Mirá el video

Sabor al peligro

El Tanque jugó un buen partido, maniató a Nacional y le robó un empate, lo que ya había conseguido en la segunda fecha frente a Peñarol. ¿Su pecado? Haber fallado un penal. El tricolor puede perder la exclusividad de la punta.

Si no podés ver el video, hacé click acá.

Hay instancias en los recorridos de los equipos a lo largo de un torneo, que resultan claves, y licencias que no se pueden permitir. Después de los últimos tres triunfos ajustados en el Apertura, que lo habían colocado como líder exclusivo, Nacional no se podía dar el lujo de jugar otro partido al borde del empate. Porque no todas las tardes los cambios de Munúa o el empuje de los grandes en los últimos minutos van a solucionar todos los problemas. Ayer, en Florida, hasta donde viajó el tricolor para enfrentar a El Tanque Sisley, en la hora pudo ganar con ese zapatazo de Rodrigo Amaral, que Gelpi desvió con las uñas al córner. Sin embargo, la atajada del golero, sumado a la irregular producción de los albos a lo largo de toda la tarde y sus fallas defensivas le impidieron a los tricolores regresar a la capital con tres puntos. El empate igual lo mantiene líder, aunque sin la certeza de que esta tarde se pueda mantener como exclusivo en el primer lugar.

Entonces, cuando el combo de lo que sucedió y lo que puede acontecer esta tarde, cargan de morbo la espera, el hincha se siente incómodo. Porque Nacional no supo aprovechar sus momentos en el primer tiempo, con la velocidad de Barbaro y Sebastián Fernández. Porque la defensa sigue sin brindar seguridad. Esta vez no fue en la derecha, los problemas estuvieron en la izquierda, en el sector de Espino, pero siempre sufre por las fallas que se corren de un lado al otro y se transforman en el hueco para que el rival quiebre a los tricolores.

El Tanque planteó un gran partido. Lejos de refugiarse, salió a buscar el juego en el terreno del rival. Lo incomodó con la velocidad de Zunino por afuera y el daño que generaban Figueroa y Callorda. Así, el fusionado tuvo a maltraer toda la tarde a los albos.

Nacional que cambió tácticamente (ver aparte) empezó bien por el vértigo que le imprimió al ataque el argentino Barbaro. Fernández anduvo en la misma sintonía y así promovieron lo mejor de los tricolores. Llegó el gol y pudo ampliar el tricolor más adelante, pero falló en el último toque. Sin embargo, los locales estaban dispuestos a hacer lo suyo y transformaron a Esteban Conde en figura. Primero por el penal que le desvió a Figueroa y luego porque atajó otras cuatro pelotas de gol.

En el arranque del segundo tiempo, Callorda transformó una corrida por derecha de Galli en gol y en el empate que dejó el partido abierto. Munúa demoró en los cambios. Barcia y Nacho González saltaron recién para jugar los últimos 20’ y, aunque el volante se puso el cuadro al hombro y procuró abrir los caminos, y el DT reforzó el ataque con Abreu, los albos no encontraron el gol salvador de otras tardes.

Empató Nacional, perdió la oportunidad de mantenerse como líder exclusivo y esta tarde el resultado de Peñarol minimizará o potenciará los efectos del empate.

La identidad y los cambios tácticos

Si hay algo que tiene este Nacional es que mantiene la forma y que esa identidad la entienden todos los futbolistas del plantel. Los que están adentro, y los de afuera.

Se jugaba el segundo tiempo, el partido estaba 1-1 y los albos iban en busca del gol del triunfo. Pese a que lo intentaban, no lo conseguían, entonces: Romero levantó un centro, que rechazó fácilmente la defensa, en lugar de hacer correr el balón por los pies de Nacho González y Amaral, y a Matías Cabrera, el volante que llegó la última semana y que estaba en el palco, le salió un: “Jugá con Nacho”.

Los albos entienden el fútbol de una sola forma. Al menos bajo la dirección de Munúa: pelota al ras del piso y siempre bien jugada. Así terminó el partido, con los defensas tocando para los costados y buscando el mejor pase. Mientras eso sucede, el hincha desespera en la tribuna, pero termina entendiendo que es el camino, incluso en tardes como las de ayer en la que solo se rescató un empate.

El técnico albo presentó a los tricolores con cambios tácticos con relación a anteriores presentaciones. Comenzó con un 4-2-2-2, con Eguren y Porras compartiendo el medio, con Amaral abierto por derecha y Barbaro por izquierda; adelante presentó a dos delanteros, Fernández y Alonso, que se movieron en pocos metros y pretendieron aprovechar la velocidad del primero y las asistencias del segundo. El entrenador cambió la figura para jugar los últimos 22 minutos y cuando mandó a la cancha a su artillería pesada. Terminó con un 4-1-3-2. Sin Eguren, quedó solo Porras en la contención, Amaral, Barcia y Nacho aparecieron a las espaldas e Alonso y Abreu.

EL TANQUE SISLEY 1-1 NACIONAL

Estadio: Campeones Olímpicos.
Árbitro: Pablo Giménez.
Asistentes: Nicolás Taran y Marcelo Alonso.

El Tanque Sisley: L. Gelpi; M. Zunino, J. Aguirre, J. Péndola, Y. Moreira; M. López (61' L. Machado), F. Moreira; J. C. Amado, E. Figueroa (46' Y. Galli), N. Díaz (83' M. López); M. Callorda. DT: J. Antúnez.

Nacional:
E. Conde; S. Romero, S. Gorga, D. Polenta, A. Espino; S. Eguren (70' I. González), G. Porras; R. Amaral, A. Barbaro (68' L. Barcia); S. Fernández (63' S. Abreu) e I. Alonso.
DT: G. Munúa.

Goles: 13' S. Fernández (N) y 46' Callorda (ETS)

Incidencia: A los 35' Conde (N) le contuvo un penal a Figueroa (ETS)

Amarilla: F. Moreira (ETS)

Nacional empató con El Tanque en Florida y permitió que se le acerquen. Foto: EP
Nacional empató con El Tanque en Florida y permitió que se le acerquen. Foto: EP
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)