PORTUGAL

Coates fue elogiado por el alcalde de Lisboa: "Fue la imagen de voluntad y garra del equipo"

Luego de consagrarse en la Primera División de Portugal después de 19 años, el Sporting fue recibido en Lisboa por Fernando Medina, alcalde de la capital, y el defensor recibió una mención especial. 

Sebastián Coates festeja un gol con Sporting de Lisboa. Foto: AFP.
Sebastián Coates festeja un gol con Sporting de Lisboa. Foto: AFP.

El Sporting de Portugal fue recibido este jueves entre aplausos en el Ayuntamiento de Lisboa tras consagrarse en la Primera División de Portugal, en un acto que no estuvo abierto a los aficionados después de las aglomeraciones y disturbios que se produjeron la semana pasada durante las celebraciones del título. Sebastián Coates, referente del equipo, fue ponderado por la alcaldía de la capital. 

Toda la plantilla y el equipo técnico se desplazaron en ómnibus desde el Estadio José Alvalade hasta la sede del Ayuntamiento, donde fueron recibidos por el alcalde lisboeta, Fernando Medina, y pudieron levantar el trofeo desde el balcón del consistorio, como es habitual cuando un equipo de la capital gana una competición.

Pero esta vez no pudieron ofrecérselo a los aficionados, ya que se limitó la presencia de gente en las inmediaciones del Ayuntamiento a un restringido grupo de personas invitadas, debido a la pandemia.

"El Sporting es con toda la justicia el campeón nacional de fútbol. El éxito no es fruto de la casualidad. Esta es una victoria del trabajo, de la competencia y del mérito", dijo Medina, que destacó las figuras del presidente, Frederico Varandas; el entrenador, Rúben Amorim; y el capitán uruguayo del equipo. "Palabra especial a Sebastián Coates, que fue a lo largo de toda esta temporada la imagen de la voluntad, la determinación y la garra de este equipo de leones", subrayó.

El Sporting se proclamó campeón 19 años después de su último título liguero, tras una temporada en la que sumó 26 victorias, 7 empates y una derrota, en la penúltima jornada con el Benfica, cuando ya era campeón.
El día que certificó el título, miles de personas celebraron en Lisboa la conquista en una noche que dejó aglomeraciones sin respeto de las normas sanitarias, disturbios, cargas policiales y heridos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados