CRISIS SANITARIA

La Serie A de Italia puede perder hasta 250 millones de euros en tres meses

Prevén que el año próximo será muy difícil para los patrocinadores, por lo cual es esencial terminar esta temporada para no tener que devolver dinero.

Juventus-Inter a puertas cerradas
Juventus e Inter fue a puertas cerradas.

Los clubes de la Serie A italiana, torneo que se encuentra suspendido desde el pasado 9 de marzo a causa de la pandemia del coronavirus, se enfrentan a unas pérdidas económicas de patrocinadores que pueden alcanzar los 250 millones de euros en el caso de que la temporada no pueda terminar.

El fútbol italiano ingresa gracias a sus patrocinadores unos 600 millones de euros por temporada, pero las competiciones suspendidas y la incertidumbre sobre si será posible reanudarlas, provocarán un perjuicio económico millonario que podría agudizarse aún más en los próximos años.

"Si no se reanuda la Serie A, se estiman daños por 250 millones en los últimos tres meses de esta temporada. Está claro que los daños provocados por la eventual retirada de determinados patrocinadores serán mucho más graves en las próximas temporadas", informó a EFE el economista italiano Marco Bellinazzo.

"Este año las pérdidas solo afectarían a un tercio de temporada, el próximo año sería durante 12 meses. La crisis que sacudirá a muchas compañías que trabajan en el fútbol les obligará a disminuir sus gastos y lo primero que harán será rebajar el gasto en publicidad", prosiguió.

Esto, unido a las pérdidas en los ingresos por los derechos televisivos y las taquillas, son la razón por la que la Federación de Fútbol italiana (FIGC) considera "imprescindible" acabar la temporada, incluso superando el límite del 30 de junio.

La crisis económica ocasionada por la pandemia del coronavirus provocará, según los expertos, una contracción del PIB italiano de al menos el 10 % en el primer semestre de 2020 y las empresas que producen equipación deportiva sufrirán particularmente con las competiciones paralizadas.

"La crisis será aún más fuerte con una actividad deportiva parada. Está claro que los gigantes del deporte tendrán una contracción de al menos el 50 % de sus ventas. Esto ocurre en Italia y en todos los demás países y eso podría provocar una revisión en los contratos de patrocinio firmados con los clubes", dijo Bellinazzo.

Y es que, sin partidos, las firmas deportivas que producen la equipación de los clubes italianos experimentarán un bajón de visibilidad que tendrá consecuencias en sus ventas.

Este año hay nueve marcas de ropa deportiva que patrocinan a los veinte clubes de la Serie A: Adidas viste al Juventus, Nike a Inter y Roma, Puma al Milan, Le Coq Sportif al Fiorentina, Joma a Atalanta, Sampdoria y Torino, Errea al Parma, M908 al Lecce, Kappa a Brescia, Génova, Nápoles y Sassuolo, y Macron, que viste a Bolonia, Cagliari, Verona, Lazio, Spal y Udinese.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados