo; yo estoy haciendo. En la selección nacional quiero ganar con Messi, no en lugar de él. El juego es estar juntos, no perder nunca a nadie".

El zurdo que quería mejorar su pie derecho.

"Soy zurdo. Hasta me lavo los dientes con la izquierda. Entonces agarraba una lapicera e intentaba escribir, pero con el pie derecho. Me lo ponía entre el dedo gordo y el siguiente. Practicaba como un loco para tener más sensibilidad y capacidad. También entrenaba los ojos. Para ver más allá y en distintas direcciones, para anticiparme a los adversarios e intuir las trayectorias. También empecé a ir mucho al gimnasio. En Italia aprendí a defender la pelota. Para mí es importante. Si Cristiano Ronaldo superó los 360 goles es porque, siendo diestro, también golpea con fuerza con la izquierda. Solo con un pie soy más fácil de marcar. En Italia las defensas van en serio. Tienen una buena escuela".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)