PEÑAROL

Las segundas guitarras acompañan

Peñarol jugó como para no ser “Forlán y 10 más”; porque ante otros rivales, eso quizá no alcance.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peñarol

Es obvio que desde que incorporó a Forlán, el nuevo Peñarol gira en torno a "Cachavacha"; y, para beneplácito aurinegro, se notó en su partido de bienvenida ante Wanderers.

Sin embargo, los aurinegros hicieron otras apuestas en el armado del equipo para la temporada que empieza el próximo fin de semana: y, para todas ellas, la prueba de fútbol que había detrás de la fiesta, era importante. Al fin, un cuadro como Peñarol no puede, al menos funcionalmente, ser "Forlán y 10 más", pues para ganarle a Wanderers, con lo que mostró ayer, basta; pero no para vencer a otros rivales, sobre todo más contundentes en la faz atacante.

En ese aspecto, pues, las "segundas guitarras" no dieron un concierto ni interpretaron una sinfonía, pero están templadas, no desentonaron. Incluso, en el caso de Diego Ifrán, podría decirse que, sin gran ruido, va justificando el deseo postergado de Peñarol que quiso traerlo en varios períodos de pases: con Málaga metió un gol, ayer le hicieron el penal y fue protagonista de un par de llegadas inquietantes: para eso es por lo que lo buscaron tanto.

No plantó bandera

A la fiesta de corte "manya", quizá le faltó un detalle: como ha ocurrido en otras que hizo Peñarol, tal vez debió flamear la bandera aurinegra en el mástil de la Torre de los Homenajes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)