AURINEGROS

Una seguidilla de partidos que puede marcar el camino de Peñarol

El conjunto aurinegro juega partidos clave en los próximos 25 días, tanto en el Torneo Apertura como en la Libertadores.

Jesús Trindade en el juego entre Peñarol y Danubio. Foto: Marcelo Bonjour.
Jesús Trindade en el juego entre Peñarol y Danubio. Foto: Marcelo Bonjour.

Un triunfo en los primeros tres partidos del Campeonato Uruguayo y una derrota en el único partido que disputó en la Copa Libertadores dejó un saldo negativo para el inicio de Peñarol en la temporada 2020 y en la Era Diego Forlán.

Es por esto que la victoria urge en filas aurinegras y aunque todavía no se encendió la alarma, los rumores en el Campeón del Siglo ante Danubio ya se empezaron a sentir.

El equipo no logra mantener una buena línea de juego durante muchos minutos y sobre todo ha fallado demasiado en la definición, lo que lo llevó a no poder cerrar antes partidos en los que después perdió puntos como le ocurrió ante Defensor Sporting en la segunda fecha o incluso ante los franjeados.

Por eso no hay mejor manera de mejorar que ganando y si los partidos que se ganan son importantes todavía más. Peñarol tiene por delante 25 días con mucha actividad y, sobre todo con partidos que pueden marcarlo a fuego en cualquiera de los dos torneos.

Esa seguidilla de 25 comienza mañana mismo cuando Peñarol enfrente a Jorge Wilstermann en su estreno de local en la Copa Libertadores.

Tendrá descanso el fin de semana próximo, pero el martes 17 afrontará un duelo clave: ante Colo Colo en Chile.

Este puede ser un punto de inflexión, ya que sería un terreno más sencillo de gobernar que Brasil e incluso que Bolivia, teniendo en cuenta la altura de Cochabamba.

Al regresar de territorio trasandino, Peñarol afrontaría una semana que, a priori, sería un poco más tranquila, ya que el fin de semana del 21-22 de marzo chocará ante Boston River jugando en el Campeón del Siglo y luego, el fin de semana del 28-29 de marzo, deberá viajar a Maldonado para enfrentar a Deportivo en el Domingo Burgueño Miguel.

Inmediatamente de ese choque, se vendrá uno de los partidos más importantes en el semestre: el clásico. Peñarol enfrentará a Nacional en el Estadio Centenario el próximo 1° de abril y el fin de semana posterior tendrá que cruzarse, en otro partido importante, al que hasta el momento es el único líder del Apertura: Rentistas.

Pese a que muchas cosas pueden ocurrir de acá al próximo 5 de abril, vencer al “Bicho Colorado” podría permitirle seguir peleando por el Torneo Apertura con un equipo que comenzó muy bien y que hasta el momento ganó todo lo que jugó en el certamen local.

FÍSICO. En más de una ocasión de estos 25 días, Peñarol tendrá descansos, incluso de una semana entre algunos partidos, y por eso desde ese punto de vista la seguidilla no afectaría tanto, pero igual es un tema a tener en cuenta.

Las lesiones han complicado mucho a Peñarol desde hace un tiempo y el arranque del 2020 no fue la excepción teniendo en cuenta que hay jugadores que llegaron al club para esta temporada y que todavía no han podido debutar.

En relación a este detalle, Forlán deberá estar muy atento a las rotaciones dentro del plantel teniendo en cuenta que los aurinegros cuentan con un plantel muy amplio y eso podría darle otro tipo de seguridad al entrenador.

Una prueba clara de ello es que hay jugadores como Guzmán Pereira o Fabián Estoyanoff que todavía no tuvieron minutos en la actividad oficial y que en otras temporadas eran titulares. Tienen experiencia y saben lo que es vestir la camiseta mirasol en lo local y en lo internacional.

ROTACIÓN. Aunque la cantidad de jugadores extranjeros podría llegar a complicar a Forlán, no sería extraño que con el paso de los partidos todos los jugadores empiecen a ganar minutos para que otros descansen.

En ese sentido, Peñarol cuenta con un plantel amplio donde, si todos están en condiciones físicas mínimas como para jugar, tiene dos jugadores por posición en la gran mayoría e incluso en algunos donde hasta tiene tres.

Tal vez los laterales es la zona en donde los aurinegros más pueden sentir la falencia de sus habituales titulares, pero en la zaga tiene jugadores que pueden ser competitivos en cualquier nivel y lo mismo en el arco con Dawson y Cardozo.

En el mediocampo defensivo los aurinegros cuentan con cuatro o hasta cinco jugadores que pueden desempeñarse y para los dos hombres que habitualmente juegan por afuera Forlán tiene una buena cantidad de jugadores para el recambio.

En el ataque sucede algo similar, ya que para los dos que se colocan en ofensiva, los aurinegros cuentan con nombres como Xisco, Luis Acevedo, David Terans y un escalón por debajo con Facundo Torres, Matías Britos y Nicolás Franco.

Una nueva oportunidad para Peñarol de avanzar a los octavos de final y también de ganar el Torneo Apertura y asegurarse un lugar en la definición es lo que el plantel de Forlán tiene por delante y para concretar esos objetivos, los próximos 25 días pueden ser vitales.

Está claro que fáciles no van a ser los encuentros, pero el momento que atraviesa Peñarol lo lleva a tener que afrontarlos con seriedad y con la obligación de ganar la mayor cantidad posible de puntos y, de esa forma, no perder pisada en ninguna de las dos competencias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados