de volea

Que 2018 sea el año de La Celeste

DANIEL ROSA

Portada de Ovación: domingo 24 de diciembre de 2017.
Portada de Ovación: domingo 24 de diciembre de 2017.

Una vez más La Celeste nos da la posibilidad de comenzar un año con sueños renovados. El 2017 se inició con la ilusión de conseguir la clasificación al Mundial, la que ya se vislumbraba posible de acuerdo a la posición que ocupaba en la tabla cuando finalizó 2016. Si bien los resultados no fueron todo lo bueno que los uruguayos pretendíamos en el año que se va, igualmente se consiguió el objetivo primordial que era clasificar a la Copa del Mundo y, por primera vez desde que se juega todos contra todos, en forma directa. Como si fuera poco, en segundo lugar.

Ello nos permitirá levantar la copa esta noche, mañana, el 31 y el 1° con mucha más esperanza, porque 2018 es el año del Mundial, ese torneo que todo futbolero espera durante cuatro años con gran ansiedad y que, desde 2010 a esta parte, ha tenido en forma ininterrumpida a Uruguay, siempre de la mano del proceso de selecciones que ha iniciado el maestro Óscar Washington Tabárez.

Un proceso alimentado desde la Sub 15 y que produjo en este año que culmina la vuelta a la cima de América a nivel Sub 20. Con Fabián Coito como técnico y figuras que ya se han proyectado incluso a la selección mayor (Federico Valverde y Rodrigo Bentancur), Uruguay rompió con 36 años de sequía a nivel juvenil para gritar campeón en Quito, donde lo había hecho por última vez en 1981.

Los deseos de salud, prosperidad y felicidad todos los tenemos y los transmitimos por estas fechas, pero en estas Fiestas nos atrevemos a algo más: a los deseos mundialistas. Ovación ha lanzado esta campaña para que todos los amantes de La Celeste nos atrevamos a soñar con llegar tan lejos como en Sudáfrica 2010 y, por qué no, superar incluso ese fantástico cuarto puesto y haber tenido al mejor jugador del mundo en la figura de un Diego Forlán que, también para 2018, parece encaminarse nuevamente hacia las canchas de nuestro fútbol de cabotaje.

Pasar la primera fase, superar lo que pinta ser unos difíciles octavos de final (ante España o Portugal) y seguir avanzando hasta llegar a lo más alto es el anhelo de cada uno de los uruguayos; los que estarán en Rusia y los que no.

Levantemos las copas entonces y brindemos para que se cumplan todos nuestros deseos mundialistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)