MINUTO 93

A Saralegui le importa la calidad del trabajo

Silvia

Hace exactamente dos años Mario Saralegui estaba dirigiendo a la Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo, de la Segunda División de Ecuador. Había regresado al país donde es ídolo de Barcelona, club con el que llegó a la final de la Copa Libertadores. Había puesto distancia entre él y Peñarol, cansado de esperar la oportunidad que no le llegaba.

Fue una decisión parecida a la que tomó en el 2006, cuando terminó su primera etapa como entrenador del equipo aurinegro y se fue a dirigir a Uruguay Montevideo. Muchos se extrañaron, pero el fútbol es así. Y Saralegui no es de los técnicos que después que dirigieron a un grande les cuesta bajar para ponerse al frente de un equipo chico, aunque esto implique quedarse en casa mucho tiempo esperando una oportunidad.

“Una vez el profesor Esteban Gesto me dijo que no importaba el equipo, que lo que importaba era la calidad del trabajo. No importa el tamaño del equipo sino la calidad del trabajo que uno haga”, me dijo Saralegui cuando estaba dirigiendo al Portoviejo de Ecuador.

Esa vez, cuando sintió la necesidad de alejarse de Uruguay y de Peñarol estaba dolido. Lo hizo porque precisaba poner distancia, trabajar en otro lado y cambiar la cabeza. Lo hizo para extrañar y que lo extrañaran.

Parece que a la larga lo hicieron. Porque el lunes, regresó desde Artigas para volver a su casa y liderar por tercera vez al equipo que ocupa el lugar más grande en su corazón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados