PLAZA COLONIA

Los secretos del Plaza Colonia que lidera el torneo Clausura

Entre las manos de Nicolás Guirin, el único arquero invicto del torneo, y los goles de Cecilio Waterman que supo aprovechar su última bala.

Arquero
Arquero. Nicolás Guirin es el único que sigue con su arco invicto. Foto: archivo El País. 

Plaza Colonia, uno de los dos líderes del torneo Clausura, está muy fuerte de cabeza y con mucha confianza. En eso coinciden Cecilio Waterman, el goleador del equipo, y Nicolás Guirin, el único arquero que mantiene su valla invicta en lo que va del Clausura.

El triunfo del domingo frente a Cerro fue clave para los colonienses que vivieron un momento muy duro dos días antes de ese juego. Washington Perdomo, el utilero de toda la vida de Plaza, falleció en el vestuario. “Fue un hecho horrible, una desgracia. El ‘Negro’ era el que prendía la caldera, nos calentaba agua para el mate, hacía de todo y era una persona muy querida. El viernes fuimos a entrenar y le dio un paro cardíaco en el vestuario mismo. Había varios jugadores con él. Facundo Waller intentó reanimarlo con primeros auxilios y respiración boca a boca, pero no hubo caso”, contó Nicolás Guirin.

“Fue una tristeza enorme no sólo para nosotros sino para todo Plaza. Pero la calidad humana que hay acá es muy grande, todos siempre tirando para adelante a pesar de las cosas que nos han pasado. Y como estamos muy fuertes de cabeza y con una gran confianza pudimos seguir por la senda de la victoria y alejándonos de la tabla del descenso”, agregó el arquero, que aunque debe matemáticas de sexto, se basa en esa ciencia para no darse aún por salvado del descenso. “Matemáticamente aún no estamos salvados. Uno nunca sabe las vueltas del fútbol; hoy estamos ganando, pero el día de mañana no se sabe. Recién cuando ya no haya chance matemática de descender nos vamos a enfocar en otra cosa”.

Guirin admite su buen momento, pero lo comparte con sus compañeros. “La confianza es muy importante. Pero el trabajo no es sólo mío, es la defensa toda y todo el equipo. Federico Pérez, Mario Risso, Kidd, Redin. Los cinco nos complementamos muy bien y eso es lo que nos ha permitido mantener el arco en cero”, afirmó quien no recibe un gol desde el partido frente a Liverpool en la última fecha del Intermedio. “El Clausura por el momento nos va sentando muy bien. Je”.

PALMIRA. Guirin llegó a Plaza a los 17 años. Antes jugaba en Polanco, en su Nueva Palmira natal. “Estuve cinco años viajando todos los días de Palmira a Colonia para entrenar. Nos veníamos a las cinco de la mañana con Yvo (Calleros) y un par de jugadores más. Llegábamos y nos tirábamos en las colchonetas a dormir hasta la hora de la práctica. O si no en los bancos de afuera si el ‘Negro’ Perdomo todavía no se había levantado”, contó quien se mudó para Colonia el año pasado cuando se afianzó en la titularidad estando Plaza en la B.

“Hace casi cuatro años que perdí a mi padre, que tenía cáncer, y me costó mudarme y dejar a mi madre y a mi hermano. Pero Iván, mi hermano, es un pan. Es la mejor persona que existe en el mundo, creo. Él se quedó con mamá y la cuida mucho. Y eso, saber que ella no está sola, me lo hace más llevadero. Obvio que extraño, no es fácil pasar de vivir toda la vida con tu familia a estar solo, pero estoy bastante maduro”, explicó quien tuvo una novia que lo acompañó mucho con lo de su padre, pero hoy está sin pareja y tranquilo.

El arquero vive en un apartamento a media cuadra de la rambla y a tres del Parque Prandi, donde Plaza entrena y juega. “Es precioso, no me puedo quejar. Tengo todo cerca y además me compré una bici y ando en ella para todos lados”.

panameño
Panameño. Cecilio Waterman pasa por su mejor momento en Plaza Colonia. Foto: archivo El País.

