TORNEO CLAUSURA

Los salvó el botija

El adolescente Facundo Milán sacó las castañas del fuego.

Facundo Milán
Héroe. Facundo Milán besa el escudo de Defensor. Foto: @AUFoficial

Iban 70 minutos de un partido que no le resultaba fácil a Defensor Sporting. El líder de la Tabla Anual seguía empatando a 0 contra Plaza Colonia, el único equipo que le había podido ganar en el Torneo Apertura. A los violetas les costaba encontrarse con su fútbol. Y el rival, que estrenaba a Pedro Gracia como entrenador, necesitaba los puntos como el agua porque tiene complicada la permanencia y disputaba cada pelota como si fuera la última.

Pero todo cambió en ese momento, cuando Facundo Milán, el botija de sólo 16 años que Eduardo Acevedo había mandado a la cancha 15 minutos antes, marcó la apertura en el estadio Suppici de Colonia. Los violetas tuvieron varios córners a su favor. Y fue tras un centro de Facundo Castro, quien también había entrado desde el banco, que el goleador de las formativas anotó de cabeza. Todos los futbolistas violetas corrieron a abrazarlo. No era para menos. En su primera experiencia en Primera División había destrabado un partido difícil para los del Parque Rodó. Pero las cosas no terminarían ahí.

Cuatro minutos después el juvenil volvió a anotar. Esta vez tras dos rebotes. Se repitió la escena: todos lo abrazaban y Eduardo Acevedo festejaba al costado de la cancha alzando sus puños al cielo. Él corría besando el escudo del club para el que lleva marcados 115 goles en las divisiones formativas y con el que ayer tuvo su presentación en sociedad.

Facundo, rapado y con “look” chino debido justamente a su estreno en el plantel principal, sonreía sin poder creer lo que estaba viviendo. A pesar de que está acostumbrado (también es el goleador de la Sub 15 celeste con 47 conquistas), seguramente no olvidará lo que vivió ayer en Colonia.

No son muchos los que han debutado con 16 años en Primera División y mucho menos convirtiendo dos goles en el debut. Pero es la historia de Defensor Sporting. Marcelo Tejera apareció en Primera División también con 16 años en 1989. Y Ricardo “Tato” Ortiz lo hizo con 15 en épocas del profesor José Ricardo de León.

No en vano, cuando se fue a España, Maximiliano Gómez (el goleador violeta en el torneo Apertura), Gonzalo Carneiro tomó la posta. La ausencia de “Maxi” pasó casi inadvertida para los hinchas de la “viola” gracias a los goles de Carneiro.

Y ayer, con Carneiro suspendido, Acevedo mandó al botija Milán a la cancha. Y se mandó dos goles. Es la historia violeta.

115

Goles lleva Facundo en las formativas violetas. Ayer sumó dos más, pero en Primera.

Facundo Milán

Debutó en Primera División con dos goles. Ingresó a los 55’ cuando el partido estaba complicado y fue clave.

Acevedo destacó la grifa de la institución

Los futbolistas violetas se bañaron en el estadio Suppici y regresaron inmediatamente a Montevideo. Les espera una semana corta, porque el sábado ya juegan con River Plate, por lo que hoy volverán a los entrenamientos.

“En el Suppici ningún partido es fácil”, reconoció Acevedo. “Seguimos arriba en la Tabla Anual, pero nosotros apostamos al Clausura. No estamos mirando si Peñarol pierde puntos; no estamos esperando eso porque dependemos de nosotros mismos”, argumentó Acevedo, como después de cada partido. Es que su equipo debe enfrentar a los aurinegros en la octava fecha. Y están a dos puntos en el Clausura.

El técnico violeta contó que no vieron el partido entre Peñarol y Fénix porque estaban en viaje hacia Colonia, pero que no le sorprendió el resultado. “Peñarol está muy bien, pero nosotros dependemos de nosotros mismos”, insistió el técnico violeta, quien también se mostró muy satisfecho con la actuación de Facundo Milán.

“Hace un mes que está entrenando con nosotros. Lo veníamos preparando para este momento. Con Carneiro suspendido y Waterman lesionado, sabíamos que Facundo podía desnivelar. Y lo hizo. Es un jugador que no tiene techo, o mejor dicho, el techo se lo va a poner él mismo”, destacó Acevedo.

“Defensor tiene una grifa con esto de los juveniles; de hacerlos debutar, de apostar a los jugadores del club. Pero cuando el equipo tiene una columna vertebral como la que tenemos nosotros, con Maulella, Lamas, Correa, Cardacio y Cabrera, es más fácil hacer debutar a un juvenil”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados