JUEGOS PANAMERICANOS

Que sea una fortaleza

Uruguay, que sólo recibió un gol, enfrenta a Brasil por un cupo por el oro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chance. La de Juan Cruz Mascia, que tras su buen ingreso contra Paraguay, se podría meter en el equipo titular.

Uruguay quiere repetir la historia que escribió hace 32 años, cuando por primera y única vez se consagró campeón Panamericano en fútbol cuando el entrenador era, curiosamente, el maestro Óscar Tabárez. Para ello, deberá sortear hoy en semifinales a Brasil, selección que se quedó sin sobresaltos con el primer puesto del Grupo A, en el que también clasificó Panamá luego de levantar un 0-3 ante los norteños y sacarle un empate que lo depositó en la definición del certamen, dejando afuera a Canadá, la selección anfitriona.

La selección celeste Sub 22 que dirige Fabián Coito ha tenido un rendimiento irregular, con fortalezas en la defensa —solo recibió un gol en tres partidos, el que le anotó México sobre la hora del segundo encuentro— y falencias en la definición donde los delanteros (Michael Santos y Junior Arias) no han estado certeros. De hecho, los cinco goles que tiene a favor Uruguay han sido convertidos por defensas y volantes: Federico Ricca, Fabricio Formiliano, Nicolás Albarracín, Brian Lozano y Fernando Gorriarán, el jugador de River Plate que anotó el gol del triunfo contra Paraguay.

Uruguay no podrá contar con sus dos zagueros titulares, Sebastián Gorga y Fabricio Formiliano, por acumulación de amarillas y en su lugar entrarán Mauricio Lemos y Erick Cabaco.

En un hecho poco entendible para un certamen de este nivel, la delegación uruguaya se enteró que no podrá contar con el capitán Formiliano recién en la madrugada. El defensa recibió tarjeta amarilla en los últimos dos partidos pero, en el juez se olvidó de anotarla frente a Paraguay. Por eso, el Comité Disciplinario debía expedirse respecto a la habilitación del jugador, pero no lo hizo hasta última hora de ayer.

Si bien la selección celeste ha tenido altibajos en la generación de fútbol, cuando se encienden en el juego Nicolás Albarracín y Brian Lozano se transforma en un combinado peligroso, con varias chances de gol.

En la semifinal, la Celeste tendrá a su frente a la selección más goleadora de la fase de grupos. Brasil anotó 11 goles en tres partidos, demostrando un poderío ofensivo destacado que Uruguay deberá controlar si pretende lograr el pasaje a la definición a la espera de lo que suceda entre México —el último campeón panamericano— y Panamá, que jugarán a segundo turno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados