Informe

Siempre cortita y al pie...

River, bajo la batuta de Guillermo Almada, no se aparta de su rica historia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guillermo Almada. Cumplió el miércoles cuatro años como director técnico de River Plate: dirigió 127 partidos y tiene una efectividad de 59,8%.

River Plate tiene un sello de distinción. Ese que marca a fuego a sus equipos, ese mandato que surge de la historia, y que nació casi junto con su himno: "Qué Bomba señores. Qué bomba es River Ple... jugando la globa, siempre cortita y al pie".

River, el gran protagonista de los últimos años, siempre mantuvo en alto su grifa, la del fútbol bien jugado por sobre todas las cosas. Ocupe el lugar que ocupe en la tabla de posiciones.

Ha sido y así será. El estilo, el sentir futbolístico de sus hinchas, no va a cambiar jamás.

"Soy hincha desde que tengo memoria, y soy dirigente desde 1980. ¡Si habré visto equipos! River siempre jugó bien. En Primera o cuando nos tocó descender, siempre mantuvimos una tradición, y lo hemos logrado hasta hoy", dice Miguel Grisoglio, expresidente, hoy vice de Renzo Gatto.

"Toda la vida se jugó así en River. Y siempre que hubo que elegir a un entrenador, buscamos técnicos con ese perfil de tratar bien la pelota, de jugar al ras del piso", agrega Grisoglio.

Y sí. La historia así lo marca. Juan Ricardo Faccio, Roque Gastón Máspoli, el profesor Luis Grimaldi, Sergio Markarian, Víctor Púa, Osvaldo Giménez, Fernando Morena, Juan Ramón Carrasco, Carlos María Morales, y el presente con Guillermo Almada, solo algunos de los tantos y tantos entrenadores que dejaron su semilla, como la que plantaron el "Goyo" Peralta, Carlos Oria y Carlos Aguilera padre, en las divisiones formativas, cuna de verdaderos cracks.

"Una moña una cortada y la pelota ya esta en la red, y triunfan los Darseneros gloria genuina del balompié, este año no hay quien pueda con el viejo River Ple...."

El himno del club refleja el sentir de todos. Los de "antes" y los de "ahora", ese paladar futbolístico que distingue a River por sobre los demás.

"Hay que ganar, eso está claro, pero nosotros queremos que también se juegue bien, y eso fue lo que siempre tratamos de imponer a nuestros entrenadores. Nunca vamos a pelear el descenso con un entrenador que sea avaro, o que base su fútbol en la defensa, queremos ir al frente, siempre lo hicimos", asegura Álvaro Silva, otro expresidente que tiene el paladar darsenero.

Durante décadas y décadas, River tuvo ese sello de distinción. Y hoy lo mantiene. Juan Ramón Carrasco quizás, fue el que mejor interpretó el sentir riverplatense. Su período como entrenador fue notable. Desde 2007 a 2010 generó una revolución futbolística al frente del club.

Llenó estadios, venció a los grandes, clasificó a las copas internacionales (2008, 2009 y 2010) y llegó a ser semifinalista de la Copa Sudamericana en 2009.

Después de su pasaje por River, nada fue igual, pero el trabajo de Guillermo Almada se le acerca y mucho. El exentrenador de Tacuarembó mantuvo la línea y ha logrado sacudir el ambiente.

Hoy River Plate da pelea en el Torneo Clausura y en la Tabla Anual. Y Almada no transa. Quiere seguir siendo fiel a la historia, "jugando la globa siempre cortita y al pie...".

EL GOL COMO UNA PROPUESTA DESDE LAS FORMATIVAS.

Desde que se inició el profesionalismo, en 1932, River Plate tuvo su sello de distinción. Ese del fútbol bien jugado. Y se fue transmitiendo de generación en generación, hasta transformarse en una identidad: ganar, pero también gustar.

El "Goyo" Peralta.

Peralta, uno de los entrenadores que pasaron por las formativas de River y forjó generaciones desde los años 1970 hasta los de 1990, sabe de lo que se habla: "No sólo había que formar jugadores, había que jugar bien, y si era posible ganar. River logró decenas y decenas de títulos", recuerda.

El arco de enfrente.

De la década de 1970 a hoy, pasaron infinidad de delanteros, todos consagrados. Fernando Morena, Waldemar Victorino (foto 1), Washington Villar, Carlos Aguilera Fernando Correa (3) y Osvaldo Canobbio (2), sólo por nombrar a algunos de los más destacados.

Cantera inagotable.

River siempre fue una cantera inagotable de futbolistas. Todos forjados con ese sello de distinción, ese de buen trato de pelota. No sólo delanteros, también hubo grandes defensores, como Julio C. Antúnez, Carlos Baeque, Daniel Sánchez, Edgardo Arias, Fernando Picún, sólo por citar a algunos.

Pelota al pie.

En los darseneros hay que tener buen pie, como se dice ahora, y hubo talentosos con pelota dominada. Fernando "Tete" Barboza fue el estratega de los años 1970. Eduardo Pierri, Miguel Eguren, Javier "Piolín" Ponce, Leonardo Moura y Gustavo Poyet (foto 4), también engalanan la historia.

Paso a paso

Guillermo Almada asumió en 2011 y un años después, logró su primer título con River en Primera División. Fue Campeón del Torneo Preparación, venciendo a Peñarol en la final 2 a 1. Estuvo muy cerca de ganar el Apertura 2014, pero un empate ante Defensor lo alejó del cetro. Hoy es co-líder en el Torneo Clausura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)