GOLES. Cecilio Waterman llegó a Plaza a principios de este año. Venía de dos meses parado en Panamá y había comenzado a moverse en Fénix, cuando llegó la posibilidad de Plaza. Y se aferró a ella con uñas y dientes. “Creo que fue todo gracias a los compañeros que me trataron muy bien desde que llegué. Además, esta es una ciudad muy tranquila, nada que ver con Montevideo, donde vivía muy acelerado. También he madurado en muchos temas y eso es importante. Cuando uno es joven hay cosas que no debe hacer y las hace igual”, reconoció Waterman, quien cuando llegó estaba pasado de kilos y Joaquín Boghossian lo ayudó para que cambiara su alimentación.

“Cuando llegué me hacían bullyng porque vine con tremenda panza. Estaba en Panamá, no tenía cuadro y aunque entrenaba, no era lo mismo. Me agarró Boghossian y me explicó que no podía estar así, que me tenía que cuidar en la alimentación. Que tenía que alimentarme bien porque ya no tenía 20 años. Acepté su consejo”, contó.

La de Plaza es la tercera camiseta del panameño en Uruguay. Y sin dudas, la que mejor le queda. “Este es mi mejor momento, pero yo no caigo. Hoy me dicen que la estoy rompiendo, que llevo 13 goles, pero yo me mantengo perfil bajo. A mí eso no me importa, yo no cambio. Sólo quiero que sigamos ganando, que podamos salvarnos del descenso y ojalá entremos a una copa. Estoy muy tranquilo y disfrutando. Porque cuando estuve en Defensor, jugué muy poco porque apenas llegué me lesioné. Y a veces, uno mismo hacía cosas que no tenía que hacer. No le echo las culpas a nadie. La culpa fue solo mía. A veces uno cae, pero después piensa y analiza y se da cuenta que el responsable es uno. No fue culpa de nadie, solo mía, pero todo eso lo borré y ahora estoy bien”.

En Panamá estuvo dos meses. No tenía cuadro y estaba cada vez más desesperado. Llamaba a su representante, Jorge Chijane. “Él me decía que me quedara tranquilo, que algo iba a salir y si no me llevaba otra vez a Fénix. Por suerte me llamó Mario Szlafmyc y pude llegar a Plaza. Yo sabía que esta era mi última bala. Pero también que podía hacer las cosas bien”.

RESPETO. “El secreto es el buen grupo y la humildad. Todos sabemos lo que queremos y esa es la base. Hicimos un buen Intermedio y ahora lo estamos ratificando en estos partidos del Clausura. Venimos de cuatro victorias y la confianza es muy importante. La humildad y el sacrificio son las claves. Somos un equipo sólido. Todos los jugadores están en buen momento, los que juegan y los que no lo hacen. Acá hay un dicho que se respeta a todos los compañeros”, dijo quien estaba a punta de sestear. “Acá estoy acostadito. Entrenamos de mañana, recuperamos y ahora una siestita tranquilo”, dijo Waterman quien vive en la rambla y se cocina, pero como sigue los consejos de Boghossian no tiene problema para cocinarse. “Ahora es pura ensaladita. Solo cortar la verdurita para hacer la ensalada y poner el pollo en el horno. Es lo más fácil y lo más sano. Antes me compraba la comida y comía cualquier cosa”.

ante river

"Hay que marcar muy bien a Arezo"

Por la quinta fecha, Plaza Colonia visitará a River Plate mañana en el Parque Saroldi. Hoy tras el entrenamiento irán a concentrar a Valdense como cada vez que juegan en Montevideo.
“Hoy estuve mirando el compacto de River y vi que Mathías Arezo hizo otro gol. Está en un momento muy bueno. Hay que tenerlo cerca porque si le das un centímetro de ventaja ya te patea y tiene el arco entre ceja y ceja”, dijo Nicolás Guirin. “Es un chiquilín pero se lo ve muy maduro. Lo vamos a tener que marcar muy bien y tenerlo cortito. Lo más que podamos. Si no la voy a tener complicada. Pero además de Arezo, nos preocupa todo de River, tiene un gran entrenador y un muy buen plantel”, agregó el arquero.
Waterman tiene clara la seguidilla de partidos que los espera, pero en Plaza tienen herramientas para encararla. El domingo, después del partido frente a Cerro, se quedaron concentrados en el Parque Prandi.
“River es un equipo fuerte, pero va a ser un lindo partido. Vamos a tratar de traernos algo del Saroldi”, afirmó el panameño.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)