AURINEGROS

Ignacio Ruglio asumió como presidente de Peñarol con la transparencia como bandera

Le prometió a los hinchas un informe mensual con detalles económicos y de contratos, así como la búsqueda de la gloria deportiva.

Ignacio Ruglio en el traspaso de mando como presidente de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.
Ignacio Ruglio en el traspaso de mando como presidente de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.

La ceremonia de traspaso de mando en Peñarol se trastocó horas previas a que se llevara a cabo luego de que un administrativo del Palacio Gastón Güelfi diera positivo de COVID-19. Toda la operativa se tuvo que trasladar al Campeón del Siglo, donde se hizo al aire libre y sobre el campo de juego. Dirigentes, familiares y prensa fueron llegando a lo que fue un acto donde se apreció mucha emoción y también se fijaron algunas bases del Peñarol que se vendrá con Ignacio Ruglio al mando.

Como no podía ser de otra manera, Jorge Barrera (el presidente saliente) tomó la palabra en primera instancia y visiblemente emocionado expresó: “Muchas gracias a todos los socios porque no debe haber honor más grande que haber sido presidente de Peñarol. En cuanto a los sueños, me puedo morir tranquilo hoy. Voy a estar en cada tribuna deseando lo mejor para Peñarol porque lo mejor está siempre por venir”, alegrándose además por la presencia de su hermana y de su madre -que lo hizo hincha de Peñarol- por primera vez en el Campeón del Siglo y recordar a su padre quien “hoy, no así cuando asumí, no tengo presente físicamente, pero sí lo quiero recordar con lo que me enseñó: es de buen nacido ser agradecido”.

Luego le tocó el turno al entrante presidente, Ignacio Ruglio. En este caso también se encargó de agradecer a todos quienes lo apoyaron en este tiempo: a su familia, a sus amigos y también al Consejo Directivo saliente y a los socios que confiaron para que sea el nuevo titular de la institución mirasol.

Tras ese momento se encargó de asumir ciertas responsabilidades basadas en la transparencia para que los socios conozcan cada movimiento dentro del club. “En 30 días vamos a presentar los números oficiales del club para que la gente sepa cuál es la situación con la que nos encontramos y que evalúe la que dejemos en tres años”, manifestó. Y agregó: “Para asegurarme la transparencia convoqué a un grupo de contadores y economistas de cada agrupación, porque quiero que el cien por ciento de los socios sepa una vez al mes cuánto se gastó en agua y en el pase más grande. Tenemos que dar una muestra institucional de que salimos del club con las manos limpias y la cabeza alta”.

A su vez, Ruglio informó: “Una vez al mes los abogados que les pedí a las agrupaciones van a estar al tanto de los contratos que se firmen en el club. Nos va a liberar y le va a dar tranquilidad al socio”.

Juan Pedro Damiani e Ignacio Ruglio en el traspaso de mando de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.
Juan Pedro Damiani e Ignacio Ruglio en el traspaso de mando de Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.

Sabido es que Juan Pedro Damiani no asumirá su lugar en el Consejo Directivo y que tampoco lo hará Gastón Tealdi, pues continuará en la vicepresidencia de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Se confirmó que esos lugares serán ocupados por Fernando Errico y Armando Castaingdebat.

De todas maneras, ambos dijeron presente y formaron parte de la foto oficial e incluso el expresidente Damiani tomó la palabra y manifestó: “Siempre cuando se asume un nuevo Consejo Directivo es un momento de gran ilusión y entusiasmo en todo el mundo Peñarol. Estamos todos ilusionados de que Ignacio pueda plasmar lo que tiene en mente”.

Pero lo que pasa en la cancha también importa y por eso Ruglio también manifestó: “Quiero tres años de trabajo donde el norte sea que Peñarol consiga gloria. Es lo único que nos tiene que mantener juntos con el resto de mis compañeros del Consejo Directivo”.

Al ser consultado sobre cómo le gustaría que fuera su último día en el club, respondió: “Que sea con dos campeonatos uruguayos ganados de tres, la enorme mayoría de los clásicos ganados y buenas competencias internacionales. Si tocamos la gloria con una Sudamericana o Libertadores voy a envejecer feliz y me podré ir a descansar con el sueño cumplido, pero a la altura”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados