LUTO

La señal de alerta que había mandado el "Morro": "Los jugadores no somos robots"

La depresión era algo con lo cual ya había convivido antes Santiago García y lo reveló en varias oportunidades, pero no parece haber recibido la ayuda correcta.

Santiago "Morro" García festeja con Godoy Cruz. Foto: clubgodoycruz.com
Santiago "Morro" García. Foto: clubgodoycruz.com

Recién comienza la investigación de qué condujo a la muerte de Santiago "Morro" García. La teoría inicial es que cometió suicidio aquejado de una fuerte depresión por la que estaba recibiendo tratamiento psiquiátrico. Sin embargo, esto todavía está por esclarecerse.

Lo que sí se sabe es que el futbolista ya había atravesado por momentos de depresión que los había superado. Incluso había enviado señales, como una declaración que realizó en 2019 en la que advirtió: "Los jugadores no somos robots, no estamos hechos de acero". La presión a la que se ven sometidos los futbolistas primero que nada por la exigencia de lograr el éxito en cada partido y luego por la de ser considerados ejemplos para los demás, a lo cual se suma el hecho de ser un humano al que le ocurren cosas como al resto, había empezado a hacer mella en el "Morro"; otra vez.

"Varios problemas personales fueron influyendo en mi rendimiento. No fue fácil para mí, aunque no son excusas. Quiero volver a ser goleador, a sentirme bien", había dicho a Radio Nihuil en 2019 cuando atravesaba por un bajón futbolístico y los goles no llegaban.

Confesó entonces que esos inconvenientes "los he podido ir superando un poco, apoyándome en mucha gente. Son cosas que no se saben, pero cuando uno las vive de adentro todo tiene un por qué. Repito: no es una excusa por mi bajo rendimiento. Futbolísticamente no me he sentido bien, tomo la responsabilidad de eso y por eso me quedé a recuperarme".

Estas frases que entonces no fueron atendidas, hoy suenan como un pedido de ayuda del "Morro" que nadie atendió. Esos problemas que repercutieron en su rendimiento habrían surgido por temas personales, como el no poder visitar a su hija en Uruguay, a la que no veía desde hacía un año. Y allí se habría armado una bola de nieve que creció hasta aplastar al Santiago García ser humano.

Desde Mendoza las noticias llegaban diciendo que se había descuidado como profesional, subió su peso, entrenaba poco, no era un líder positivo (según el presidente de Godoy Cruz) y por ello se encontró un buen día con que el club le dijo que no lo tendría más en cuenta. Su contrato terminaba en junio y negociaba una posible salida. En Nacional había interés por recuperarlo como futbolista.

Esta no era, igualmente, la primera vez que Santiago García había caído en depresión. En una entrevista con el programa Líbero (TyC Sports) había revelado que ya en 2011 había sufrido mucho y hasta había pensado en abandonar el fútbol.

Fue en ocasión de su pase a Athletico Paranaense, club al que llegó y con el que no pudo jugar por un buen tiempo porque le había dado doping positivo antes de salir de Uruguay. "Hubo un momento en que pensé en dejar de jugar al fútbol. Un día mi hermano abrió la puerta y vio de la manera que estaba viviendo: no prendía la luz de mi casa, estaba totalmente deprimido y no quería jugar más. Hubo muchas situaciones que me sobrepasaron, con cosas que yo no hice. (...) Ese (el doping positivo) fue uno de los grandes motivos. Yo no entendía. Y después, cuando empecé a investigar, no es que me quedé tranquilo pero hubo un mal manejo que no me gustó. No voy a hablar más del tema porque no quiero involucrar a gente en cosas que ya pasaron. (...) Para Uruguay yo quedé como un drogadicto", expresó.

Teléfonos de ayuda

Línea Vida Prevención del Suicidio 0800 0767 - *0767
Línea de apoyo emocional 0800 1920

Funcionan durante las 24 horas, todos los días del año, sin importar a qué prestador de salud esté afiliada la persona que consulta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados