FÚTBOL

Sebastián Bauzá perdona pero no olvida

El ex presidente de la AUF lleva cinco años lejos del fútbol e incursiona en política porque quiere ayudar y hacer algo por la educación

bauza
Fútbol. Sebastián Bauzá lo extraña, porque es su vida, pero hoy no volvería. Foto: Leonardo Mainé. 

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una de las cosas que Sebastián Bauzá recuperó cuando dejó de presidir la AUF fue volver a jugar al fútbol 5 con el Mariscal Nasazzi. Algo que disfruta mucho a pesar de que a veces la erisipela que padece le juega alguna mala pasada. El 31 de marzo se van a cumplir cinco años de su alejamiento de la Asociación. Y tiene muy clara la fecha. Durante ese lapso pasó por diferentes estados de ánimo.

“La primera etapa fue de mucho extrañar las reuniones diarias, el estar todo el día conectado al celular. Con reuniones de mañana y de tarde y muchos problemas, algunos imposibles de superar. Y después empecé de a poco a disfrutar la vida y la familia. Y adaptarme otra vez a estar más horas en la empresa”, explica refiriéndose al Lion d’Or, la confitería que heredó de su padre, el histórico presidente de Bella Vista. Y que nunca dejó de atender aún en los momentos más complicados de su presidencia en la AUF. “Mi horario era de mañana hasta las tres o cuatro de la tarde y después me iba a la Asociación. Pero era difícil que de mañana en estas mismas mesas alguien no se tomara un café para tratar de arreglar el fútbol”, explicó.

Hubo una segunda etapa que fue de mucho sufrimiento para Bauzá y su familia, (su esposa Silvia y sus hijas Belén y María Eugenia): el FifaGate. “Fueron los peores dos años de mi vida. Tratar de defenderse, decir que uno es honesto y que había actuado bien es muy difícil. Y se demoró demasiado. Hubo gente que quiso salpicarme directa o indirectamente. Pasé por juzgados por los que nunca había pasado. Tuve que ir al juzgado del Crimen Organizado a declarar, se abrieron mis cuentas y las de mi familia para demostrar que lo que se decía era mentira. Las cosas pueden terminar bien, porque archivaron la causa, y la frutilla de la torta ya que estoy en el ramo, fueron los famosos audios que demostraron que yo nunca había pedido nada. Los que pidieron se la habrán llevado y si alguno pidió por mi también se la llevó. Pero fueron años muy complicados que me hicieron mucho daño, a mí y a mi familia. Tenía que defender el apellido y por suerte mi viejo ya no estaba porque si no hubiera sufrido más que nadie al ver su nombre salpicado”, contó quien nunca dejó de recibir el cariño de los hinchas. “Hasta en los momentos más difíciles la gente me seguía apoyando en la calle”, resaltó.

“Ahora me dicen que van a hacer una película. Que digan lo que quieran en la película, yo ya no tengo nada que demostrar. Si la película les sirve para seguir haciendo plata, que lo hagan. En la vida aprendí que uno debe perdonar y yo di vuelta la página. Hay que mirar para adelante. Aunque uno puede perdonar, pero no olvidar”, aseveró y admitió que algunos lo decepcionaron. “Hubo gente que trató de dejar las cosas en una nebulosa, sobre todo de los medios. Y me dolió porque yo siempre tuve buen relacionamiento con todos en los medios. Pero escuchándolos me di cuenta que no actuaban con objetividad. Hay que perdonarlos, pero no olvidar”, insistió.

CAMBIOS. En momentos de mucha turbulencia en la calle Guayabos, no fueron pocos los que pensaron en la posibilidad de que Bauzá volviera. “¡No vuelvo, no!”, enfatizó. “Al menos en este momento. Es una decisión familiar y personal. No sé si no volvería en otro momento porque vivo el fútbol. Mi padre me anotó antes en Bella Vista que en el Registro Civil. Yo agarro el El País y primero leo Ovación y luego el resto. Voy a ver a Bella Vista y disfruto, pero sufro enormemente con lo que está pasando en la AUF porque sé que se pudo haber evitado. Los dirigentes no entendieron que había que cambiar y que nos iba a hacer bien cambiar. Si le explicabas a alguien que votaban 16 equipos de la A y uno de la B no lo podía creer. Le temían al cuco de la FIFA. Sabemos lo que fue la FIFA, pero son las reglas de juego. No haber reaccionando en el momento llevó a la dirigencia a una negociación de la que salió mal parada. Y hoy hay un enfrentamiento con la Comisión Normalizadora que profundiza aún más las grietas. Acá hay intereses comerciales que están claros”, explicó.

“Lo que me preocupa es de donde va a salir la plata que están esperando los clubes. Los derechos de televisión del fútbol local están vendidos hasta el 2025. Siempre estuve en contra de los contratos a largo plazo porque cada vez hay más tecnología. Por ejemplo, nunca pensé que iba a ver un Mundial en el celular trabajando acá en la empresa, como vi el de Rusia”, dijo quien aseguró que sigue disfrutando al ver jugar a la selección.

