PEÑAROL

Sangre de campeones: la apuesta de Peñarol en el nuevo proyecto deportivo de formativas

Ignacio Ruglio y Claudio Sebastián Flores contaron a qué apunta el club con cuatro pilares fundamentales para mejorar en la formación de jugadores. 

Claudio Sebastián Flores. Foto: Leonardo Mainé.
Claudio Sebastián Flores. Foto: Leonardo Mainé.

Desde que asumió la presidencia del club, Ignacio Ruglio empezó a cumplir con uno de los puntos más importantes de su campaña: llenar de Peñarol a Peñarol. Pero no a cualquier precio. No fue un antojo.

El regreso de Pablo Javier Bengoechea a la institución para ser director deportivo y la presencia de Gabriel Cedrés y el “Indio” Walter Olivera en esa área fueron marcando el camino. Se sumaron a varios referentes históricos que ya estaban trabajando y de a poco, el Consejo Directivo fue dejando sentadas las bases para implementar el nuevo proyecto deportivo en la institución.

En los últimos días se confirmó la destitución de Fernando Curutchet como Coordinador de las Formativas. Charla mediante, Ruglio le agradeció lo hecho y le explicó los motivos de la decisión.

Peñarol no demoró y eligió a Claudio Sebastián Flores y a José Enrique De los Santos para llevar adelante la tarea que tenía Curutchet.

“El proyecto que estuvo a cargo de Fernando tuvo cosas muy buenas que las queremos mantener y mejorar, pero había debilidades y por eso decidimos tomar esa decisión”, le contó Ignacio Ruglio a Ovación agregando que “yo no estaba de acuerdo en el sistema de juego que ellos desarrollaban en las juveniles que era de posesión sostenida, algo que acá lo intentan hacer Defensor Sporting y Nacional por ejemplo. Estoy convencido de que Peñarol no es para eso y nunca lo fue. Así no se construyó la historia deportiva del club. Si bien a lo largo de los casi 130 años de vida hubo grandes jugadores de fútbol y de muy buen pie, siempre tuvimos un juego más vertical y lo que le expliqué a Curutchet es que no podemos ir a contrapelo de lo que durante 129 años marcó nuestra historia”.

Ignacio Ruglio. Foto: Marcelo Bonjour.
Ignacio Ruglio. Foto: Marcelo Bonjour.

Pero ese no es el único cambio que Peñarol pretende para el proyecto deportivo en lo que a las formativas refiere. Hay tres puntos más: “Además de volver a la identidad de juego de Peñarol, queremos ser otra vez la referencia para nuestro juveniles y que no siempre se dejen llevar por la opinión de representantes o personas ajenas al club. Eso va de la mano también con ser la primera línea de contención para el futbolista durante su carrera desde todo punto de vista, no solo del deportivo. Y por último, que se acostumbren nuestras formativas a ganar clásicos y campeonatos. No es vital en la formación de buenos futbolistas ganar siempre, pero sí es importante en Peñarol que crezcan sabiendo lo que es ganar clásicos y campeonatos”.

Mauricio Larriera junto a Darío Rodrígueza, Ignacio Ruglio y el profe Alejandro Martínez. Foto: Leonardo Mainé.
Ignacio Ruglio"El proceso que encabezó Fernando Curutchet con Juan Ahuntchaín tuvo cosas muy buenas, pero había debilidades y por eso estos cambios”,

Y a los 44 años, Claudio Sebastián Flores está donde siempre soñó estar: en Peñarol. Su nombre fue el elegido por el área deportiva para encabezar la coordinación de las formativas. El “Popi”, pieza clave para la obtención del Quinquenio entre 1993 y 1997, volvió al club el 3 de enero de 2017 para ser entrenador de arqueros en juveniles y trabajar junto a otro histórico como el “Gallego” Oscar Ferro.

“Es un motivo de orgullo haber sido designado como coordinador junto al “Caballo” De los Santos. Es un honor, una responsabilidad enorme y espero hacer las cosas de la mejor manera posible, con trabajo y honestidad, pensando siempre en el bien de Peñarol”, le contó Flores a Ovación.

Claudio Sebastián Flores en el CAR. Foto: Leonardo Mainé.
Claudio Sebastián Flores en el CAR. Foto: Leonardo Mainé.

Hizo el curso de director técnico, comenzó a trabajar como entrenador de arqueros y Peñarol le abrió las puertas. En 2020 Ezequiel Carboni, excompañero del “Popi” en Lanús, lo tentó invitándolo a formar parte de su cuerpo técnico en Suecia, pero le dijo que no. Su amor por Peñarol pudo más. “En ese momento lo hablé en el club y me apoyaron, me dijeron que me veían condiciones como para que siguiera en la formación de jugadores y yo me siento muy feliz acá. Siento vocación por la formación. No quiero ser entrenador de Primera División. No me interesa. Quiero estar en la formación del jugador como profesional y como persona. Lo que sí le pedí a los dirigentes en su momento es que si me veían condiciones para crecer en este rubro fue que me ayudaran en la capacitación. Empecé a llegar a las 7 de la mañana al CAR y me iba a las 19:00. Me interioricé de todo el funcionamiento de las formativas, de las fortalezas y debilidades que tenemos”.

Claudio Sebastián Flores. Foto: Leonardo Mainé.
Claudio FloresNos pusimos el objetivo de trabajar todos juntos para que Peñarol sea uno solo, que haya unidad y que trabajemos con mucha honestidad siempre”, 

En esa línea, Flores coincidió con Ruglio a la hora de enmarcar los grandes objetivos del proyecto deportivo y contó que “tenemos que saber que más allá de los empresarios, acá lo importante es la formación del jugador y yo creo que el jugador de Peñarol tiene que hacer su carrera en el club, querer vestir esta camiseta, llegar a Primera, ser campeón, lograr cosas importantes para quedar en la historia y después sí pensar en irse al exterior. Hoy no pasa eso. Hoy no terminan de jugar el tercer partido en el primero y ya se quieren ir a Europa. Por eso apostamos a recuperar el sentido de pertenencia, de que los gurises vean que hoy en el club estamos trabajando jugadores que conseguimos cosas muy lindas con esta camiseta”.

Y acerca de trabajar hoy con amigos que el fútbol y Peñarol le dio, Claudio Flores fue claro: “Esto no es un club de amigos que viene a pasarla bien. Acá hay gente capacitada para trabajar por el bien del club y esto ojalá se siga repitiendo en las próximas generaciones para fortalecer la identidad del jugador de Peñarol y sobre todo, agigantar el sentido de pertenencia”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados