DESDE EL ARCO

Los rusos y el milagro uruguayo

Entrenadores y científicos rusos, de la vieja Unión Soviética, llegaron al Uruguay después de que la selección eliminara a la poderosa URSS del Mundial de México 1970.

Hubo un acuerdo entre las asociaciones de entrenadores para que los soviéticos pudiesen llegar a nuestro país a comprobar "in situ" el trabajo que se hacía para sacar tantos cracks y lograr tener un fútbol de primer nivel mundial.

Por aquellos tiempos, Nacional y Peñarol dominaban el concierto sudamericano con luz.

Estuvieron meses. Yendo a todas las canchas. Haciendo informes y recopilando datos.

Los entrenadores rusos cargaban con libretas de apuntes y los científicos comprobaban todo, hasta la alimentación de los futbolistas.

Después de varios meses de ardua tarea, los soviéticos emprendieron el regreso a su país.

Cuando llegaron, los esperaban ansiosos. Los rusos querían saber cuál era la fórmula mágica de los uruguayos. La respuesta fue simple: "no sabemos qué hacen ni cómo lo hacen, el fútbol uruguayo es un milagro".

Y lo es. Por eso hoy están los "Maxi" Gómez, los "Chorry" Palacios, los De la Cruz y tantos más... son hijos del milagro. Milagro inexplicable, por cierto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)