Hace unas semanas atrás Bauzá apareció en un acto de dirigentes blancos, concretamente de Luis Lacalle Pou. El político ya lo había ido a buscar cuando salió de la AUF y se creaba el partido de la Concertación, pero no aceptó. “Ahora han pasado cinco años y nadie puede decir que me acerco a la política como una revancha o para volver al fútbol. Yo hice el camino al revés”, aclaró quien dijo a su vez que no se trata de una revancha ni tiene nada contra el Frente Amplio a pesar de que el gobierno de Mujica tuvo mucho que ver con su salida de la AUF. 

VENEZOLANOS. No se considera un político y no se ve hablando frente a cientos o miles de personas, pero hay cosas que le preocupan y quiere hacer algo al respecto. Su principal preocupación: la educación. “Con lo que está pasando lamentablemente en Venezuela han llegado una cantidad de venezolanos al Uruguay. Tenemos muchos venezolanos en la empresa y hablando con ellos, uno se da cuenta la preparación y la educación que tienen. Y es un debe muy grande que tenemos en la sociedad uruguaya. Por intermedio de Renato Opertti y otros amigos me acerqué a EDUY21 y comencé a escuchar las realidades de la educación del Uruguay. Estoy convencido que los grandes problemas que tenemos se deben a haber dejado la educación en manos de gente que no está preparada. Se perdió poder de mando y trajo consecuencias graves como la inseguridad y la falta de trabajo. Y vuelvo a los venezolanos, hoy consiguen más trabajo ellos que los uruguayos”.

Y volvió al fútbol para poner un ejemplo. “Hay cosas que son más importantes que los gobiernos, como el proyecto de selecciones nacionales, que se mantuvo a pesar de que pasaron varios presidentes por la AUF. Lo mismo debería suceder con EDUY21, gane quien gane las elecciones. O el proyecto ‘Gol al Futuro’, que es de las mejores cosas que han pasado en el fútbol en los últimos años. Los muchachos de las selecciones juveniles pasaron todos por ‘Gol al Futuro’, son las cosas que hay que mantener sin importar quien lo hizo”, afirmó.

“La educación es la base de un pueblo para que se pueda desarrollar. Por ejemplo, Uruguay, con el agro, tiene la potencialidad de darle de comer a muchos en el mundo, pero si no preparamos a la gente para que pueda trabajar, este país no va a salir. Y me preocupa muchísimo”, dijo quien admitió que entrar en la política no deja de ser un problema para él. “Tengo que dedicarle cada vez más tiempo a la empresa porque cada vez es más difícil llevar adelante un negocio en este país. Pero siento como una deuda y Luis (Lacalle) y su equipo me convencieron que podía ser útil. Y aportar algo a nivel de educación, de las empresas o en lo deportivo. Una de las cosas que me convencieron fue leer que hay una denuncia de la presidenta del gremio de los maestros, que dice que en algunas escuelas hay niños que en el recreo juegan a vender pasta base con el polvo de la tiza. ¿Y no vamos a hacer nada? Porque todos en un asado o en una comida con amigos hablamos de que no se puede seguir así, pero nadie hace nada. Entonces si puedo ayudar en algo, voy a hacerlo”, finalizó quien reconoce que siempre fue blanco, pero que a los dos únicos actos a los que concurrió en su vida fueron el del Obelisco, cuando se luchaba por volver a la democracia, y cuando volvió Wilson Ferreira Aldunate y lo metieron preso.

DERECHOS DE TV

"Antes de salir a vender la alhaja de la abuela hay que ver"

“Los derechos de televisión siempre fueron un tabú. Y si algo hicimos bien, fue nombrar a BDO para que hiciera un estudio. Fue transparente porque todo pasó por asamblea. Y es lo que hay que volver a hacer. Lo de Nike y Puma se dio porque los derechos habían vuelto a la AUF. Hoy para saber en cuánto se puede vender el Mundial de Catar hay que contratar una consultora. Antes de salir a vender la alhaja de la abuela hay que ver qué ofertas hay, pero si le pedís plata al que te la va a comprar, ya empezás mal. El gran paso para la independencia lo dio el ejecutivo de José Luis  Corbo con Adrián Leiza cuando hizo el primer fideicomiso que les dio la libertad de negociar la venta de los derechos”.

Lion
Recuerdos. Sebastián Bauzá en el Lion d'Or mostrando una nota a su padre. Foto: Leonardo Mainé.
valores

"El sueño de los padres ha cambiado"

Sebastián Bauzá es odontólogo, aunque no ejerce. “Tuve la posibilidad de educarme en la universidad y el sueño de mis padres era tener un hijo profesional. Hoy el sueño de los padres es que el hijo sea jugador de fútbol o empleado público. Y me duele muchísimo. Se han perdido los valores y la única forma de recuperarlos es por medio de la educación”, dijo Bauzá convencido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)