ARGENTINA

Sabella tiene ganas de volver a la selección, pero espera por la AFA

Al entrenador se lo vio mejor de su enfermedad, pero en la AFA no están seguros de colocarlo como técnico principal o como manager. "Siempre digo que con cinco Sabellas solucionamos todos los problemas del país", dijo Claudio Gugnali, su ayudante.

Alejandro Sabella como entrenador de Argentina en 2014. Foto: AFP
Alejandro Sabella como entrenador de Argentina en 2014. Foto: AFP

Un par de meses después del Mundial 2014, ya alejado del seleccionado argentino pese a la intención de Julio Grondona de retenerlo, Alejandro Sabella expresó que tenía intenciones de afrontar nuevos desafíos.

"Quizás, un club del exterior", se animó. Una delicada enfermedad le arrancó ese deseo, y hoy, considerablemente mejor de salud, analiza adosar un nuevo ítem a su exitosa carrera en el fútbol. Confirmado: está con ganas. Tiene dudas, por supuesto, pero él siempre las tuvo y no reniega de ellas: para Pachorra, duda e inteligencia van de la mano.

Más candidato del vicepresidente Daniel Angelici que del presidente Claudio Tapia, podría cumplir en un principio la función de manager y entrenador de la selección argentina, y que a mediados de 2019 le ceda el puesto de DT a alguna de las figuritas difíciles, como Diego Simeone o Marcelo Gallardo. Lo concreto es que Sabella no recibió ningún ofrecimiento formal.

"Parece más un deseo de muchos que una realidad: las versiones corren más rápido que los hechos. Yo no tengo información de propuesta alguna", le aseguró Claudio Gugnali, exayudante de Sabella, a La Nación. Esta frase coincide con lo que expresó en las últimas horas Claudio Tapia, presidente de la AFA: "Todavía no hay nada definido y la decisión la tomará el comité ejecutivo".

Mientras el país futbolero especula con varias posibilidades, Pachorra permanece en su guarida: la casa de Tolosa, en La Plata, en la que vive desde hace tantos años. Descansa, piensa, lee y observa deportes (mucho fútbol, aunque no es lo único).

Gugnali no vacila un segundo: "En este tiempo se debe haber devorado todos los partidos y eso hace que siga actualizado". Y tampoco duda en sus capacidades: "Alejandro podría realizar cualquiera de las dos tareas que se mencionan porque es una persona preparada y que además posee una virtud que pocos tienen: la docencia. Yo siempre digo que con cinco Sabellas solucionamos todos los problemas del país".

El seleccionado nacional precisa orden. Requiere, como siempre y como nunca, de un proyecto, según se asegura desde las entrañas de la AFA. Necesita organizarse de una vez por todas. Para Gugnali, Pachorra podría ayudar a enderezar el rumbo: "Es respetuoso y siempre te va a representar de la mejor manera. No es común encontrar un técnico tan equilibrado y tan educado; que hable cuatro idiomas es un ejemplo de su formación. Si lo llaman, sería un justo reconocimiento para él".

¿Cuáles son los argumentos que dispone la opinión pública, esa que antes lo denostaba, para colocarlo como una alternativa viable? Sus logros. Porque a los valores detallados por Gugnali, el extécnico de Estudiantes le sumó resultados. Tras sus dos títulos en el Pincha (Copa Libertadores de América 2009 y Torneo Apertura 2010), completó un fructífero proceso en la selección. Una mera síntesis: más del 71 por ciento de los puntos, primer puesto en las eliminatorias 2014 (le sacó 12 unidades al sexto, el mejor posicionado de los que se quedaron afuera del Mundial) y finalista de la Copa del Mundo.

allá del cerrojo que lo envuelve, sus íntimos confirmaron lo más importante. Ese doble dato esencial para que la posibilidad sea real. El primero y base de cualquier tesis: Sabella está bien de salud y está en condiciones de desempeñarse en cualquiera de los dos papeles, tanto de entrenador como de manager. El segundo y también esencial: lo seduce la idea de volver a trabajar; siente que puede ayudar.

Sin embargo, restan despejar otros interrogantes.

.¿Comulgaría con estos dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino? Antes de dar una respuesta, Pachorra necesita conversar; sobre todo escuchar. Jamás daría el "sí" antes de conocer cuál es el escenario e interiorizarse a fondo sobre cuál es el norte que tiene la AFA.

.¿Necesita volver a trabajar por cuestiones económicas? No. Si bien no hizo una gran diferencia como otros entrenadores de elite, pues su carrera como DT principal no fue extensa, lleva una vida austera alejada de cualquier lujo. Tiene para vivir como él pretende y si regresa al fútbol no será por dinero.

.¿La familia se opondría a un regreso? No. Es una persona que se rodea de pocas personas, pero valiosas. Sus seres queridos, los que fueron sostenes trascendentales hace un tiempo, saben que hoy está bien. Incluso consideran que una actividad profesional lo ayudaría a completar su recuperación.

¿El cuerpo técnico está armado? A pesar de que hace bastante que no habla con sus ayudantes, Gugnali y Julián Camino, un llamado sería suficiente para rearmar el trinomio. El preparador físico Pablo Blanco se encuentra en Independiente, aunque el lazo continúa firme (antes de aceptar la propuesta del Rojo de Avellaneda, habló con Pachorra).

Sabella tiene ganas. Sabella espera. Sus allegados sueñan.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)