WANDERERS

Scotti volvió para quedarse

Wanderers está tercero en la tabla detrás de los dos grandes; el volante bohemio ve más firme a Nacional.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los hermanos Diego y Andrés Scotti se saludan en la previa del encuentro. Foto: F. Ponzetto

Wanderers está tercero, a cinco puntos del líder Nacional. Parece ser, a esta altura del Apertura, el único equipo que puede llegar a complicar a los dos grandes que están primero y segundo en la tabla.

"A falta de seis fechas somos protagonistas del campeonato. Trataremos de mantener la regularidad de acá hasta el final y si lo logramos, de repente podemos pelear por algo más", dijo Diego Scotti, que regresó a Wanderers y está muy feliz con la decisión de volver a Uruguay que tomaron con su familia.

"Veo más firme a Nacional, tiene ventaja y está consolidado. Falta cada vez menos y no va a ser fácil poder descontarle esa ventaja", añadió Scotti.

Ayer, el volante acababa de llegar del entrenamiento y se estaba preparando el almuerzo, pero llegó su esposa Laura y tomó la posta en la cocina. "Ya estamos instalados en el país, algo que anhelábamos hace rato", contó. "Y esta vuelta es definitiva. Aunque nunca se sabe, la idea es esa", agregó.

El regreso lo tiene contento sobre todo por su esposa, que está terminando Ciencias Económicas, carrera que tuvo que postergar por acompañarlo en sus múltiples salidas al exterior. "Fue la que más me bancó en la etapa afuera. La que más lo sufrió", admitió Scotti, que fue fundamental al anotar un golazo que abrió el camino para la victoria bohemia frente a Defensor Sporting. "Fue un triunfo clave, porque nos permite seguir ahí. Si no hubiéramos ganado quedábamos un poco relegados. Y para mí le ganamos a uno de los mejores planteles del medio y eso realza más la victoria".

Para Scotti, regresar al fútbol uruguayo no ha sido difícil. Aunque hay que recordar que desde 1998 cuando se fue por primera vez, volvió en cuatro oportunidades. "Siempre tuve vueltas de seis meses y volvía a salir. Todos los campeonatos tienen sus cosas. En lo personal, es como readaptarme a lo que más o menos me imaginaba. Me siento bien. Me encontré con un buen equipo, con una idea de juego ya definida. Y eso ayudó".

Hoy es un futbolista diferente, con mejor técnica, más madurez y experiencia. Su papel es aportarla también en el vestuario. "Asumo la responsabilidad de llevar al grupo junto a otros grandes, pero sobre todo con el ejemplo a la hora de entrenar. A veces hay que hablar, pero si tengo que hacerlo lo hago personalmente, no a nivel grupal. Hoy los jóvenes escuchan, pero no como antes. Y no sólo en el fútbol".

Todos disfrutan la vuelta

Scotti y su esposa Laura son padres de dos niños: Agustina de siete años y Nicolás de cinco. Su hermano mayor, Andrés, le lleva ventaja porque tiene cuatro hijos. "Si hubiéramos estado acá en Uruguay hubiésemos tenido más hijos, pero estando afuera siempre es más complicado", contó Diego, refiriéndose sobre todo que al vivir en el exterior no hay familiares que puedan ayudar en la crianza de los pequeños.

Al igual que su esposa, los dos niños están felices de volver a vivir en Uruguay. "Están muy contentos, se han reencontrado con los primos, sobre todo con los de Andrés, con los que habían vivido en Chile. Juegan con los otros primos a los que no podían ver mucho y disfrutan de las abuelas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)