EXCOMPAÑEROS

Sebastián Abreu, en las manos de Pep Guardiola y Juanma Lillo

Los tres compartieron su estadía en Dorados de Sinaloa y el "Loco" los elogió vía Instagram luego de que recibieran el libro de su historia en Botafogo: los catalogó como "fenómenos de persona".

Sebastián Abreu y Pep Guardiola.
Sebastián Abreu y Pep Guardiola.

Sebastián Abreu ha compartido equipo con grandes figuras durante su extensa trayectoria futbolística, pero hay dos personas que el "Loco" recuerda siempre con alegría: Pep Guardiola y Juan Manuel Lillo. A los tres protagonistas los reúne un club en común: Dorados de Sinaloa. El uruguayo jugó en el club durante mexicano la temporada 2005/06 y 2006/07 y llegó a compartir equipo con el ícono del Barcelona, que jugó la última etapa de su carrera en ese club. Además, ambos exfutbolistas estuvieron a las órdenes de Lillo, entrenador español que hoy es asistente técnico de quien comanda el Manchester City. 

El habitual portador de la camiseta número 13 realizó un posteo en su cuenta de Instagram agradeciéndole a ambos por haber recibido el libro que repasa la trayectoria de Abreu en Botafogo de Brasil. "Muchas gracias fenómenos de persona que me regaló la vida", señaló acompañando el  posteo con una imagen de ambos junto con el libro. 

Existe una anécdota que nuclea a los tres protagonistas. Cuando Guardiola aún no había sellado su llegada a Sinaloa, Lillo le pidió a Abreu que hiciera lo posible para convencer al jugador español. Y, a pesar de las precarias condiciones de entrenamiento que tenían en el club, el "loco" hizo lo posible para lograr su objetivo: "En aquel momento entrenábamos en un parque de diversiones, de verano, de piscinas, pero el vestuario nuestro eran dos quinchos de paja con sillitas de plástico, las de los asados, pero sin tapar. O sea, al aire libre; te tenías que poner la toalla porque habían familias alrededor del club", manifestó alguna vez el delantero en una entrevista con TyC Sports. 

Sin embargo, en la llamada con Guardiola el número 13 hizo lo imposible para que fiche por Dorados: "Mirá, la ciudad es linda, tiene playa, se come muy bien. El estadio es lindo, es muy buen grupo", le comentó Abreu en reiteradas ocasiones para evitar hablar de las instalaciones. Pero hubo un momento en que el actual entrenador del Manchester City le preguntó por este aspecto. "Ya no sabía cómo repetirle lo mismo porque no tenía cómo decirle que no", comentó entre risas el exfutbolista Celeste. 

Finalmente Guardiola terminó compartiendo cancha con Abreu en Dorados y el "Loco" guarda el mejor recuerdo de su compañero: "En ningún momento reclamó o se quejó, disfrutó y lo disfrutamos. Terminaba el entrenamiento y se iba corriendo al vestuario: agarraba la birome, la cuadernola y se sentaba con el entrenador", cerró Abreu. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados