PEÑAROL Y SUD AMÉRICA

Sensaciones en los extremos

Bengoechea no encontró consuelo y Vivaldo se fue orgulloso de los suyos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Eufórico. El argentino Jorge Vivaldo vivió el partido intensamente y se fue loco de la vida.

Pablo Bengoechea fue el primero en regresar al vestuario. Entró rápidamente y con la cabeza baja. Unos minutos después volvieron de la cancha sus futbolistas, con idéntica actitud. "¡Vamo’arriba!". Un solo grito, expresado con más bronca que aliento, quebró el silencio.

Mucha gente afuera del vestuario de Sud América. La banda uruguaya de cumbia, Marama, sonaba fuerte adentro y contrarrestaba con los hinchas más veteranos que enjugaban sus lágrimas del otro lado de la puerta.

"Esto es fútbol. No nos gusta perder, uno nunca se prepara para una derrota, pero en fútbol puede pasar. Recibimos un golpe duro, pero los jugadores entregaron todo. Lo intentaron de todas las formas, pero hay días en que uno está impreciso". Fueron las primeras palabras de Pablo Bengoechea en conferencia de prensa tras la caída de su equipo.

"Hemos ganando un partido importantísimo. Esto hace que se valore más el triunfo frente a Nacional porque después de eso perdimos con Rentistas y empatamos con Fénix. Tenemos jugadores de mucha jerarquía", decía del otro lado del Estadio, parado en la puerta del vestuario "buzón", el técnico Jorge Vivaldo.

"La gran diferencia entre este partido y el que le ganamos a Defensor fue la imprecisión. Nos equivocamos con la pelota, en pases sencillos. Y eso nos llevó a que no tuviéramos la cantidad de chances que esperábamos. El gran tema es que Peñarol estuvo impreciso con la pelota", insistía Bengoechea.

"Tratamos de cortarle los circuitos de juego a Peñarol. Estoy muy orgulloso y muy agradecido a los jugadores", decía el argentino Vivaldo y hasta le daba crédito a su esposa que cruzó el charco y fue testigo de un triunfo histórico.

"Sud América hizo un partido perfecto, según sus características. Transformó permanentemente a los tres centrales en línea de cuatro; los volantes manejaron bien la pelota y los puntas tuvieron una muy buena actuación. Sud América hizo un gran partido, pero eso no es consuelo para nosotros", reconoció Bengoechea, quien luego respondió sobre la supuesta falta de un jugador que pudiera cambiar las cosas desde el banco.

"Entrenamos con el plantel que tenemos, no con los que no tenemos. Cuando asumí era consciente del plantel que tenía y le agregamos a Urretaviscaya, a Aguiar y a Gianni que era lo creíamos conveniente para este momento. Veníamos ilusionados con seguir creciendo, pero no pudimos hacer el partido que queríamos", explicó el DT, quien ayer escuchó los primeros silbidos. "Estamos preparados, tenemos que aguantar. Recibimos un gran cachetazo", admitía el Bengoechea, mientras varios de sus jugadores se iban sin hablar y del otro lado seguía la fiesta de los "buzones".

NÚMEROS QUE HABLAN.

29 - Minutos con uno más.

Peñarol jugó con un hombre más desde los 61 minutos, cuando fue expulsado Ángel Luna por doble amonestación.

números que hablan

57 - Después...

Hacía 57 años que Sud América no le ganaba a Peñarol y a Nacional en un mismo torneo. Y lo consiguió en 15 días.

2 - Argentinos en la historia.

El técnico Jorge Vivaldo y el delantero Ángel Luna, que le marcó a los dos grandes, quedaron en la historia de la IASA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)