EL ADIÓS DEL "LOCO"

Sebastián Abreu jugó su último partido y el fútbol uruguayo perdió parte de la alegría

A los 44 años y luego de 26 temporadas como profesional, el "Loco" cerró una gran carrera aunque de una forma muy distinta a como se lo merecía.

Sebastián Abreu
Sebastián Abreu y su eterna sonrisa el día de su despedida. Foto: Estefanía Leal

Dentro de algunos años seguramente la historia hará justicia con Sebastián Abreu. Dirá que un viernes 11 de junio de 2021 a las 16.37 entró a un campo de juego por última vez como futbolistas y que 15 minutos más tarde le puso fin a una carrera de 26 años como profesional.

La información fría dirá que fue en el estadio de Belvedere y ante Liverpool (el primer club al que enfrentó defendiendo a Defensor Sporting en 1995), pero por suerte para él no hablará mucho del contexto. Con la camiseta número 13 de Sud América, el “Loco” entró en el minuto 75 de un partido que estaba liquidado, porque mientras recibía las instrucciones finales para ingresar al campo de juego llegó el cuarto gol de un Liverpool devastador, con chapa de candidato una vez más, que no daba chance a nada.

Sebastián Abreu
El "Loco" y un símbolo del último día: zapatos en la mano y emoción. Foto: Estefanía Leal

Para peor, al minuto de haber ingresado el minuano cayó el quinto gol para redondear una goleada que se transforma en la primera injusticia para un jugador que fue tan importante para la historia del fútbol uruguayo. La otra fue que lo hiciera sin público. La carrera del futbolista que en 2010 anotó ante Ghana el penal que puso a la selección uruguaya entre las cuatro mejores de la Copa del Mundo de Sudáfrica tuvo solo algunos testigos en vivo, entre los que ni siquiera su familia completa lo pudo acompañar porque Diego (el mayor de sus hijos) estaba en México, a donde viajó para defender a la selección de ese país.

Abreu se merecía irse con un estadio lleno, bajo una ovación, con lágrimas en los ojos y en lo posible ganando o al menos anotando un gol. En esos 15 minutos tuvo una oportunidad sobre el final, pero un cabezazo le salió a las manos del arquero Jorge Bava.

Sebastián Abreu
La última indicación táctica en la carrera del "Loco". Foto: Estefanía Leal

Lo que son las cosas, ¿no? El último gol como profesional lo hizo el 7 de octubre de 2020 y se lo hizo a su amado Nacional, en el 1-1 de su por entonces equipo, Boston River. Fue de penal y en el estadio floridense Campeones Olímpicos para, en ese momento, abrir el marcador.

“Se cierra la puerta del futbolista y se abre la del entrenador”, dijo el “Loco” mientras empezaba a procesar ya el fin de su ciclo como jugador. Ahora podrá dedicarse exclusivamente a la conducción, ya que tuvo una experiencia como técnico y futbolista en Boston River, aunque no fue la primera. Había dirigido al Santa Tecla de El Salvador (entonces sin jugar) y había ganado una Super Copa, pero esa experiencia fue interina y solo duró cuatro partidos.

El mejor homenaje en cancha

Puede sonar a un contrasentido, pero la mejor manera de despedir a un goleador es con goles y si un centrodelantero pasa a retiro, es ideal que esos tantos los haga otro número 9. Claro, sería buenísimo que los hiciera el de su equipo, pero Abreu deberá conformarse con que los anotó otro gran goleador: Juan Ignacio Ramírez. El “Colo” metió un triplete y llegó a ocho en cuatro partidos (se perdió el de la fecha pasada por estar con la selección), un registro sensacional. Liverpool tiene una delantera espectacular conformada por Ramírez, Sebastián Fernández y Federico Martínez. Este último anotó un doblete para completar el 5-0 final y entre él y el “Colo” llevan convertidos 13 tantos (8 y 5), como para reafirmar que el Clausura ganado en la campaña pasada no fue casualidad.

Sebastián Abreu
La última chance de gol: un cabezazo que fue a las manos de Bava. Foto: Estefanía Leal

En una tarde de despedidas, fue la ideal para Marcelo Méndez, quien deja la conducción de Liverpool para irse a México a dirigir el San Luis. Quien venga heredará una gran ofensiva, pero también tendrá una vara muy alta de sortear.

Chaú, eterno número 13

Sebastián Abreu
Sebastián en familia en Belvedere. Foto: Estefanía Leal

Liverpool merece que se escriba más de sus méritos, pero este es el día del “Loco”, aunque (en un juego con las letra) el brillo se lo llevó el “Colo”. Se terminó la era del Abreu jugador y la camiseta número 13 lo extrañará. Parte de su legado será que las generaciones que lo vieron cansarse de llenarse la boca de gol lo recuerden automáticamente cada vez que un jugador entre a la cancha con ese dorsal. Lo impuso él, un “Loco” minuano que una tarde de julio de 2010 hizo que todo un país se abrazara y llorara por el fútbol.

Washington Sebastián Abreu Gallo, a los 44 años, colgó los botines y a los que nos abrazamos y lloramos hace 11 años se nos cayó otra lágrima.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error