TORNEO APERTURA

Sangre de campeón

Nacional ganó el Apertura y se llevó la copa Abdón Porte.

Nacional festejó en Jardines del Hipódromo. Foto: Marcelo Bonjour / El País
Nacional festejó en Jardines del Hipódromo. Foto: Marcelo Bonjour / El País

Siempre cuando comienza un campeonato la aspiración máxima de cada futbolista y cada club es ser campeón. Algunos tienen más responsabilidad que otros, pero si había una institución que cargaba con una pesada mochila de ganar este Apertura, ese era Nacional. Y lo hizo tras vencer 2-1 a Danubio.

¿Por la historia? Sí, claro, pero si fuera por eso hubiera sido la misma carga que para Peñarol. ¿Por la inversión en el plantel? El razonamiento sería igual al anterior. La razón principal es que el trofeo, ese que terminó levantando Diego Polenta primero que nadie, llevaba un nombre emblemático: Abdón Porte.

Nacional llegó a Jardines para enfrentar a Danubio con la tranquilidad de que si ganaba era campeón, pero se encontró con que durante el partido estuvo por algunos minutos con las manos vacías.

Alexander Medina armó el equipo pensando en no pasar inconvenientes. Nada de especulaciones: a ganar desde el primer momento con un 4-3-3 que tuvo en ofensiva a Barcia por derecha, a Bueno por izquierda y a Bergessio como centrodelantero. A ellos se sumaron Zunino por el sector diestro del medio y Sebastián Rodríguez por el zurdo, jugando casi como un 10 a la antigua, porque fue el encargado de generar el fútbol para los tres de arriba.

Así, ante un Danubio con un claro 4-4-2, Nacional llegó un par de veces con peligro. Puso un disparo en el palo de Zunino, un remate a tres dedos de Bueno que Cristóforo mandó al córner y un cabezazo de Bergessio que también sacó el arquero. Cuando se vislumbraba el gol tricolor, llegó el de Danubio. Inesperado, porque en la primera llegada David Terans confirmó sus dotes de goleador y, luego de dejar atrás a Polenta, marcó el 1-0.

El tricolor mereció irse al descanso arriba, pero se encontró abajo. Y Peirano, DT de La Franja, vio cómo vendría la jugada: anticipó que el rival saldría con todo a atacar y por eso sacó a Federico Rodríguez (un delantero más estático) y puso a Grossmuller, partió el equipo y dejó a Terans libre arriba para que aprovechara alguna bocha que pusiera “Maravilla”. No le salió bien.

El tricolor encontró a un “Pacha” Espino fenomenal, que puso dos pases de gol: uno para el empate de Bergessio y otro para el gol del triunfo anotado por Sebastián Fernández, quien tenía el triunfo y el título guardado en el banco. Por él, y por Abdón, Nacional levantó la copa del Apertura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º