EN BOEDO

Un golpe y al piso

Nacional comenzó bien, pero recibió el 1-0 y se vino abajo

Nicolás Blandi festejando ante Nacional. Foto: AFP
Nicolás Blandi festejando ante Nacional. Foto: AFP

La noche en el Nuevo Gasómetro pintaba bien. Nacional salió a ser protagonista con su libreto, a jugar en campo rival y a manejar la pelota, pero bien dicen que el gol es el gran cambio táctico del fútbol. Y lo fue.

San Lorenzo no perdonó a un equipo que apenas pudo plasmar su idea durante los primeros 10 minutos y que luego se las vio muy mal, cometiendo varios errores que costaron caro.

A los 19’ el “Ciclón” inclinó la noche a su favor. Un largo envío al área tricolor terminó con una notable recepción de Nicolás Reniero, quien sacó un centro rastrero que pegó en Rodrigo Erramuspe y se metió en el arco de Esteban Conde.

Nacional se vino abajo anímica y futbolísticamente. Ese gol cambió todo para el equipo tricolor y también para San Lorenzo, que creció una enormidad.

Con ese panorama, el “Ciclón” de Boedo ya se había adueñado del trámite, de la cancha y de la pelota. Reniero hacía lo que quería y estuvo a punto de convertir un golazo tras definir por encima de Conde, pero Fucile la sacó en la línea al córner. Y esa fue de las pocas en las que San Lorenzo perdonó, porque a los 32’, tras un quede de la defensa tricolor y un toque de fortuna, Nicolás Blandi se hizo de la pelota, pisó el área y fulminó a Conde para poner el 2-0. Otro balde de agua fría en el Bajo Flores. Nacional estaba perdido, con un golpe de nocáut que pudo ser más grave en una primera parte que terminó siendo para el olvido.

En el complemento, sin cambios, el tricolor mantuvo su idea y comenzó con algún intento diferente, con Tabaré Viudez buscando generar fútbol, con la movilidad de Gonzalo Bergessio y con Christian Oliva adueñándose de su zona. Pero las cosas no salían y el “Cacique” movió el banco. Brian Ocampo por Luis Aguiar y Santiago Romero por Sebastián Fernández para tratar de descontar y hacer valer el gol de visitante.

El tricolor tuvo su premio y fue de penal. A los 69’, Elías Pereyra lo bajó a Christian Oliva y Raphael Claus no dudó en cobrar la pena máxima. Bergessio pidió la pelota y la mandó a guardar.

Nacional parecía estar para el empate, pero dejó crecer otra vez a San Lorenzo y el “Ciclón” no perdonó. A los 79’, Ocampo lo derribó a Gudiño en el área tricolor y Blandi anotó su tercer doblete en competencias internacionales con los de Boedo.

De inmediato, el “Cacique” mandó a Leandro Barcia a la cancha. Sacó a Jorge Fucile y buscó un segundo gol para volver a Montevideo con más tranquilidad. No lo consiguió, pero sigue con vida, porque ese tanto de visitante hace que un 2-0 en casa dentro de más de un mes le alcance para avanzar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º